*

Culto
Disfruta el silencio: la creación del himno de Depeche Mode

Disfruta el silencio: la creación del himno de Depeche Mode

"Enjoy the silence", perteneciente al álbum Violator de 1990, es una de las canciones más conocidas de la banda británica.

Martin Gore, el compositor, teclista y guitarrista del trío británico Depeche Mode, fue el creador de esta canción que acusa la inutilidad de las palabras y la búsqueda de la paz en el silencio: “Las palabras son más que innecesarias. Solo hacen daño”, dice los versos del estribillo.

Si bien la banda comandada por Dave Gahan se identifica con el synth-pop y el rock alternativo, “Enjoy the silence” -perteneciente al álbum Violator de 1990- tiene sus raíces en el soul y el gospel, de allí la presencia de coros y armonías que se alternan con la voz de Gahan.

La presentación de la canción fue en un armonio -instrumento similar a un órgano- con una interpretación muy sencilla. Tras escuchar la propuesta de Gore, Wilder y Gahan detectaron un potencial éxito, pero debían trabajar en él.

Alan Wilder, tecladista y arreglista de la banda, sugirió acelerar el ritmo, incorporar coros y guitarras y, por supuesto, sumar la voz de Dave Gahan. El sencillo nacido como una mera melodía acústica, se convirtió en un tema electrónico cuyos sintetizadores dan el efecto de un coro femenino.

La letra, tal como su título señala, está dedicada al goce del silencio, lo cual puede hacer alusión a las acciones por sobre las palabras, o bien referirse a una metáfora musical, ya que el intervalo entre una nota y otra es lo que se llama ‘silencios’, elemento esencial en toda composición.

En sus manos tenían un gran éxito.

“Había sido una escalada constante durante los diez años previos, pero no creo que estuviéramos preparados para lo que estaba por venir. El álbum fue un éxito mundial y de pronto estos enormes cheques de regalías empezaron a llegar. Entonces eras capaz de hacer lo que quisieras, cuando quisieras. Las puertas siempre estaban abiertan”, dijo Dave Gahan en entrevista con la revista Q.

En su versión original, la canción termina con el sonido de un teléfono, para luego dar inicio a una base electrónica con la voz de Andrew Fletcher gritando “Crucified”. Esta suerte de anexo se denomina ‘Interlude #2 Crucified’.

El clip musical fue dirigido por el artista visual Anton Corbijn, quien se inspiró en El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. Por ello se muestra a Gahan vestido como un Rey mientras deambula por lugares solitarios cargando una silla.

Pareciera que lo tiene todo, pero solo busca un poco de paz en medio de la soledad y quietud de aquellos parajes.


Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov