*

Culto
Miguel Bosé no se lleva su collage del Festival de Viña

Miguel Bosé no se lleva su collage del Festival de Viña

Debido a sus dimensiones, su fabricación delicada y su peso, el comentado premio por sus diez shows en la cita no pudo ser transportado ni embarcado. Los organizadores se comprometieron a enviárselo.

El collage de Miguel Bosé. El premio Ícono del Festival con que los organizadores lo agasajaron por sus diez veces en Viña. El regalo tapizado de fotografías que inspiró memes, rostros avergonzados y comparaciones con trabajos escolares hechos con papel lustre y cola fría. El momento que ya se inscribió en el panteón del evento y que es muy probable que a futuro le quite protagonismo en la memoria a los shows de Luis Fonsi o Jesse & Joy.

Todo ello es cierto. Pero hay un detalle: ese mismo objeto, responsable de las más diversas reacciones, aún sigue en Chile. De hecho, no se ha movido de Viña del Mar. Luego que se revelara frente al español en la noche inaugural del pasado martes, los responsables del certamen tuvieron que volver a guardarlo debido a un factor técnico: ante sus dimensiones, y por su peso de alrededor de tres kilos, el reconocimiento no pudo ser transportado por el staff del artista, quien luego seguía viajando por el país para cantar el jueves 22 en Santiago. Por tanto, su equipo consideró que era inviable desplazarse entre distintas ciudades con una estructura tan voluminosa y delicada, fabricada con maderas nobles de raulí, letras de bronce y oro, y cristales Swarovski en la Gaviota que adorna uno de sus extremos superiores.

Es más: también se resolvió que sería muy difícil embarcar la pieza en un avión, por lo que Bosé ni siquiera podía llevárselo a sus residencias en España o Panamá, donde vive desde 2015.

Ante el entuerto, los promotores del espectáculo se comprometieron a enviárselo en algún momento a su hogar o su oficina, con el propósito de que una de los artefactos más memorables exhibidos alguna vez sobre la Quinta Vergara descanse de manera definitiva junto al homenajeado.

Distintos conocedores de la situación cuentan que el artista no se llevó el galardón porque no le haya gustado o porque lo haya considerado con una estética poco atractiva para tener colgado en sus vitrinas; simplemente todo se debió a la complejidad que acarreaba incluirlo en su equipaje. Por lo demás, el itinerario inmediato del hombre de Linda hacía aún más difícil la misión: luego de su paso por la capital, no voló de inmediato a su hogar y tomó un avión privado para trasladarse a otro punto del país por razones personales.

Una trama tan singular como la que antecedió la propia fabricación del regalo. La idea fue de los personeros de CHV, quienes llegaron hace dos semanas a la firma Broncería Chile para que ellos ejecutaran el plan. “No hablaría de un collage, hablaría de un compilado de imágenes”, precisa Álex Hernández, director de Viña 2018. Luego profundiza: “La idea no era hacer una Gaviota, porque queda instaurada la posibilidad de que otro artista la pida. Cumplió con lo que queríamos y fue armada también en el mismo show de Bosé, ya que la décima imagen se agregó ahí mismo. Y el galardón era de un tamaño en que es imposible que fuera menor, porque eran diez fotos”.

Ambos animadores, Carolina de Moras y Rafael Araneda, también elogian el obsequio. “Qué pena que la gente se quede en los detalles y no en la buena idea del municipio de dar ese reconocimiento. Es difícil hacer un premio. Nadie ha dicho que el Oscar es lindo, es un hombre parado con los brazos a los lados. No lo sé, ya estamos acostumbrados. Quizás un collage era grande, raro, pero se preocuparon de hacer algo con materiales de bosques nacionales”, dice la conductora.

Su compañero agrega: “La verdad, no lo había visto antes de esa instancia. Pero sobre gustos no hay nada escrito. Tengo que decir que de cerca se ve mejor que de lejos (se ríe). Tenía más formas, relieve, otros materiales que de lejos no se notan. Pero entiendo que a la distancia se ve plano. Claramente eso no lo favorece. Aunque no soy quien como para creerme Andy Warhol y empezar a hablar del diseño de un premio. Igual, para ser justos, se veía más bonito de cerca”.

Finalmente, la alcaldesa Virginia Reginato, concluye: “Lo que pasa es que esa noche, con tantas luces, no se destacó tanto. Pero igual quedó bonito”.


Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.