Culto
“We can do it”: la historia del póster de la mujer trabajadora

“We can do it”: la historia del póster de la mujer trabajadora

Concebido hoy en día como un símbolo feminista, sus orígenes están en la Segunda Guerra Mundial para incentivar el trabajo de las mujeres.

Perfectamente maquillada, mirada intimidante, pelo amarrado con un pañuelo, blusa arremangada y el brazo flexionado con el puño en alto. “We can do it”, dice el póster que hoy en día forma parte de la cultura popular.

En 1942 la empresa Westinghouse Electric & Manufacturing Company solicitó al artista J. Howard Miller que creara una imagen que incentivara el trabajo. Esta fue una iniciativa privada cuyo objetivo era que un grupo acotado de trabajadores lo viera por tiempo limitado, no fue una campaña masiva.

Si bien nació de la necesidad de llamar a más mujeres a trabajar en las industrias mientras los hombres tomaban las armas en la guerra, tenía por segundo objetivo el mantener motivados a los empleados y empleadas durante sus labores.

Como es lógico para un póster que fue expuesto en un lugar específico sin una amplia difusión, este símbolo de patriotismo femenino fue olvidado al poco tiempo. “We can do it” regresó años después a finales de los 70 y principios de los 80 como detalló Jim Aulich, profesor de cultura visual en la Universidad Metropolitana de Manchester para BBC.

Con la guerra solo en la memoria de quienes la vivieron, esta imagen fue adquiriendo una connotación feminista, entendiendo la frase “Podemos hacerlo” como una invitación a luchar en conjunto por lo que se quiere y demostrando que las mujeres también son fuertes.



La inspiración

El póster también es conocido bajo el nombre Rosie the Riveter (Rosie la remachadora), concepto que se escuchó por primera vez en la canción de Redd Evans y John Jacob Loeb. El sencillo homónimo describe a Rosie como una ardua trabajadora que ayudaba a su país durante la guerra.

Además de la música, tiene un vínculo con una mujer real. Naomi Parker Fraley vivía en California cuando Pearl Harbor fue atacado por los japoneses. Tras ese acontecimiento, Estados Unidos ingresó de lleno en la Segunda Guerra Mundial y Naomi con su familia trabajaron por su país.

Ella fue fotografiada mientras trabajaba como remachadora de piezas de aviones, y fue esta imagen la que inmortalizó J. Howard Miller en el famoso póster.

Naomi Parker falleció el 20 de enero de 2018 a los 96 años.

Otras versiones

Existen distintas versiones de Rosie the Riveter. Desde variadas variaciones artísticas al estilo de Roy Lichtenstein, pasando por el uso de íconos pop como la Princesa Leia de Star Wars e incluso representaciones de carne y hueso como la de la cantante Beyoncé.

Pero una versión reconocida por incluir a las mujeres latinas, es la creada por el artista radicado en Chicago Robert Valadez, quien optó por una representación mexicana llamada Rosita Adelita.






Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov