*

Culto
Los momentos más graciosos, sorpresivos y memorables de los Oscar 2018

Los momentos más graciosos, sorpresivos y memorables de los Oscar 2018

El premio de una moto de agua para el discurso más corto, la sorpresa que recibió el público de un cine por la llegada de varias estrellas, y el discurso de la chilena Daniela Vega marcaron el lado B de la ceremonia.

Este domingo se desarrolló la entrega número 90 de los Premios Oscar: una edición marcada por los cambios en la industria cinematográfica, con una invitación más potente hacia la inclusión femenina, el repudio a la discriminación racial y la apertura a las minorías sexuales.

El discurso de apertura

Bajo esa mirada, la ceremonia contó con un coherente discurso de apertura en manos del presentador Jimmy Kimmel, quien ofició nuevamente como maestro de ceremonias. “Es un año especial, un año grande, el 90 aniversario”, comentó, y que debido a los casos de acoso y abuso sexual en Hollywood “el mudo nos mira y nos vigila”. Kimmel agregó que la idea es que la industria del cine pueda hacerse cargo de este problema, aunque remató: “Una vez lo superemos, las mujeres tendrán que hacer frente al acoso sexual en el resto de sitios a los que vayan”.

Y generó las risas del público con su mensaje: “Gracias a Guillermo (del Toro) recordaremos este año como el que los hombres la cagaron tanto que las mujeres empezaron a salir con anfibios”, dijo aludiendo a la cinta La forma del agua – ganadora del Oscar a mejor película -, donde una mujer muda vive un romance con una criatura acuática.

Una moto de agua para el discurso más corto

Kimmel anunció además que quienes recibieran el Oscar e hicieran el discurso más breve, recibirían de regalo una moto de agua, que mostró en vivo sobre el escenario, con la premiada actriz Helen Mirren como modelo. “¿Por qué perder un tiempo precioso agradeciendo a tu madre cuando podrías llevarla al paseo de su vida en una moto de agua?”, dijo el conductor en medio de las risas del público, mostrando el jet ski avaluado en US$ 17,999. Y hubo un premiado: Mark Bridges, ganador a mejor diseño de vestuario por la cinta El hilo fantasma.

Manifestación femenina

Aunque muchas celebridades apelaron al movimiento Time’s Up – contra el acoso sexual y la desigualdad de género -, Frances McDormand, la ganadora del Oscar a mejor actriz por Tres anuncios por un crimen, fue la más emotiva en su discurso, pidiendo que todas las mujeres presentes se pusieran de pie. “Miren a su alrededor. Porque todas nosotras tenemos historias que contar (…) y proyectos que necesitamos financiar. Así que al final de la noche, se pueden acercar a nuestras oficinas y se los contaremos”, invitó la artista.

Daniela Vega hace historia

Luego de recibir el Oscar a mejor película en legua extranjera por Una mujer fantástica, la actriz chilena Daniela Vega subió sola al escenario para presentar una de las nominadas a mejor canción original, y que se interpretaron en la ceremonia. Vega se transformó así en la primera artista abiertamente transgénero en la historia del Oscar que oficiaba como presentadora. “Abre tu corazón y tus sentimientos para sentir la realidad, sentir amor”, dijo antes de anunciar la canción “Mystery of Love”, de la cinta Llámame por tu nombre: película que cuenta la historia del primer amor de un adolescente homosexual.

Snack para las celebridades

Bajo su asiento, cada invitado encontró una caja con dulces y golosinas, con algunas dedicatorias del animador Jimmy Kimmel. “No sería correcto hacerte pasar por esto sin bocadillos”, decía uno de los mensajes, sumado a otro: “Por favor, no me los tires”. Cada caja, además, tenía el dibujo de una de las nueve cintas nominadas a mejor película. La idea, sin embargo, también tenía un fin benéfico: por cada paquete se hizo un donativo a la fundación Regional Food Bank, que entrega alimentos a quienes lo necesitan.

Las estrellas sorprenden al público de un cine

Cada año, la ceremonia cuenta con un momento fuera de protocolo y que involucra a personas que son sorprendidas por las estrellas de Hollywood. En 2017, por ejemplo, un grupo de turistas fue sorprendido cuando su última parada fue nada menos que el escenario del Teatro Dolby, con todas las estrellas presentes en la ceremonia. Ahora, Kimmel invitó a algunos artistas, como Margot Robbie, Ansel Elgort, Mark Hamil, Guillermo del Toro, Emily Blunt, Gal Gadot, Lupita Nyong’o, Armie Hammer y Lin-Manuel Miranda, quienes aceptaron su humorada: llevar dulces al público que a esa hora veía una función de cine en el Teatro Chino. Mientras el público estaba extasiado con la presencia de los famosos, Kimmel invitó a uno de los presentes a dar el pase a las artistas Tiffany Haddish y Maya Rudolph, que iban a dar el ganador del mejor cortometraje de acción real.

El Oscar de la inclusión

Las actrices Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra presentaron uno de los momentos más especiales de la noche, donde se hizo un llamado a la diversidad de manera transversal, aludiendo al trabajo de mujeres, de afroamericanos y de artistas provenientes de otras partes del mundo. El actor y comediante nacido en Pakistán, Kumail Nanjiani, por ejemplo, comentó que es tiempo de que todos en la industria miren y se “relacionen” con otras historias. “Estamos aquí, y no vamos a ir a ningún lado”, agregó el realizador afroamericano Lee Daniels (Empire).

Sin errores

Con el error del año pasado muy presente durante la ceremonia, los actores Warren Beatty y Faye Dunaway volvieron a subir al escenario para anunciar la mejor película, luego que en 2017 protagonizaran el polémico anuncio de La la land en lugar de la real ganadora, Moonlight. Esta vez, tomándose un segundo más para anunciar al triunfador, se dio el nombre correcto: La forma del agua, del cineasta mexicano Guillermo del Toro.

Sobre el autor: