Culto
Paty Cantú, cantautora mexicana: “Cuando 333 vea la luz por completo, esa seré toda yo y no sólo pedacitos de mí”

Paty Cantú, cantautora mexicana: “Cuando 333 vea la luz por completo, esa seré toda yo y no sólo pedacitos de mí”

La cantante, productora y compositora estrena su cuarto álbum de estudio '333' a 6 años de su último disco. Cantú presenta una producción conformada por colaboraciones con otros artistas de habla hispana y anglo.

Recién llegada de Ecuador tras una gira que visitó Perú, Colombia, México y tiene por destino Argentina; Paty Cantú está en plena promoción de su nuevo disco 333. De este solo ha presentando las canciones “Gracias” y “Natural”, estos días presentará más canciones y ya en mayo el álbum estará publicado en su totalidad. Además, estuvo de visita en el programa “Mucho Gusto” de Mega, como para dejar claro que está de vuelta.

Patricia Giovanna Cantú Velasco, como se llama originalmente, explica que el nombre del disco surge de la numerología y su afición por el número 3: “Todo lo que no puedo probar que no es cierto, me parece más interesante pensar que puede ser. Entonces si por otro lado, en todas las religiones el 3 es un número divino y en estos tiempos en los que combatimos la discriminación, me pareció lindo buscar algo que unificara. Sí, soy un poco hippie”.

Han pasado 6 años desde la publicación de su álbum anterior Corazón bipolar (2012), lo cual se debe a que dedicó un largo periodo de tiempo a cada canción, destinando casi un año en algunos sencillos. La mexicana adelanta que la mayoría de sus temas nuevos consisten en colaboraciones, y si bien muchos de estos son en español, Cantú afirma que también trabajó con dos dj’s australianos y un cantante estadounidense.


-Eres autora, compositora y co-producotora de tu disco. Tiene una mezcla de distintos estilos. ¿Te sientes cómoda experimentando con todos ellos?

El disco está muy divertido. Soy también co-productora, es que a mí me gusta estar también en la parte creativa de mi disco. Me siento más libre que nunca, me siento con menos miedos en la música, aunque siempre tendré miedo de mi vida personal en mi corazón. En la música ya me siento libre. Aprendí mucho viajando y entendiendo que cada país hispanoamericano aporta algo distinto a la música. Llegaron muchas fusiones a mi mente y a mis dedos de forma orgánica y se provocó un proyecto con canciones rancheras, con cumbias colombianas, con baladas electrónicas, con canciones urbanas etc… Realmente se dio una cosa bonita sin prejuicio ni etiquetas.

-¿Sentiste en algún minuto que alguno de ellos era ajeno a ti?

No es que haya algún estilo ajeno a mí. Para mi es simplemente música y su vestimenta experimenta diferentes cosas. Cuando estás triste tu cara demuestra una cosa y cuando estás feliz otra. Es lo mismo con la música, ahora tuve más herramientas para hacerlo porque tuve más herramientas para lograrlo.

-¿Qué estilo te falta por explorar?

Ya nada me parece lejano. Si me hubieses preguntado hace tres años te hubiese dicho que lo urbano. Tenía muchos prejuicios por ignorancia. Pensaba, por ejemplo, que los ritmos urbanos siempre tienen que derivar en el mismo tipo de lírica. Estaba tipificado como machista hasta que me dije a mí misma que no, que la música evoluciona. El pop fue tipificado muchas veces como algo malo. La música es un reflejo de la humanidad y no somos ‘muggles’ versus brujos. Eso es ‘pure blood’, estamos mezclados y los géneros tienen la misma capacidad.

-¿Esta es la Paty Cantú real? ¿La que se conoció en esos 6 años años?

Puedo decirles que en el momento en que 333 vea la luz por completo esa seré soy toda yo y no sólo pedacitos de mí. Mis sueños han cambiado mucho después de darme cuenta de mi propia vulnerabilidad por muchas cosas. Antes soñaba con el éxito, ahora la trascendencia de que la música no tenga estereotipos y abrir campos. El hecho de que se hayan sumado tantos artistas distintos que hayan querido apoyar, hace que el mensaje quede claro.

-¿Se rompieron todos tus prejuicios?

Sí, porque es mágico estar en un backstage en el que puedes ver al cantautor más grande de Hispanoamérica sentado al lado de un artista alternativo, sentado al lado de dos dj’s y sentado al lado de un cantante urbano y nadie se voltea a ver con cara de rareza, al contrario, todos se disfrutan los unos a los otros y eso es maravilloso.

-¿Crees que todavía les cuesta a los latinos entrar en ese mercado?

Creo que no, sí ha costado por mucho tiempo. Pero justamente creo que el género urbano ha sido tan criticado que con personajes como Luis Fonsi y distintas plataformas digitales globales hicieron que el mundo pusiera sus ojos en los ritmos latinos y en su multiculturalidad.

-¿Algún anglo con el que te gustaría participar?

Me parecería interesante poder sentarme con alguien como The Weekend, porque no sé exactamente qué hay en su cabeza pero creo que hay algo especial y diferente. También Katy Perry, porque a pesar de que es pop, su discurso siempre va más allá de música y siempre está con la gente, como cuando tembló en México y ella envió mensajes y donaciones. Para componer tienes que estar con alguien con quien puedas hablar. Componer es como besar, si no hay química no funciona.

-¿No te da pudor desnudarte, emocionalmente, ante alguien a la hora de componer?

Cada persona a la que le he escrito una canción sabe que es para él o ella, así que me da igual. Por eso mi biografía de Twitter dice: “Mis secretos viven en canciones y se los grito al mundo”. De cara sí, puedo ser más pudorosa para decir lo que piensa. La música es una medicina camaleónica. Cada uno escucha lo que necesita escuchar.

-Vas a estrenar un video vertical en Spotify ¿Cómo te ha afectado la nueva forma de distribuir la música?

Soy la primera mujer en hacerlo. Esto empezó hace dos o tres meses, no más. Me gusta ser parte del cambio. Yo no nací en el universo de spotify porque mi carrera empezó antes que ese fenómeno, pero si me considero de esa generación. Quizás nací en el disco y en el vivo, pero ahora soy parte.

-¿Extrañas el romanticismo del disco físico?

La verdad es que el tema del disco físico no me genera tanta melancolía. Es lindo tenerlo, pero da igual cómo lo importante es tener música. Lo que sí no quiero perder nunca es que yo soy una artista de conciertos. Me gusta que la gente se sepa las canciones y poderles ofrecer un repertorio que emocione. Eso no es sustituible. Me toca lo mejor de los dos mundos.

Sobre el autor: