Culto
Bombo Fica: de la micro a la Masterplop

Bombo Fica: de la micro a la Masterplop

Quien comenzó con un sencillo chiste en una sección de Sábado Gigante, evolucionó su narrativa humorística desde el humor blanco a la crítica social para todo público.

En 1986 Jorge “Chino” Navarrete era el hombre ancla del humor en Sábado Gigante con su propia sección llamada “Alegría 86”. En uno de los programas, decidió dar la oportunidad de ganar reconocimiento, y abrirse paso en la televisión, a un joven que mientras se preparaba para ser profesor de religión participaba en las actividades de la parroquia cantando y animando eventos.

“¿Sabe para qué lo estamos entrevistando en esta oportunidad?”, dijo Navarrate a Daniel Fica de 23 años. “Para Sábado Gigante”, respondió sonriente vistiendo jeans y un chaleco mientras sostenía un pack de yogurt. “Justamente, ¡Adivinó el señor! Cuéntenos un chiste”, presentó Navarrete.

“A ver… ¡Las micros! Siempre en las micros pasa algo simpático. Va el chofer en su micro, pasa un tipo, paga el pasaje y se queda parado en la pisadera. El chofer lo mira y le dice: señor, ¿por qué no pasa? Y le responde: No gracias, es que no conozco a nadie”.

Navarrete soltó una risotada, pero es interrumpido por Fica que continúa su chiste: “… con tanta mala suerte, que este chofer siempre ha tenido una mala aventura, se sube una lola, lo mira y el chofer le dice: ¡Adiós, mamacita! Sale un tipo como de dos metros, lo agarra y le dice: ¡Tu papacito, desgraciado! ¿no te vas a despedir?”.

Jorge ‘Chino’ Navarrete y Daniel ‘Bombo’ Fica en 1986.

Ese fue el debut televisivo de Daniel Haroldo Fica Roa. Chistes rápidos, sencillos e inocentes que en aquella primera aparición frente a las cámaras, carecieron del histrionismo narrativo que actualmente les da.

Pero solo era cuestión de tiempo, era el primer paso de su camino en el humor.

Bombo Fica apareció por primera vez como tal en el programa Éxito, conducido por José Alfredo “Pollo” Fuentes. Desde entonces eligió una presentación personal que determinó quien sería en sus ya 30 años de carrera. Con un impecable traje blanco y un bombo dijo: “Buenas tardes, yo les vengo a hablar del bombo”. Ser profesor de religión finalmente fue descartado.

El programa En busca del éxito le dio su segundo escenario. Con su bombo a cuestas, se presentó ante el productor Polo Herrera ofreciendo declamar un poema, pero ellos querían un humorista.

“Mira, si contai chistes con el bombo podís participar”, recuerda Fica como respuesta según consigna La Segunda. “Salí al escenario. La ropa me la prestaron ellos: me consiguieron un chaqué negro con un tongo. Me fue tan bien, que gané un día, gané la semana y luego el mes. Y me contrataron como artista profesional con cuatro rutinas. Me pagaron como 50 mil pesos”.

No se entregó del todo a la televisión. Daniel Fica comenzó a estudiar para complementar aquella carrera en el humor que había tomado un primer impulso. Comunicación audiovisual, producción y eventos especiales fue su profesión elegida en la Universidad Técnica, lugar donde también conoció a su futura esposa y madre de sus cuatro hijos.

Uno de ellos, Sebastián Fica, lo ayudó en sus rutinas a comienzos del 2000 como parte del show ‘Bombo y Bombito’ en Venga Conmigo. El factor ternura era el pilar fundamental de aquella performance en que ‘Bombito’ -hoy con 22 años- intercambiaba chistes con sus padre. Algunos de los cuales, siguen siendo parte del repertorio de Bombo.

Bombo y Bombito en Venga Conmigo el año 2000.

Pero su colaboración como compañero de rutina no fue la única forma en que Sebastián afianzó la marca ‘Bombo Fica’. En 2012, cuando Fica se presentó por segunda vez sobre el escenario de la Quinta Vergara, su objetivo era desprenderse del instrumento que le dio el nombre, pero su ‘insistente’ como denominó a Sebastián, dejó el bombo a su lado. No quería que abandonara una pieza clave en sus orígenes.

Con participaciones en distintos programas de televisión de diferentes canales, Daniel ‘Bombo’ Fica fue forjando su reputación y evolucionando sus chistes con historias cada vez más extensas y elaboradas, todas creadas por él mismo.

“Yo hago mi propia puesta en escena y soy responsable de mi éxito y mi fracaso”, dijo en entrevista con La Segunda. “No escribo nada. Lo mío pasa de lo visual a la retención mental y de lo mental a lo verbal. Soy un profesional en esto”, aseguró el humorista que en 2009 saltó de los sets de televisión al Patagual.

En 2009 Chilevisión tenía los derechos de transmisión del Festival del Huaso de Olmué. Un debut exitoso en un evento masivo, que probó frente a una audiencia mayor una rutina basada en historias sencillas cargadas de sus dotes de cuentista.

Fue aquel escenario el que hizo que Claudio Vukovic, el entonces director del Festival de Viña del Mar y productor en Canal 13, se fijara en él como carta en el humor.

En 2010, TVN y Canal 13 cumplían un segundo período a cargo del festival con Soledad Onetto y Felipe Camiroaga como dupla de animadores. Fica ingresó al escenario conduciendo un auto ‘huevito’ a tono con su vestimenta, impulsado por la fuerza de un tramoya. Frenó el auto, se bajó y sacó del vehículo su bombo: “Al gran maestro Coco Legrand le gustan las motos, a mí me gusta el huevo”.

La picardía del roto chileno, bromas en torno al “hombre rana boliviano”, un argentino superado por la astucia chilena y chistes de tartamudos; dieron fuerza a los primeros minutos de show, pero no se quedaría en aquellos temas.

El caso de corrupción en Chile Deportes, el funcionamiento del transporte público, las medidas del gobierno de turno para ayudar a los damnificados ante los desastres y la transformación de 5 kilos de drogas en “un papelillo”, dieron éxito indiscutido al hombres tras la frase “sospechosa la w…”.

Los chistes blanco como su traje y sombrero, ya no eran su as bajo la manga, si no la conjugación de cuentos livianos con situaciones reales que permiten reírse de la actualidad chilena.

Festival Viña del Mar 2012.

Dos años después, regresó al magno evento viñamarino. Cambió su entrada, esta vez con un scooter y su hijo llevando el bombo que Fica intentó dejar fuera. Su puntapié inicial: recordar su paso anterior por el festival del bicentenario, aquel interrumpido por el terremoto del 27 de febrero que -según Fica- hizo que todos se olvidaran de su participación. Pero esta segunda oportunidad tuvo su hito, y su nombre fue Masterplop.

En 2011, se destapó el caso La Polar, en que cientos de personas se vieron afectados por una crisis crediticia detonada por repactaciones no consensuadas por los clientes. Esta polémica real, fue tema bajo un nombre mezcla de Master Card y el clásico ‘plop’ de Condorito.

“Esto me pasó de verdad con una de estas grandes tiendas”, aseguró Bombo Fica en entrevista en el programa El cubo de CHV. “Compré unas cosas, saqué la tarjeta, pero pedí que no me agregaran ningún seguro. Pero después igual me lo cobraban, fui a reclamar, pero nadie me dio solución. No pagué nada, pero igual aparecí en DICOM”, recordó el humorista.

“Les llegaba a todos, de izquierda, de derecha, daba lo mismo. Eso demostró que la gente no le había tomado el peso al dinero plástico, que había un abuso de parte de la gente que administraba las tarjetas”, analizó el militante del Partido Comunista desde 1990, que firmó nuevamente por el partido en 2017.

“Vociferar y gritar desde la otra vereda, pero sin asumir ningún compromiso, no tiene ningún valor”, aseguró en entrevista con La Tercera respecto a su decisión de hacer pública su adhesión política, pero afirma que “Piñera hoy en día es mi presidente y lo voy a respetar, aunque yo no haya votado por él. En la vida hay que aprender a perder”.

“La vida es un carnaval” de Celia Cruz fue la canción elegida por el comediante como su favorita en conversación con Culto, pero su vínculo musical más conocido es con los Foo Fighters, lo cual -al igual que él- se enmarca en el humor.

“Hace muchos años en una revista aparecieron ‘los dobles de’, y el baterista de Nirvana era el doble de Bombo Fica. Y ahí empecé a averiguar quién era, que había estado en Nirvana y ahora en Foo Fighters”, recordó Fica en entrevista con La Hora.

Y es que las redes sociales cada cierto tiempo recuerdan el parecido entre Bombo Fica y el músico Dave Grohl. Aún cuando firmó para el PC, circuló su imagen simulando firmar un disco de la banda estadounidense.

“Pero nos encontraremos cuando venga a Chile y me sacaré la foto. No soy fan, pero escucho Nirvana y Foo Fighters”, concluyó Daniel Fica, como una suerte de promesa a quienes celebran aquella comparación.

“Humor contingente, cotidiano y simple”. Así define Bombo Fica su estilo actual. El resultado de un repertorio que comenzó como una seguidilla de chistes rápidos de carácter inocente, que evolucionó a lo cuestionable y lo incorrecto que ocurre en Chile. A la esencia de cómo es el roto chileno. Las cosas como son con una fuerte dosis de exageración teatral.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov