*

Culto
El rol del museo como fuente de inclusión

El rol del museo como fuente de inclusión

Una jornada reflexiva y de diálogo se vivió el sábado 10 de marzo en el MAVI (Museo de Artes Visuales) durante el seminario “Museo, Arte y Salud”, espacio donde diversas organizaciones que trabajan en torno a la inclusión se reunieron para compartir sus experiencias, dejando en claro la importancia del arte en las personas con discapacidad y la relevancia de los museos como facilitadores de estas relaciones.

¿Cómo lograr que los ciudadanos asistan, se sientan cómodos y disfruten de las actividades culturales que existen en el país, especialmente si se trata de personas marginadas física y/o cognitivamente? Esta es una de las grandes preguntas que se hacen las instituciones culturales, no sólo para tener más éxito con grandes cantidades de visitas anuales, sino que también para alcanzar el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas, a través de actividades culturales que desarrollen su capacidad crítica y reflexión en torno a la sociedad.

A raíz de este cuestionamiento, algunos museos han trabajado en implementar programas educativos con el fin de mejorar el acceso físico, cognitivo y emocional del público a las obras que se exponen. Un ejemplo de ello es el MAVI, institución privada que lleva la delantera en inclusión con cinco programas para distintos tipos de público: Escuela, adolescentes, adulto mayor, inclusión y comunidad.

Recientemente, el MAVI destacó de manera especial en esta área a raíz de la muestra “Radio Estación Locura”, donde se expuso durante febrero y marzo de 2018 el trabajo artístico de algunos participantes del programa de radio online protagonizado por personas con esquizofrenia, quienes demostraron tener un gran interés por las artes plásticas y la poesía, llegando a realizar obras con un, no menor, sentido estético y profundidad conceptual.

Esta muestra dio cuenta de un giro en el museo, y así lo reconoció la Directora Ejecutiva, Cecilia Bravo, durante la jornada del sábado, ya que el objetivo de inclusión física y cognitiva a los espacios expositivos, pasó a convertirse en el contenido mismo del museo. Así, la institución dignificó a estos artistas marginados, como seres humanos más allá de sus condiciones socioculturales, valorando por sobre todo su talento y creatividad. “Esto no es una exposición comunitaria, es una exposición real con obras del mismo valor que el de cualquier artista”, enfatizó Bravo.

De esta manera, el MAVI busca convertirse en un ente de transformación social, invitando en este seminario a todas las instituciones culturales del país a sumarse en la lucha por la inclusión para alcanzar este mismo fin.

“Hay que rescatar el placer de la educación”

Milene Chiovatto, Coordinadora del Núcleo de Acción Educativa de la Pinacoteca de Sao Paulo y Presidenta de CECA-ICOM, fue la encargada de comenzar el encuentro indicando la relevancia de concebir un museo integral para la educación, y aseguró que para ello se vuelve fundamental la inclusión. “Si no están trabajando para romper las barreras por la inclusión, están reforzando la marginalidad. La neutralidad no existe”, dijo.

Además aseguró que la inclusión no solo es para personas con discapacidad. “Equidad es tratar de manera distinta a quienes no están en condiciones de igualdad, ya sea física, mental, social, emocional, económica, etc.”, dijo.

De esta forma, Chiovatto asegura que “dar oportunidad de acceso pero principalmente voz a los excluidos culturales es hacerlos interactuar de forma significativa con el arte y el museo de manera de incorporarlos a su cotidiano, como fusible de una transformación de la conciencia crítica en el percibir, juzgar y reaccionar en el mundo”.

Así, la experta hizo un llamado a nuestro país a seguir el ejemplo de Brasil y llevar a cabo una Política Nacional de Educación Museal donde los principales puntos debiesen ser la profesionalización de la educación en museos, garantizar la asignación presupuestaria para esta área y desarrollarla como un espacio abierto a la comunidad.

Finalmente, Chiovatto contó su experiencia en la Pinacoteca de Sao Paulo donde lo principal son los espacios dedicados al juego. Por ejemplo, los monitores se disfrazan de los personajes de las pinturas o realizan show musicales sobre ellas, entre otras actividades lúdicas en las que Millene asegura que también participa y disfruta.

El arte, un tratamiento para la felicidad

“Los participantes han perdido el miedo a hablar en público, tienen más seguridad, asumen responsabilidades”, afirma la Directora de CORFAPES (Centro de Rehabilitación Psicosocial) respecto a los resultados que ha dado el trabajo artístico de los talleres de teatro, de personas con esquizofrenia, quienes no solo han desarrollado habilidades blandas como la mayor comunicación y conexión con la sociedad, sino que también, según la directora, han mejorado la calidad artística de sus trabajos.

Estos resultados positivos en cuanto al desarrollo humano de personas con esquizofrenia se repiten en todas las otras organizaciones participantes de este seminario.

Otro gran ejemplo es Radio Estación Locura (www.estacionlocura.cl), de donde provinieron los artistas de la exposición del museo. Allí Ernesto Bouey, psicólogo y conductor del programa aseguró que se trata de un espacio de conversación, que busca abrirse al otro ante lo que tenga que decir. “No es un tratamiento”, dice, ya que no busca que los participantes cambien sus actitudes, sino que solo se les escucha y se intenta entender lo que piensan y aquello que desean expresar.

A raíz de este programa surgieron las grandes estrellas de esta exposición, José Reyes y Oscar Morales, quienes al participar de talleres artísticos se dedicaron a la poesía y al dibujo respectivamente, teniendo una gran recepción, incluso Oscar vendió parte de sus obras a la Galería Art Brut de Christian Berst Pais y su obra se expone en países como Francia, Portugal y Austria.

“Comenzaron a pintar y dejaron los cuadros pegados en los pasillos del hospital hasta que Grace Weinrib (curadora de la exposición) vio en ellos verdaderas obras de arte y se ocupó de buscar un lugar donde exponerlos”, explica Buoey sobre cómo llegaron estas obras a exponerse en el MAVI.

Para el psicólogo, los hospitales psiquiátricos más que realiza tratamientos marginan a las personas. “Tienen una lógica que se impone y les define a todos una forma de vivir”, dice, y asegura que eso genera efectos negativos en los pacientes.

Ante esta situación, surgió Radio Estación Locura que además, “muestra los problemas del hospital, la discriminación, el sufrimiento, el aislamiento y la soledad”, afirma el conductor y agrega que la radio es un espacio transicional para ellos, un acercamiento amable hacia la sociedad.

La realidad de la inclusión en los museos

Natalia Miralles, educadora de la Universidad Alberto Hurtado y autora de la investigación “Museos de arte y personas en situación de discapacidad. Actualidad y desafíos para generar una oferta inclusiva en Chile”, presentó en el seminario los resultados de este estudio que tomó en cuenta a 8 museos en Santiago, 2 en Concepción y 2 en Valparaíso.

Así, afirmó la académica, solo el 25% de los museos tienen acceso a personas con discapacidad, y 4 de todos los estudiados tienen programas pensados para estas personas.

De esta forma, según la investigación, las debilidades de la oferta museal del país tienen que ver con la ausencia de formación formal en discapacidad, carencia equipos multidisciplinarios, la necesidad de ampliar el concepto de discapacidad (ya que solo se toma en cuenta a los ciegos y sordos), y que los programas educacionales sean institucionales y no dependan de una persona.

Sin embargo, también dio cuenta de las fortalezas del área educativa de los museos, que se caracterizan por tener un fuerte compromiso, y proyectos que se consolidan fácilmente, es decir, “cuando se crea un proyecto educativo siempre tiene un impacto positivo y transforma al museo”, explicó la investigadora.

Finalmente, Paula Caballería, Directora del área de Educación del MAVI, concluyó con su experiencia en el museo y el panorama general de la educación museal en Chile: “Yo siempre he creído que uno como educador debe dejarse afectar para lograr cambios, y tenemos que atrevernos a dejar los miedos de lado, enfrentarnos a la realidad haciendo pequeñas acciones en el lugar de trabajo. Me siento orgullosa de generar redes con todas estas instituciones quienes nos enseñaron a abrirnos de mejor forma a la inclusión”, afirmó y concluyó: “Este museo ha sido muy bueno conmigo porque me ha permitido llevar a cabo todos estos proyectos. Nosotros ya tenemos un programa educativo diverso y específico y cada museo debería tener una oferta educativa para todos los ciudadanos”.

Sobre el autor: