Culto
Carolina de Moras: “A mí no me interesa achancharme en un canal”

Carolina de Moras: “A mí no me interesa achancharme en un canal”

La animadora de Viña analiza lo que será el último Festival de CHV antes de una nueva licitación. También habla de su rol en el matinal del canal y de las críticas que le realizó su ex compañero, Ignacio Gutiérrez.

Cuando se le pregunta por el hito, asegura que recién el último tiempo algunas personas se lo han hecho notar: cuando Carolina de Moras se suba al escenario de la Quinta Vergara el 20 de febrero para inaugurar la primera noche de Viña 2018, alcanzará la marca de la animadora con más festivales en el cuerpo: cinco, récord que compartirá con Pamela Hodar y Myriam Hernández. “Se siente casi como un récord Guiness”, dice riéndose, y agrega bromeando: “No sé, me irá a llegar alguna estatuilla, una piochita, un tazón con mi cara, algo que sea”.

En conversación con La Tercera, De Moras habla sobre lo que quizás será su último Festival (hay licitación este año) y su presente como conductora de La Mañana, el matinal de CHV.

¿Pensó que animaría tantas veces el Festival?

No, porque cuando partí fue justo el último año de la licitación pasada. Entonces pensé que sería la primera y última vez. Me acuerdo siempre de la última noche de ese primer Festival (2014), que nos despedimos diciendo “hasta siempre, Viña”, y después pasó que Chilevisión renovó la licitación (se ríe). Entonces como que se dio que yo era la animadora y así seguí.

¿Siente este como su último Viña? Considerando que hay licitación.

Hay que tomarlo con naturalidad. Este es un show cuya vigencia es por cuatro años, que después implica una licitación bien abierta y transparente, y creo que hoy el Festival ha subido sus bonos, entonces habrán más señales interesadas. Entonces que sea lo que tenga que ser; igual me queda un trabajo hoy a cuestas no menor para sacar adelante, que son seis noches de festival que son bastante intensas. Claro, me encantaría que siguiera aquí, pero si no, me llevo la estatuilla de ser la que más ha animado (se ríe).

¿Qué le parecen algunas críticas a la sobrecarga de música urbana de este año?

Siempre aparece el disconforme que dice que “es que deberían haber hecho otra cosa” o que “este año sí que está fome”. Una se ríe, porque ve a esta gente en redes sociales o a algunos opinólogos sabiondos que critican la parrilla. Y hasta la semana pasada, teníamos cerca del 90% vendido.

En el caso que el Festival quede en otro canal, ¿se cambiaría?

Se tendría que dar de forma orgánica. Una nunca sabe. Una es una profesional que siempre está atenta a oportunidades de seguir creciendo. A mí no me interesa achancharme en un canal. Lo que quiero es ser siempre mejor profesionalmente y probar diferentes formatos. Entonces habría que verlo más adelante. Porque hoy día, insisto, todavía tengo seis noches que sacar adelante.

Hablando de su presente, ¿ha reflexionado cómo puede La Mañana salir del tercer lugar de rating?

Siempre hay una conciencia de todas las personas que hacemos televisión de que queremos ser primeros y vamos a seguir trabajando para subir. No nos vamos a conformar ni con el cuarto, ni tercero, ni segundo. Nuestra idea siempre es el número uno. Pero para eso se necesita trabajo y una cuota de suerte.

Hoy los matinales hablan mucho de la competencia, como Juan Pablo Queraltó hablando de su salida de Bienvenidos en La Mañana. ¿Cómo ve eso?

Es que creo esto sucede incluso ahora menos que antes. Yo que tengo un poco de recorrido en lo que implica que el resto hable de ti (se ríe), creo que es menos descabellado la forma para referirse entre los colegas. Además, no es como si nosotros impusiéramos ese tema. Si lo de Queraltó aparece en varios medios escritos, ¿cómo no lo vamos a tocar en el matinal? Son personajes que llaman la atención.

A comienzos de mes, Ignacio Gutiérrez la criticó por guardar silencio ante su salida de CHV. ¿Le incomodó?

A Ignacio lo encuentro un gran profesional y un gran animador, pero este problema que tuvo Nacho con el canal fue justamente eso; entre Nacho y el canal, y en específico con un ejecutivo que ya ni siquiera está. Si yo me metía, pasaba a ser problema de Ignacio y Carolina de Moras. Yo no estuve de acuerdo con que demandara al canal y se lo dije. Tengo mi opinión en lo que pasó, pero guardar silencio hasta el día de hoy creo que es una forma de protegerlo y de no inmiscuirme en algo que no me pertenece. Estoy tranquila con haberle dicho lo que yo pensaba de las decisiones que estaba tomando. Y si me siguen sacando al baile, yo pido que no, no tengo ganas. Yo creo que es súper bueno que tenga la oportunidad de hacer lo que está haciendo en TVN, y ojalá pueda demostrar todas las capacidades que tiene.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.