*

Culto
Gorillaz en Chile: la fiesta debut de los humanos

Gorillaz en Chile: la fiesta debut de los humanos

Luego de casi dos décadas de espera, la banda virtual saldó su deuda con Chile en su gira “Humanz Tour”. Esta vez, los verdaderos protagonistas fueron los personajes de carne y hueso: el conjunto de músicos, colaboradores y el indiscutido líder de todo, Damon Albarn.

Foto: Gorillaz Chile.

La cantidad industrial de merchandising oficial y no oficial afuera del Movistar Arena lo decía todo. Desde su debut en 1998, el elemento principal de Gorillaz ha sido su pionera idea de ser una banda virtual. Sin dejar de lado el crédito de quienes fueron sus inventores, el músico Damon Albarn y el dibujante Jamie Hewlett, los protagonistas de este proyecto son los que ellos mismos inventaron para ese rol: los personajes ficticios 2-D, Murdoc, Noodle y Russel.

Queridos por todo el mundo que fuera a ver el debut de Gorillaz en la capital, las poleras, stickers y hasta máscaras de estos personajes abundaban y cumplían el sueño de quienes esperaban ver a la banda hace más de una década. Pero ahora, con cinco álbumes de estudio bajo el brazo y mucha experimentación musical, ellos tenían bastante más que mostrar en vivo.

Cerca de las 21:15 horas, una banda de más de 10 músicos se subía al escenario, entre ellos Damon Albarn, que no salió ni antes ni después que sus compañeros. Una entrada que daba créditos a todos por igual sobre el show que estaba por comenzar. Al mismo tiempo, en la pantalla se empezaban a divisar las siluetas de los que ya eran conocidos por todos. Gorillaz.

Luces de colores iluminaban todos los rincones del escenario, lo que dejaba lejos del anonimato a los músicos, que resaltaban al igual que la pantalla con sus personajes por su desbordante energía. El guitarrista, que, por momentos, destacaba más que todos moviéndose y saltando de un lado a otro, las coristas que bailaban sin parar, el baterista, tecladista y el propio Damon Albarn habían comenzado su propia fiesta.

Una celebración que representaba versatilidad. El concierto comenzó como un show de rock con “M1 A1”, de su primer disco Gorillaz, pasó por el funk en “Strobelite” del último álbum Humanz, y derivó en el pop, la electrónica y también el rap en varios de sus clásicos temas como “Feel Good Inc.” y “Clint Eastwood”. Imposible no divertirse. Y Damon Albarn lo notó. “Chile es divertido”, dijo en medio de una canción y otra.

Si bien, las colaboraciones en vivo son algo que también hicieron en giras anteriores, en Humanz (2017) es definitivamente el elemento principal. Por eso, los invitados estelares también fueron parte esencial de la fórmula. La presencia de personajes como Peven Everett, Pauline Black, Little Simz y el grupo de Hip hop De La Soul, dieron el toque final para que esta presentación fuese tanto de 2-D, Murdoc, Noodle y Russel, como de las personas que los representan en la vida real.

El resto del show: de todo un poco. Esos momentos de locura que no se olvidan o los datos freaks que marcarían la, hasta ahora, única presentación de Gorillaz en Chile. Damon Albarn se bajó del escenario y caminó entre las personas de cancha vip casi como si estuviese en su casa. Martin Gore de Depeche Mode miraba el espectáculo desde alguna parte del Movistar Arena (Depeche Mode toca hoy en el Estadio Nacional). Interpretaron una canción inédita: “Hollywood”.  Y los gritos insaciables del público por Murdoc, uno de los personajes más queridos de Gorillaz, dijeron presente al aparecer en pantalla, devolviendo un poco de la magia virtual al show que, definitivamente y para bien de todos, esta vez, fue de los humanos.


Sobre el autor: