Culto
OMA Art Gallery, el nuevo espacio de arte emergente

OMA Art Gallery, el nuevo espacio de arte emergente

La galería inaugura este martes con una muestra colectiva de los artistas Pablo Concha, Ignacio Bahna y Francisco Peró.

Catorce exposiciones en lugares patrimoniales emblemáticos como el Museo de Artes Decorativas (MAD), la Biblioteca Nacional o el Centro Cultural Matucana 100, es el recuento que hace hasta hoy One Moment Art (OMA), una plataforma itinerante, que bajo la dirección de José Manuel Belmar, se dedica a generar exposiciones en distintos edificios históricos de Santiago desde 2015. El mismo año nació Tonic, una revista de arte y coleccionismo latinoamericano, creada por Camila Opazo con el propósito de promover y difundir el mercado de arte local.

Ahora ambas iniciativas tendrán un mismo punto de encuentro en OMA Art Gallery (Los Leones 0282, departamento 42, Providencia), un nuevo espacio artístico que a partir de hoy albergará propuestas multidisciplinarias de jóvenes artistas que comulgan especialmente con obras site specific, es decir, dispuestas en un lugar específico.

La idea surgió hace sólo unos meses, cuando el coleccionista y mecenas Francisco González le ofreció a Belmar un espacio para trabajar en una nueva propuesta galerística. El puzzle se terminó de armar cuando incluyeron a Opazo: “Lo que propuse fue poner en práctica todo lo que he observado del galerismo y coleccionismo gracias a la revista. Principalmente queremos proponer un sistema que tenga mucho más arraigada la relación entre galerista, artista y coleccionista”, explica. Y añade: “Queremos instaurar un modelo ecuánime, donde todos los agentes estén homologados: desde los artistas, curadores y galeristas, hasta los coleccionistas y editores”.

La galería abre con Enhebrar-es, una exposición colectiva de tres artistas que han trabajado propuestas en estrecho diálogo con el espacio arquitectónico. Así, mientras Pablo Concha -quien actualmente expone también en el Museo Nacional Bellas Artes- presenta una serie de esculturas en madera que reflexionan sobre el paisaje marino y su contaminación, el artista Ignacio Bahna exhibe obras realizadas en madera carbonizada y picoyo, un material translúcido que resulta de la concentración de resina de araucaria petrificada.

La muestra se completa con la obra de Francisco Peró, que a diferencia de Concha y Bahna -representados por OMA a partir de hoy-, es el único que proviene de otro espacio: galería Isabel Aninat.

“Es parte de nuestra propuesta hacer intergalerismo y relacionarnos así con otros agentes. En este caso, Francisco hizo un mural in situ en la galería y además presenta una serie de dibujos”, explica Opazo.

El nuevo espacio de 140 metros cuadrados cuenta con tres salas, una de ellas dedicada especialmente al área editorial, donde tendrán cabida no solo los catálogos de OMA, también se presentarán una serie de libros de artistas de creadores como Gerhardt Rubio, Claudio Perez y Rodrigo Opazo.

En cuanto a los precios de obras, estos oscilarán entre los $300.000 y $7.000.000. “Queremos abrir el mundo del coleccionismo a nuevos campos, a gente que se siente alejada del arte y que recién se está abriendo a la compra de piezas. Es un sistema que hay que consolidar trabajando con nuevos públicos y artistas”, concluye la galerista.

Sobre el autor: