*

Culto
Shoot the radio en Lollapalooza: crema de estrellas

Shoot the radio en Lollapalooza: crema de estrellas

El dúo electrónico formado por el ex Soda Stereo Zeta Bosio y Fernando Montemurro, se presentó en Lollapalooza Chile con su disco Opera Galaxy y algunos guiños a las glorias de antaño.

“Nos gobierna la música”, declaró Héctor Zeta Bosio antes de aparecer en escena. Las escasas luces que iluminaban el interior del Movistar Arena se centraron en el escenario que estaba pronto a recibir al dúo trasandino Shoot the radio.

“Vamos a volar”, sentenció nuevamente el ex Soda Stereo quien ahora se desmarca de aquella banda para entregarse a los ritmos inspirados en figuras de la electrónica funk, como The Chemical Brothers o Daft Punk. Opera Galaxy, su -hasta ahora- único disco publicado, fue la columna vertebral de su show que recibió una audiencia que en su mayoría no superaba los 20 años.

Los ritmos electro-house combinados con los toques de rock, fueron acompañados de una sobrecarga de luces e imágenes fluorescentes que deberían declararse no aptos para epilépticos.

Desde estrellas rojas que emulaban un viaje por el espacio, pasando por una estampida de elefantes verde fluorescente hasta hombres en el espacio; Bosio y Montemurro no fueron simplemente a tocar, desplegaron toda su energía transformando el Perry Stage en una vuelta por el universo.

Con dejos de “Intergalactic” de los Beastie Boys y sutiles toques de David Bowie, Shoot the radio creó un vórtice para los adolescentes que imperaban en el recinto musical, quienes reaccionaron dejándose llevar por los beats fusionados con una voz a ratos humana, y a ratos robótica.

Dado el grupo etáreo, no fue de extrañar que el sampleo de la introducción de “Nada personal” pasara inadvertido por la juvenil audiencia. Fue escuchada como una canción más que desconocían.

“Gracias Santiago”, declaró Bosio ante un Movistar Arena semi vacío con parte de su público descansando sentado. “Este es un momento de gran emoción, al menos para mí”, continuó. “Les quiero presentar a mi hijo Simón Bosio”.

Un joven alto y delgado subió al escenario y tomó una guitarra para interpretar una canción que a los pocos acordes llegaría como un viejo amigo en los oídos de los soderos. La voz sampleada de Gustavo Cerati sonó al ritmo alterado de “No existes” de Signos (1986). Con escaso efecto en el público, los Bosio y Montemurro dejaron todas sus fuerzas en aquel cover que recordaba los primeros años de fama del bajista.

Pero el cierre dejó los ánimos en alto y estableció que Soda es parte del pasado. “Everything is you” fue la despedida del dúo que mira hacia el futuro con los ritmos electrónicos como materia prima, el rock como complemento y la propuesta visual como condimento especial.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov