*

Culto
Netflix da el gran golpe y se queda con Ryan Murphy

Netflix da el gran golpe y se queda con Ryan Murphy

En un trato histórico, el mentor de American horror story producirá de forma exclusiva para la plataforma.

Cuando Disney confirmó un acuerdo para comprar la gran mayoría de FOX en diciembre, el periódico The New York Times tildó el movimiento como “el mayor contraataque de una compañía tradicional contra los gigantes tecnológicos que se han tomado el entretenimiento”. Después de todo, gran parte de la motivación de Disney para realizar el llamado “trato del siglo” era absorber contenido para nutrir su futuro servicio de streaming, que competirá directamente con plataformas como Netflix.

Pero si ese round fue para Mickey Mouse y compañía, ahora el golpe viene desde la esquina de Netflix. La noche del martes, se anunció que el servicio de streaming firmó un acuerdo de exclusividad con el realizador Ryan Murphy, por una cifra que según el mismo New York Times llegaría a los US $ 300 millones, el mayor monto pagado en la historia de la pantalla chica por hacerse con los servicios de un creativo.

Un contrato ostentoso que sorprendió al mundo televisivo: Murphy es uno de los nombres más cotizados y exitosos de la industria, habiendo creado series como Nip/Tuck y Glee, y actualmente detrás de American horror story, American crime story y Feud, todas pertenecientes a FOX y sus asociados, como FX. Su traspaso a Netflix marcará la partida de su antigua casa televisiva tras 15 años, lo que se dará en julio, cuando expire su contrato actual con la señal televisiva.

El movimiento es un golpe directo para Disney: con el trato de diciembre, la compañía está próxima a hacerse con los canales televisivos de FOX, y según la prensa norteamericana, la mismísima cabeza de Disney, Bob Iger, habría estado negociando con Murphy para que continuara en el nuevo proyecto televisivo de la compañía. Pero el escenario en la pantalla chica de la fusión de Disney y FOX es incierto, con pocas luces aún sobre cuáles canales y proyectos seguirán al aire, factor que habría determinado la decisión del realizador.

Antes del nuevo acuerdo, que durará cinco años, Murphy ya había vendido dos proyectos a Netflix, con el permiso de FOX: una precuela de Atrapado sin salida, llamada Ratched, y la sátira The politician. Las series que Murphy tiene actualmente en FX y FOX se seguirán realizando en esos canales mientras las cadenas las sigan renovando.

El trato es precedido por otro golpe previo de Netflix a Disney: en agosto, la plataforma firmó un acuerdo de exclusividad con Shonda Rimes, otra de las realizadoras más populares de la industria.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.