Culto
CorpArtes estrena documental de Weiwei sobre crisis migratoria

CorpArtes estrena documental de Weiwei sobre crisis migratoria

El filme Human flow se exhibe el próximo viernes y será parte de su muestra en el país.

Es la mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial. Cada día 34 mil personas alrededor del mundo huyen de sus hogares para escapar del hambre, la pobreza y la guerra. Solo en 2016 más de 5 mil refugiados se ahogaron intentando cruzar el Mediterráneo. Otros miles han quedado atrapados en fronteras, esperando el asilo de países vecinos: una espera larga de meses y a veces años, que para muchos termina en la deportación. Quizás el antecedente más ejemplificador de la crisis sea este: cuando en 1989 cayó el Muro de Berlín había 11 países en el mundo con bardas y muros fronterizos; en 2016, en cambio, un total de 70 países los habían construido.

Datos abrumadores como esos son los que recopila el documental Human Flow (Marea humana), filmado durante dos años en más de 20 países -de Asia, Europa, Norteamérica y Africa- por el artista chino Ai Weiwei (1957). Estrenada con éxito en el Festival de Venecia 2017, donde obtuvo seis premios, entre ellos el Human Rights Film Network, la película será estrenada en Chile por Fundación CorpArtes, de forma gratuita, el próximo viernes 23 a las 20 horas en el teatro del centro cultural (inscripciones en www.corpartes.cl).

Este será el inicio de una serie de actividades en torno a Inoculación, la muestra más grande realizada por el artista en Latinoamérica, a inaugurarse el 27 de abril en el centro de Rosario Norte. “Este documental nos hace reflexionar sobre un tema contingente”, comenta Francisca Florenzano, directora ejecutiva de Fundación CorpArtes. “Nos ofrece la mirada humana de un artista comprometido con las causas sociales, que se involucra con sus mismos protagonistas”, agrega sobre el filme, que también será proyectado durante la exposición en días a definir.

23 países en dos años

Grandes tomas aéreas de lugares como Turquía, Grecia, Italia y México, conocidos por albergar los mayores flujos de refugiados en el mundo, y entrevistas a hombres y mujeres que atraviesan las fronteras procedentes de Siria, Irak y Afganistán, son parte del documental que el artista y su equipo comenzó a filmar en 2015. Un trabajo ambicioso grabado con cámaras digitales, celulares y drones, que llegó a sumar más de 700 horas de filmación en 23 países.

Una de las primeras escenas transcurre en la isla griega Lesbos, una de las principales puertas migratorias a Europa. En ella se puede ver cómo la ola de inmigrantes, tras horas de viaje, desembarca dotados a lo sumo de una mochila y casi siempre vistiendo un chaleco salvavidas naranjo.

Esos mismos chalecos -14 mil en total- serán parte de otra de las obras que presentará el artista en Chile: Safe Passage, una instalación que montará cada uno de los salvavidas en las columnas del Archivo Nacional de Santiago.

Escenas como la de Lesbos, pero en diferentes parajes se multiplican en el filme: casas de campaña instaladas en la frontera de Hungría, improvisadas viviendas de adobe en Jordania, pequeñas habitaciones con muchas camas para albergar familias en un hangar de Berlín, son parte del documental.

“¿Puede el arte cambiar el mundo?”, le preguntaban hace pocos días al artista a propósito del filme. “Le contestaré con otra pregunta: ¿puede la política cambiarlo acaso?”, respondía Weiwei. “La obligación de toda persona decente es intentarlo. Haga lo que haga”.

Sobre el autor: