*

Culto
Obras de artistas y pacientes del Psiquiátrico llegan al MAVI

Obras de artistas y pacientes del Psiquiátrico llegan al MAVI

La muestra incluye trabajos de Oscar Morales, Jackson Andrade y José Reyes. Desde hace seis años, la Radio Estación Locura del hospital da voz a sus potenciales creadores.

Una grabadora de voz pasada de mano en mano a un grupo de pacientes del Instituto Psiquiátrico Dr. José Horwitz Barak, bajo la supervisión del psicólogo Ernesto Bouey. Así, con implementos básicos y pequeños capítulos de 30 minutos subidos a su web -www.estacionlocura.cl-, partió en 2012 Radio Estación Locura (REL). “Sentía que había pocos espacios de conversación en el establecimiento, así que propuse esto con la idea de generar una iniciativa de diálogo más participativa y horizontal con los mismos pacientes”, explica Bouey, hoy docente asociado de la institución. Y agrega: “Venía con otros referentes en mente: la radio La Colifata de Argentina que funciona desde los 90 y la radio La Diferencia del Hospital El Salvador en Valparaíso. Dos ejemplos cercanos de prácticas inclusivas”.

Al poco tiempo el proyecto tomó forma: Bouey junto a otros profesionales y pacientes del instituto -la mayoría de ellos diagnosticados con esquizofrenia- se comenzaron a juntar una vez por semana para pautear lo que querían conversar al aire. “Al principio se hablaba mucho de las condiciones de hospitalización, de temas como el electroshock, de prejuicios de la sociedad hacia ellos y cómo les costaba insertarse”, cuenta el psicólogo.

Pronto, los temas empezaron a variar y a abarcar temáticas más allá del propio establecimiento: hoy cuentan con una amplia cartelera semanal que incluye programas como Séptimo Arte, donde se comenta sobre cine, Los titanes del deporte, que aborda temas ligados principalmente al tenis y fútbol, y Me contó una paloma, dirigido por una paciente -Paloma- que habla sobre actualidad noticiosa.


Tres pacientes artistas

La radio se consolidó definitivamente en 2016, cuando se adjudicaron un Fondo Nacional de Proyectos Inclusivos (Fonapi) y pudieron implementar su sala de transmisión con lo propio de una radio: micrófonos, audífonos e, incluso, pago de honorarios para los participantes. Por esos días ya se podían ver pegados en los pasillos del Instituto dibujos de Oscar Morales, un paciente esquizofrénico, aficionado al arte, que también participaba del panel radial.

Sin proponerselo sus dibujos -de lápices scripto, palo y acrílico sobre papel- comenzaron a instaurar una exposición siempre cambiante en la Unidad de Psicoterapia del Instituto, a la que poco a poco se fueron uniendo otros pacientes con pinturas y esculturas.

La voz se corrió y así la artista visual Grace Weinrib llegó un día al establecimiento atraída por los buenos comentarios en torno a la obra de Morales. Conmovida con la diversidad expresiva del grupo, al poco tiempo quizo formar parte de Estación Locura, con la idea de llevar al museo el trabajo de los pacientes. “Descubrí un universo complejo, fascinante, crudo e incomprensible entre todos los participantes”, cuenta.

Tras meses de trabajo, hoy el proyecto se consolida en el Museo de Artes Visuales de Santiago (MAVI) con el nombre Una exposición de Radio Estación Locura, que -bajo la curaduría de Weinrib y la artista Catalina Quezada- reúne la obra de Oscar Morales (1951) y otros dos pacientes psiquiátricos: Jackson Andrade(1980) y José Reyes (1961), quienes presentan una serie de esculturas en cartón y una proyección audiovisual con su trabajo, respecticamente.


Hijos del Art Brut

La temática que unifica a los artistas es el Art Brut, término acuñado desde 1972 en referencia a obras que responden a un proceso creativo espontáneo, sin condicionamiento cultural. En palabras de Quezada: “Son artistas que no responden a problemáticas del arte contemporáneo o incluso de la historia del arte, sino que están despreocupados de su yo psicoanaliticamente hablado (…). Lo que hacen de alguna forma es hablar de su enfermedad a través de dibujos y están despreocupados de la mirada de otros sobre sus obras”.

Morales crea precisamente desde ahí: la muestra reúne 100 pinturas y dibujos suyos, pero lo cierto es que cuando comenzaron preparar la muestra se descubrieron más de 700 obras de él guardadas en cajones. La más antigua data de 1998. “Tiene un dibujo en el que hay un pequeño cuadro de girasoles amarillos, creémos que en referencia a Van Gogh. Definitivamente ha observado su trabajo. También tiene muchos poemas”, explica Quezada. Y Bouey, agrega: “Una galería de París le compró varios cuadros hace unos años. Y además ha expuesto pinturas en Portugal y Londres”.

El trabajo de José Reyes, en tanto, presentado en la exposición a través de un video, también es una muestra de las obsesiones de pacientes y cómo estos se relacionan con el entorno: “Él hace dibujos de súper héroes detrás de cartones de cereales o cajas de puré, y al lado les pega un poema asociado a los personajes. Tiene docenas de dibujos iguales. Quisimos mostrar su obra a través de una grabación que muestra su proceso creativo”, cuenta Quezada.

La muestra se complementa con el trabajo de otros artistas: Francisco Sanfuentes, por ejemplo, musicalizó poemas y grabaciones de la Radio, mientras que Johana Unzueta hizo una escultura que rememora el entorno del Instituto.

“(La iniciativa de la radio) ha sido un muy buen espacio para relacionarse entre profesionales y pacientes, y también con gente de afuera”, opina Bouey. Y agrega: “Antes de la radio no me habia dado cuenta de cómo vivián ellos su día a día: desde el sometimiento hasta la violencia muchas veces ejercida por la propia institucion a través de electroshock, por ejemplo. La radio es el único espacio de conversacion del hospital que puede visibilizar eso y darse cuenta de las necesidades que tienen”, concluye.

Sobre el autor: