Culto
Brandon Flowers: “Mi función sigue siendo ponerle mucho corazón a todo en el escenario”

Brandon Flowers: “Mi función sigue siendo ponerle mucho corazón a todo en el escenario”

Uno de los cantantes más carismáticos de la última década habla con La Tercera sobre el regreso de la banda a Lollapalooza Chile, la nueva realidad del grupo sin dos de sus miembros, y cómo se sobrevive al primer hit.

Hubo una época en que The Killers eran unos habituales de la cartelera de conciertos en Chile. Tras su debut en suelo nacional en 2007 y hasta 2013, realizaron cinco presentaciones en seis años, visitando Santiago temporada por medio. Pero desde esa última presentación en el Movistar Arena, ya van casi cinco años.

Un tramo de inusual baja actividad para una banda en constante movimiento, que no afectó sólo a Chile: tras el fin de esa gira, el conjunto sólo realizó presentaciones esporádicas en algunos festivales internacionales, antes de comenzar su primer tour en tres años en 2017. En ese tiempo lejos del trabajo más activo, los integrantes del grupo lanzaron trabajos como solistas (de hecho, su líder, Brandon Flowers, se presentó en Chile en 2016), y elaboraron lentamente su retorno discográfico, Wonderful wonderful (2017).

El grupo se reencontrará finalmente con el público local cuando cierren la octava edición de Lollapalooza Chile, el domingo 18 de marzo (entradas en Puntoticket). No será sólo un retorno a Santiago, sino a un festival que los tiene en su ADN desde su génesis: la banda de “Mr. Brightside” fueron cabezas de cartel y el número más popular de la primera edición del evento, realizada en 2011. De cierta forma, contribuyeron a darle el impulso al festín musical más convocante del país.

“Cuando regresamos a un país, sabemos que ya no tenemos que introducirnos nuevamente, y sobre todo en los que hemos visitado varias veces, nos enfocamos en que cada show valga la pena. Lo pasamos muy bien cuando fuimos con (el disco) Battle born la vez pasada, y ahora traemos nuevas canciones que espero que a la gente le gusten. Hasta el momento, esta gira va muy bien”, asegura a Culto Brandon Flowers (36), voz y probablemente el único nombre indispensable del grupo; un frontman carismático que encarna el espíritu festivo y épico que proyectan los formados en Las Vegas.

Tanto es el protagonismo de Flowers, que quizás sólo los más fanáticos de la banda han notado los cambios que ha sufrido su alineación en el tiempo reciente: tanto el guitarrista Dave Keuning como el bajista Mark Stoermer ya no se encuentran girando con el grupo, con reemplazos sobre el escenario. Si bien ambos se mantienen como miembros oficiales, optaron por no participar de los conciertos del cuarteto, con el primero buscando pasar más tiempo con su familia, y el segundo enfocado en su carrera de solista. La formación no tiene una fecha definida para volver a juntarse.

¿Se siente muy distinto tocar en vivo ahora que su bajista y guitarrista ya no giran con la banda? ¿Cómo se han adaptado a eso?

Lo que pasa es que mi trabajo sigue siendo el mismo, independiente de quién esté alrededor mío (se ríe). Mi función sigue siendo ponerle mucho corazón a todo en el escenario. Eso es en lo que me enfoco cuando estamos tocando en vivo. Tenemos la suerte de contar con Taylor (Milne, el guitarrista) y Jake (Blanton, bajista), quienes se han adaptado muy bien al grupo y además son muy talentosos. Y los shows con ellos han sido cada vez mejores.

¿Fue difícil hacer su nuevo disco? La distancia temporal entre Battle born (2012) y Wonderful wonderful (2017) fue la más extensa en la carrera de la banda.

No es que haya sido difícil, sino que fue un tema de tiempos. En estos años, yo hice un disco solista, Ronnie (Vannucci, el baterista) hizo un disco, y también Mark. Después de la gira de Battle born, hablamos en el grupo y decidimos esta vez tomarnos un tiempo más extenso e ir con calma. Habíamos trabajado de forma continua por muchos años, entonces tratamos de ajustarnos bien con la banda y de ahí dejar que la música fluyera.

En el primer single de Wonderful wonderful, The man, canta desde la perspectiva de un hombre egocéntrico y narcisista. Ha dicho antes de que es sobre un lado de usted del que se arrepiente. ¿Era complejo estar en un grupo exitoso como The Killers y mantener los pies en la tierra?

Es que es difícil, ¿sabes? Yo era muy joven cuando despegamos. No tenía mucha idea de lo que estaba haciendo (se ríe). Me tomó un tiempo acostumbrarme y creo que quizás me dejé llevar un poco (se ríe). Siento que es una actitud que dejé en el pasado y quería un poco burlarme de eso con la canción. Es un tema que es en tono de diversión, pero el trasfondo es un poco más serio de lo que parece.

El síndrome Radiohead

Publicado en septiembre pasado, Wonderful wonderful debutó en el primer lugar de ventas en Estados Unidos, el primer disco de la banda en llegar al número uno en su país. Un hito más por la baja en popularidad que han vivido bandas nacidas en la década pasada -sobre todo los grupos de guitarras, independiente que en The Killers siempre estén más cercanos al pop- que por sus números de ventas: los de Las Vegas nunca han vivido una época que se pueda considerar de vacas flacas. Desde su primer disco, Hot fuss (2004) la banda ha cosechado una serie casi continua de hits radiales, comenzando con su primer single, “Mr. Brightside”, hasta hoy el mayor himno del grupo.

“Mr. Brightside” se transformó rápidamente en su canción más conocida, y quizás lo es hasta hoy. ¿Nunca les complicó eso? ¿No le pasó un poco lo que a Radiohead le pasó con “Creep”?

Uno siempre escucha esa historia de Radiohead con “Creep”, y como la terminaron odiando, pero no me veo sintiendo eso por esta canción. “Mr. Brightside” es un tema que para mucha gente fue muy importante, con el que se sintieron identificados, quizás la razón por la que compraron nuestro primer disco. Puede haber gente que venga a nuestros shows que no ha escuchado esa canción en vivo y que esta es su oportunidad. Cuando tienes una canción así, tienes que estar agradecido. No me veo nunca no tocando esa canción -N. de la R: En un concierto realizado el miércoles, el grupo se saltó por primera vez la canción, aunque no por falta de ganas: Flowers no pudo terminar el show debido a problemas de salud-.

Muchas bandas de la década pasada ya no están juntas, o no venden como antes. Pero The Killers es un grupo que todavía tiene éxito con la venta de sus discos. ¿Siente que hay algo que los separe de sus contemporáneos?

No sabría decirte. Lo que sí sé es que hemos sido perseverantes, que trabajamos muy duro. No sabría decirte si el resto trabaja igual de duro que nosotros, pero creo que el hecho que sigamos aquí habla de que hemos seguido perfeccionando nuestra música y conciertos. Las canciones en este disco, como The man, demuestran que podemos seguir haciendo música atractiva. Y espero que en nuestros trabajos a futuro sigamos demostrándolo.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.