*

Culto
Europe: sobrevivir a la cuenta regresiva

Europe: sobrevivir a la cuenta regresiva

La banda sueca que vio sus orígenes musicales a finales de los 70, ha tenido una carrera de altos y bajos que fue mutando sin sucumbir a la inclemencia de la industria.

Era 1990 y en Viña del Mar se celebraba la trigésimo primera versión del Festival Internacional de la canción. En esta edición sus mayores apuestas internacionales fueron los estadounidenses Cheap Trick, el mexicano Luis Miguel y la banda sueca Europe.

La noche del domingo 25 de febrero, el grupo liderado por Joey Tempest terminó de tocar “Rock the night” -la número 12 de su repertorio aquella jornada- dejando los ánimos del público en alto y con ganas de más.

Sin embargo, los suecos dijeron “Thank you very much”, hicieron un gesto de despedida y abandonaron el escenario.

Sin segundos de diferencia, Antonio Vodanovic se dirigió al público para calmar el ambiente y dar paso al siguiente artistas, o eso parecía.

“El rock de esta noche tuvo nombre: ¡Europe en Viña del Mar! Un show espectacular de 1 hora para comenzar bailando y cantando la música de la juventud, noche final del género folclórico”, dijo el animador.

Pero la efervescencia del monstruo no dio señales de disminuir. Querían aquella canción que esperaban desde que los hombres de Joey Tempest subieron al escenario: “Amigos, una canción que es el éxito de hoy de este grupo, para despedirse de esta, su noche debut, ¡Cuenta regresiva con Europe!”

Rápidamente Joey Tempest, Kee Marcello, Mic Michaeli, John Levén e Ian Haugland, regresaron a tomar sus instrumentos y comenzó a sonar “The final countdown” acompañado de gritos y aplausos atronadores: es lo que el monstruo fue a ver.

Cuatro años antes, Europe publicó esta canción como parte de su disco homónimo, el tercero tras sus álbumes de escaso éxito Europe y Wings of tomorrow; y fue este sencillo el que les concedió la fama internacional, permitiéndoles expandir sus alas más allá de los terrenos nórdicos.

En 1986 imperaba el pop y el new wave en occidente, y en Sudamérica tomó aún más fuerza el emergente rock latino. No era de extrañar que un conjunto que dio sus primeros pasos en el heavy metal encontrara obstáculos para darse a conocer más allá de la lejana Suecia. Pero lo lograron.

David Bowie puede ser considerado el principal gestor de este éxito, al menos de forma indirecta, ya que según contó Joey Tempest -vocalista y compositor de Europe- en entrevista con TeamRock, “Space Oddity” inspiró la letra: “Estaba absolutamente fascinado con él y con el espacio, y cuando finalmente me senté a escribir pensé que sería genial escribir algo como eso, sobre dejar la tierra y flotar lejos de allí”.

Pero “The final countdown” no es la única canción destacada de aquel tercer álbum. “Carrie” alcanzó el puesto n°3 en la lista Billboard y es considerada uno de los lentos infaltables de la década de los 80.
Sin embargo, una carrera musical no se puede sustentar en un único álbum exitoso. Si bien The final countdown les dio el impulso necesario para darse a conocer a nivel mundial, sonando en las radios y programando giras en Europa, Norteamérica y Latinoamérica; la fama tenía fecha de vencimiento.

Who the f*ck is Joey Tempest?

Con la llegada de la década de los 90, la alegría del pop encontró una fuerte contendora con voces fuertes y guitarras rudas que cantaban a una vida de tristeza, decepciones y desamparo.

El grunge, nacido entre finales de los 80 y principios de los 90, impuso una nueva tendencia musical a través de bandas como Nirvana, Soundgarden, Pearl Jam y Alice in Chain; y el éxito alcanzado por los suecos -y su género en general- se vio opacado.

“1991 fue ciertamente un año interesante. Nirvana imperaba y literalmente estaba escrito en una pared, según me dijo nuestro baterista (Ian Haugland). Kurt Cobain escribió: ‘Who the fuck is Joey Tempest’, en el complejo de departamentos Oakwood que compartimos en Los Angeles”, recordó Tempest en entrevista con TeamRock en 2016.

“Seattle era una escena muy diferente. Era más oscura y alternativa, y una reacción a la extravagancia de la música de los 80. Pero en el caso de Metallica y Guns n’ Roses, era genial porque también cargaron la antorcha del rock clásico a los 90 y lo hicieron avanzar”, analizó destacando el trabajo musical de los grupos liderados por James Hetfield y Axl Rose.

A partir de 1992, la banda optó por un receso indefinido. No tenía sentido competir con la revolución musical desencantada del sueño americano. Separación que quedó en el olvido en 2003 cuando Joey Tempest, John Norum, Mic Michaeli, John Levén y Ian Haugland decidieron reunirse y planificar el futuro de la banda. “Pensemos a largo plazo y creemos una nueva relación con nuestro fans”, dijo Tempest.

El vocalista de Europe considera que entonces su meta era “desarrollarse de forma natural y orgánica, y no sentirse presionados porque su próximo álbum sea un éxito. Simplemente fuimos al estudio y nos divertimos componiendo y grabando”.

El resultado de aquella estrategia fue un segundo aire para el conjunto de rock sueco que originó seis álbumes de estudio grabados entre 2004 y 2017, sumando un total de 11 discos con aquellos correspondientes a su primera etapa.

Start from the dark, Secret society, Last look at Eden, Bag of bones, War of King, y el más reciente Walk the Earth reflejan un sonido diferente para Europe, más “moderno” como describió su compositor. Sin el éxito de ventas como prioridad, solo el hacer música.

“Debes estar cansado de ‘The final countdown’…” aseguró quien entrevistó a Tempest para la edición 194 de la revista Classic Rock en 2014. “No, estamos bien con ella. Disfrutamos tocarla en vivo. Fue escrita como canción de obertura para nuestro tercer tour y queríamos obtener la atención de la gente. Pensamos que es una canción genial, es diferente. En 2012 íbamos a tocar en Download y cuando estábamos en camino quedamos atrapados en un taco. En ese momento no sabíamos si lograríamos llegar al show a tiempo, así que decidimos sacar ‘The final countdown’ del repertorio. Estábamos a 10 minutos del escenario, cuando anunciaron que no nos presentaríamos. Le echamos mala suerte. Desde entonces siempre la tocamos”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov