Culto
Queens of the Stone Age en Santiago: los villanos hacen lo que quieren

Queens of the Stone Age en Santiago: los villanos hacen lo que quieren

Si en 2014 la excusa para tocar en suelo chileno fue su disco ...like clockwork (2013), esta vez fue su producción Villains de 2017 la que trajo de vuelta al quinteto californiano.

Replicando la puntualidad de su show anterior en Santiago, a las 21.30 horas las luces del Movistar Arena se apagaron y uno a uno subieron Josh Homme y el resto de la banda al ritmo de “Walk the night” de The Skatt Brothers.

En esta, su cuarta presentación en nuestro país, fue su último álbum el protagonista del espectáculo. Queens of the Stone Age se la jugó por un repertorio en el que incorporó casi en su totalidad este elepé, con canciones como “The way you used to do”, “Feet don’t fail me” y “The evil has landed”.

“¿Cómo están chilenos?”, dijo Homme después de “The way you used to do”, en la que sería la primera de varias intervenciones con el público. “Estamos felices de estar en Santiago”, agregó en una suerte de ‘espanglish’ para luego continuar con “You can’t quit me baby”.

Si bien casi un tercio del concierto respondió a los temas estrenados en 2017, la banda hizo un repaso por toda su trayectoria musical desde su debut homónimo de 1998 banda, entregando un repertorio casi idéntico al elegido para su concierto en California el 17 de febrero.

Con luces de colores estridentes que emulan el arte de Villains, la banda californiana encandiló al público con cada canción, pero con notorios puntos de emoción por parte de los asistentes. “No one knows” de Songs for the deaf (2002) fue uno de ellos, la cual fue extendida por un aplaudido solo de batería.

“Mucha gente se preocupa de decir lo que no les gusta, pero la única forma de ser felices es unirse”, dijo el vocalista del conjunto, para luego continuar con una consigna en favor del respeto y una frase celebrada por el público: “Ladies comes first”.

Sosteniendo una bandera chilena, Homme presentó a su “fellow chileno” Alain Johannes —quien abrió el show anoche— para interpretar en conjunto “Hangin’ Tree”, composición del hombre de “Centipede”.

Con una extraña frase que en principio causó confusión en los espectadores, Homme hizo alusión a los animales antes de presentar su siguientes canción. “Pobrecito perro, pobrecito gato (…) I’m not a domesticated animal”, aludiendo a uno de los últimos temas de Villains.

“Make it wit chu” de Era Vulgaris (2007) fue una de las más coreadas, extendiendo la canción por unos segundos más solo con la voz del público. Pero el concierto debía llegar a su fin, y con los recuerdos de ... Like clockwork con “Smooth Sailing” y “I appear missing”, QOTSA comenzó a despedirse de sus seguidores.

“Go with the flow” fue lo último que interpretaron antes de retirarse del escenario… por primera vez. Para el bis, los músicos regresaron con sus instrumentos, pero Homme hizo una aclaración: el baterista John Theodore se lastimó una de sus manos, para luego agregar “Así que tocaremos nuestras canciones más rápidas para que sufra”.

“Regular John” de su primer disco y “A Song for the Dead” de Songs for the deaf fueron las escogidas para dar fin a una noche marcada por los ritmos del álbum que contó con el trabajo de Mark Ronson y una atmósfera en que predominó el humo, los colores fluorescentes y el cariño que Homme proclamó a Chile: “Siento que ya vivo aquí”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov