Culto
Denzel Washington traiciona sus ideales en Roman J. Israel, Esq: un hombre con principios

Denzel Washington traiciona sus ideales en Roman J. Israel, Esq: un hombre con principios

El actor está nominado al Oscar por interpretar a un abogado idealista, que se corrompe al enfrentarse al complejo sistema legal en Estados Unidos.

La carrera de Denzel Washington en la pantalla grande comenzó en 1981, cuando encarnó a Roger Porter en el film Carbon copy, de Michael Schultz. En 1987 ganó reconocimiento por la película Cry freedom, por la que recibió su primera nominación en los premios Oscar. El primer galardón llegó en el 90, donde fue reconocido como mejor actor secundario por su trabajo en Glory y el 2002 llegó el premio máximo en su carrera actoral, donde obtuvo la estatuilla por mejor actor en Día de entrenamiento.

Volvió a ser nominado en 2013 y 2017 y este año, competirá contra Gary Oldman (Las horas más oscuras) y Daniel Kaluuya (¡Huye!) en la categoría de mejor actor principal, por su trabajo en el film Roman J. Israel, Esq: un hombre con principios.

El film, dirigido por Dan Gilroy, relata la historia de un activista y abogado idealista, que forma parte de una pequeña firma en Los Angeles. Israel no se siente cómodo trabajando en la corte, por lo que su compañero, William Jackson, se dedica a esta parte del trabajo. Cuando este muere, el personaje interpretado por Denzel debe hacerse cargo de los juicios y los problemas que se generan en la firma hacen que deba abandonarla.

Mejor actor principal es la única categoría en la que el film está nominado. Si bien, la película recibió críticas mixtas, todas las revistas y portales especializados destacaron un elemento de ella: la actuación de Washington. El actor se luce dando vida a un personaje fuera de su tiempo, que muchas veces es apático al público que lo ve.

Un hombre con principios muestra como Roman debe cambiar el curso de su carrera cuando entra a una firma grande y debe dejar atrás sus ideales si quiere sobrevivir en el mundo legal de Los Angeles.

Si bien, el favorito en la categoría es Gary Oldman, por su transformación en Winston Churchill para Las horas más oscuras, el trabajo de Washington aun tiene posibilidades de ganar el tercer Oscar de su carrera.

Sobre el autor: