*

Culto
David Byrne en Lollapalooza: tu nueva primera necesidad

David Byrne en Lollapalooza: tu nueva primera necesidad

Definir como brillante el paso de Byrne por la primera jornada del Lollapalooza Chile podría sonar mezquino. Estas son las notas de un show que tal vez nunca dejemos de analizar.

Escribir una crónica sobre la presentación de David Byrne en Lollapalooza y que no tenga forma de carta de amor parece un desafío titánico que nadie debería estar dispuesto a cumplir.

Ante nuestras narices, entre la luz y el sol siempre molesto de la tarde, estuvo el hombre que “sabe cómo funciona la música”.

Subvalorado en el mainstream y siempre puesto por debajo de nombres como David Bowie y Bernard Sumner, artífice de New Order, el escocés con pasaporte gringo quiso empezar confundiéndonos a todos.

Encerrado en un cortinaje, Byrne comenzó hablándole al público con un cerebro en la mano.

“¿Y dónde está la batería, los instrumentos y la banda?”, pensaron todos. No, no, no. Esto no es así.

Tan inesperado como aquel comienzo fue el ingreso de los once músicos uniformados que acompañaron durante sesenta minutos exactos y cronometrados al ex frontman de Talking Heads.

El alma volvió al cuerpo del confundido.

“Banda completamente móvil”, explica en su dificultoso pero bien articulado español. Por si quedaba alguna duda de lo que estábamos viendo.

Con los pies descalzos, los 12 protagonistas actuaban como la más experimentada compañía de teatro. Haciendo de cada canción un acto al que no se podía dejar de observar. La cuota perfecta que hubo entre su repertorio en solitario y algunas viejas glorias de su banda madre no pareció una decisión forzada.

La magia en el show de Byrne fue mucho más allá de las ganas de gritar aquel antiguo éxito que todos se saben. Aunque, por cierto, también los hubo: “Burning Down the House” y “This Must Be The Place” parecieron cumplir la cuota.

La mixtura perfecta lograda con temas recientes como “Everybody’s Coming to My House”, su último single y en donde la banda móvil puede mostrar todo su potencial, y joyas escondidas de su catálogo con Talking Heads como “Blind” hacen que, tras verlo en acción, solo afloren adjetivos positivos.

No hay otra manera con Byrne. Aunque siempre ha llevado la experiencia de su perfomance a un nuevo nivel, el rompecabezas visual esta vez es perfecto.

“Es mi gira más ambiciosa de los últimos 30 años”, adelantaba hace menos de un mes el músico a diversos medios de prensa.

El de Santiago fue el séptimo show de una gira que pretende alcanzar a realizar ochenta fechas alrededor del mundo en 2018.



Este fue el listado de canciones. Tenerlas en una playlist es tu próxima primera necesidad.

1. Here
2. I Zimbra
3. Slippery People
4. Everybody’s Coming To My House
5. This Must Be The Place (Naive Melody)
6. Once In A Lifetime
7. Toe Jam
8. Born Under Punches (The Heat Goes On)
9. I Dance Like This
10. Every dat is a Miracle
11. Blind
12. Burning Down The House
13. Dancing Together

Sobre el autor:

Raúl Álvarez |
Periodista. En Twitter es @Causaruido.