*

Culto
El hilo fantasma: el corte inglés

El hilo fantasma: el corte inglés

La cinta, un drama de cámara, pequeño pero repleto de significados y capas, explora las pequeñas particularidades que existen en las relaciones amorosas, donde se mezcla el trabajo, el arte y la pasión irrestricta.

Es principio de los años 50 en un Londres de la post guerra. Aquí conocemos al prestigioso diseñador Reynolds Jeremiah Woodcock (Daniel Day-Lewis), uno de los más importantes del mundo de la moda. Junto a su hermana Cyril (Lesley Manville), llevan adelante su lucrativo negocio, el cual se rige por un amor absoluto por la creación y el orden. Toda la rutina diaria cambiará, o luchará por hacerlo, cuando en su vida entre la joven Alma (Vicky Krieps), una inmigrante que trabaja como mesera y quien pronto se transforma en la musa del gran diseñador.

No es fácil encasillar el cine del director Paul Thomas Anderson. Con temáticas e inquietudes claras, su trabajo no se ha supeditado a una forma tradicional de relato y su nueva historia, El hilo fantasma, es exponente absoluto. Elegante, medida y no exenta de humor, esta es una historia de amor entre un artista y su musa, pero está lejos de caer en convencionalismos. La relación entre Woodcock y Alma parte siendo lo esperado: un genio que busca una musa silenciosa y dispuesta a todo. Lo que Woodcock no espera es que esta musa tenga más personalidad, presencia y valentía que el promedio. También que esté dispuesta a llegar a cosas impensadas para ganar un espacio en la vida íntima del artista.

Es así como la isla de silencio, control y rutina que tan metódicamente se ha construido en la Casa de Modas Woodcock comienza a trastabillar. ¿Esto es malo? En teoría los cambios nunca lo son, y así es como la relación entre ellos comenzará a variar y la historia entrará en territorios inesperados.

Daniel Day-Lewis, quien ha insistido que este es su último proyecto antes de retirarse de la actuación, está perfecto en su rol, entregando una actuación humana, matizada y lejos de los excesos en los que cae de vez en cuando. Lo mismo se puede decir del trabajo de Vicky Krieps y Lesley Manville, nominada al Oscar como actriz de reparto, ambas sublimes en sus complejos roles, haciendo que las luchas constantes y soterradas por tomar el control, sean muestras de perfectas actuaciones.

El hilo fantasma es una cinta que bebe del cine inglés más clásico, un drama de cámara, pequeño pero repleto de significados y capas, que vive tanto de los silencios como de las palabras precisas, de los gestos, las indiferencias y las luchas. Que explora las pequeñas particularidades que existen en las relaciones amorosas, donde se mezcla el trabajo, el arte y la pasión irrestricta.

Sobre el autor: