Culto
Tras descartar a Stevie Wonder y Pet Shop Boys, Jamiroquai ficha entre los más caros de Viña 2018

Tras descartar a Stevie Wonder y Pet Shop Boys, Jamiroquai ficha entre los más caros de Viña 2018

La banda se sumará a la noche anglo, luego de extensas negociaciones en que se barajaron a distintas figuras musicales. Para bajar hasta la Quinta Vergara, los ingleses pidieron cerca de US$ 600 mil, aunque en esta edición son superados por Luis Fonsi.

Se ha convertido en la negociación más áspera de cada año. Pero para esta vez fue particularmente difícil: las gestiones por fichar al artista anglo del próximo Festival de Viña, el último cupo que faltaba por llenar en el evento, se fueron dilatando entre acercamientos fallidos, agendas que no coincidían con los plazos y figuras que descartaban un viaje tan extenso al sur.

Hasta que sólo ayer, a casi un mes de la cita, llegó el humo blanco. Jamiroquai, la banda británica que en los 90 llenó la radio con su extravagancia y sus bailes acrobáticos, será el gran nombre anglo que pasará por la Quinta Vergara, sumándose a la noche del jueves 22 de febrero junto a Stefan Kramer y Europe.

La propia alcaldesa Virginia Reginato, encargada ayer de difundir la información, respiró aliviada: hasta esta semana, la vacante que lucía esa jornada, con las entradas ya a la venta, era uno de sus grandes dolores de cabeza y motivo de cierta fricción con los organizadores de la fiesta veraniega. De hecho, para llegar hasta la agrupación que monopoliza sin contrapesos el cantante Jason “Jay” Kay, pasaron por puñado de nombres diversos y de géneros muy distintos.

Por ejemplo, hasta octubre, CHV y la productora T4F+Bizarro tenía sobre la mesa la opción de armar una noche anglo con Blondie y el ex Beatle Ringo Starr. Se sondeó la disponibilidad de ambos y los acuerdos por derechos de televisación, pero finalmente una serie de factores -entre ellos, sus altas tarifas- terminaron por abortar el plan.

Luego otra leyenda, Stevie Wonder, también apareció en el radar. Los promotores también alcanzaron a hablar con sus representantes de algunas consideraciones en torno a su visita, pero todo quedó descartado debido a los topes de agenda del artista. El autor de Superstition simplemente no tenía espacio en su itinerario para retornar a Sudamérica a principios de 2018.

Tras barajar a estrellas como Rod Stewart -que precisamente pasará por Santiago sólo días antes del Festival, el 18 de febrero-, los responsables del certamen tenían como primera opción al dúo Pet Shop Boys. Las opciones de amarrar a los británicos eran ciertas y había un acuerdo en gran parte de los puntos, aunque apareció un tope de relevancia: la actual escenografía del grupo excedía las dimensiones de la Quinta Vergara. Por tanto, era imposible que su performance se montara con normalidad.

A partir de ahí tomó fuerza Jamiroquai, avalados además por sus fervorosas escalas anteriores en la capital. Por ejemplo, hace muy poco, en diciembre de 2017, pasaron con éxito por el Movistar Arena. Para este debut en la Ciudad Jardín, pidieron una tarifa cercana a los US$ 600 mil, lo que los convierte en uno de los invitados mejor pagados del espectáculo (el monto no incluye gastos de avión, carga u hotel). Eso sí, están lejos de Luis Fonsi, quien para esta versión se llevó la mayor tajada -justificado en el estatus que adquirió con Despacito-, con un precio de alrededor de un millón de dólares.

Y, además, los ingleses también están muy lejos de lo exigido por las otras estrellas anglo que cantaron en la Quinta Vergara en la era CHV, como Rod Stewart y Elton John, todos con una inversión que también se acercó al millón de dólares. De alguna manera, las cifras de ayer y hoy son el reflejo de una instancia que también ha debido ajustar su presupuesto acorde a las turbulencias financieras de la industria televisiva, con CHV viviendo su último año como señal organizadora.


Con nuevo material

Por otro lado, y después de siete años sin nuevo material, Jamiroquai lanzó a fines de marzo Automaton, su octavo trabajo y sucesor de Rock dust light star, de 2010. Con las influencias setenteras, el funk y los sintetizadores de siempre, el álbum fue bien recibido por la crítica y logró el número uno en Dance/electrónica de Billboard.

Luego se fueron en una gira promocional que los tuvo por Europa, Japón y Sudamérica. Sin embargo, el tour se vio interrumpido por dos infortunios: en abril, la muerte de Toby Smith, miembro fundador y tecladista hasta 2002 de la banda, quien fue además co-autor de éxitos como “Virtual insanity”; y una lesión recurrente en la columna del líder de la banda, que requirió de cirugía en el mes de mayo. Además de Viña, la banda pasará en abril por el festival californiano de Coachella, uno de los más célebres del planeta.

Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.