Culto
¿Dónde estabas tú?

¿Dónde estabas tú?

Everything was beaufiful, and nothing hurt retrotrae a la melancólica belleza de algunos de sus mayores éxitos como Why does my heart feel so bad?, de Play (1999). Los paisajes musicales son lánguidos, colmados de detalles espectrales. Voces femeninas susurran melodías, en tanto otras semejan ecos lejanos que viajan en el tiempo.

Richard Melville Hall, Moby (52), ha publicado cuatro discos en dos años, un par de ellos mediante libre descarga. El músico neoyorquino que a fines de los 90 se convirtió en referente de una electrónica que alternaba dance, trip hop, rock y una curatoria de voces que evidenciaba conocimiento enciclopédico y buen gusto, se ha desprendido con gracia de las ataduras de la fama que le convirtieron en una figura icónica y también extravagante, al punto de ser ridiculizado, entre otros, por Eminem.

Everything was beaufiful, and nothing hurt retrotrae a la melancólica belleza de algunos de sus mayores éxitos como “Why does my heart feel so bad?”, de Play (1999). Los paisajes musicales son lánguidos, colmados de detalles espectrales. Voces femeninas susurran melodías (“The tired and the hurt”), en tanto otras semejan ecos lejanos que viajan en el tiempo (“Welcome to hard times”). La arquitectura completa de las canciones implica una sumatoria de ambientes etéreos que, entrelazados en cadenciosas percusiones, logran una emotiva consistencia que a ratos alcanza cuotas litúrgicas (“This wild darkness”), y en otras momentos de un dramatismo orquestal bellísimo (“The ceremony of innocence”). Para quienes perdieron el rastro de la discografía de Moby (ha publicado diez títulos tras Play), este es el álbum perfecto para el reencuentro.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras