*

Culto
Jenny Cavallo: “Ojalá que el humor en Viña represente un cambio social más vertiginoso”

Jenny Cavallo: “Ojalá que el humor en Viña represente un cambio social más vertiginoso”

La humorista, que pisará la Quinta Vergara esta noche, habla de su presentación y el histórico momento de la comedia femenina en Viña.

“Feliz”, dice estar Jenny Cavallo sobre su eventual presentación en Viña del Mar. La respuesta la entrega tanto en su conferencia de prensa como en la entrevista que da después a La Tercera, descartando el nerviosismo. Si su paso por la Quinta Vergara fijado para esta noche la tiene ansiosa, lo oculta bien. Cavallo responde a todo con extrema tranquilidad.

“Todo este tiempo ha sido de preparación del guión para Viña, pero es mi material clásico, con algunas cosas recicladas, otras nuevas que ya he ido probando estos últimos meses, pero todo adaptado a este contexto”, dice la comediante. Nacida profesionalmente en el programa Cabra chica gritona (2004-2006), que realizaba junto a Natalia Valdebenito, y con un paso por El club de la comedia y algunas teleseries, a diferencia de la mayoría de sus colegas en Viña 2018, Cavallo llevaba años alejada de las cámaras antes de esta instancia, aunque con exitosas presentaciones en el circuito nacional de stand up. Hoy será la primera comediante en presentarse en esta edición, una versión que históricamente tendrá la misma cantidad de mujeres y hombres en el humor.



-El hecho de que sus rutinas sean menos conocidas que la de los otros humoristas chilenos de este Festival, ¿lo asume como una ventaja o una desventaja?

-Ni lo uno ni lo otro. No creo que me juegue ni a favor ni en contra. Creo que es sólo mi particularidad. Nada te da garantías en una instancia así, entonces yo sólo me he dedicado a concentrarme en mi trabajo y presentar lo mejor posible esta noche.

-¿Ha cambiado mucho su humor desde Cabra chica gritona?

-Sí claro, si así es la vida. Tuve la suerte de hacer Cabra chica gritona, que es un programa que amo y del cual estoy súper orgullosa, y me gusta que la gente lo recuerde hasta ahora. Pero también soy actriz, y después de eso he hecho otros proyectos. También estudié psicología recientemente y me titulé. Y todas esas cosas convergen en lo que soy hoy. Para mí no son cosas separadas; soy comediante, soy actriz y soy psicóloga. Las tres cosas comparten el hecho de observar al ser humano y sus conductas, y es así como escribo mis monólogos.

-¿Hubo la posibilidad de estar en otros festivales antes que Viña?

-Este año también estuvo interesada la gente de Olmué. Entonces fue algo súper sorpresivo, porque existieron dos festivales grandes los que se interesaron por mí, algo que me hizo sentir muy halagada. Terminé optando por Viña, pero entre tanto me he estado presentando mucho en lugares más pequeños, probando mi material. Soy consciente de la importancia que tiene este escenario. Será mi misma rutina, pero tengo que proyectar más la energía. Es distinto actuar para 15 mil que para cien.

-Este año hay por primera vez una paridad de hombres y mujeres en el humor. ¿Lo valora o es una tardía deuda del Festival?

-Creo que no sólo en el Festival, sino que la sociedad en general se está dando cuenta que las mujeres sí podemos estar en cualquier rol y campo laboral. Claro, se ha comentado mucho lo del humor en Viña, pero esto es sólo parte de que las mujeres se han ido tomando lugares donde históricamente no teníamos presencia. Son procesos que quizás son muy lentos, pero el Festival ha reaccionado rápido, porque pasaron de no tener mujeres, a tener una y a tener tres. Ojalá esto represente que el cambio social se ponga más vertiginoso. Yo estoy muy orgullosa de estar en esta generación de humoristas en el Festival, donde por primera vez la mitad del espacio será a lo femenino.

-¿Ha pensado cómo le gustaría proyectar su carrera?

-Me gustaría seguir por el camino del stand up. Y yo sólo puedo hacerme cargo de mi trabajo. La visibilidad pública y en televisión depende de otros factores también. No soy la que decide si estoy o no en pantalla. Lo que sí puedo decidir es a qué me voy a dedicar, y como consecuencia una puede participar de otros espacios.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.