Culto
El fascinante mundo de Pina

El fascinante mundo de Pina

En poco más de una hora, la pieza permite recoger vivencias, maravillarse, reír y enriquecerse con nuevos antecedentes para extasiarse aún más con la creación.

Pina Bausch fue y es un referente de la danza. Su legado renovador, su particular manera de poner en el tapete miedos, vicios y frustraciones; de transmutar el diario vivir al movimiento; de conjugar acciones escénicas simultáneas; de ser un espejo crítico de la sociedad, son fuentes aún de inspiración y de admiración. Y en ese sentido, hace siete años Cristiana Morganti, quien fuera integrante del Tanztheater de Wuppertal por más de una década y, por ende, cercana a la coreógrafa alemana hasta su muerte en el 2009, le rindió homenaje al crear una pieza que devela parte del día a día creativo de la artista.

Moving with Pina, que se estrenó en el GAM como parte de Santiago a Mil, es literalmente una conferencia (en italiano, con subtítulos) danzada, que desenmaraña algunos tópicos -poéticos y técnicos, pero también humanos- que Bausch planteaba a la hora de crear sus obras junto a la compañía. Con profunda sensibilidad, no exenta de humor y derrochando simpatía, Morganti desarrolla un relato que explica claramente, con palabras, gestos, movimientos, y, por supuesto, danza, el lenguaje coreográfico de la artista alemana y ese proceso inventivo que el público desconoce.

Enfundada en un vestido largo rojo, comienza una narración plena de anécdotas que luego -y tras cambiar su ropaje en escena a algo más sencillo en negro- va sumergiéndose en la estética de Bausch en general, pero también en particular a través de referencias a obras específicas, como Agua (2001), que ejemplifica a través de parte del solo que le correspondió; Leyenda de castidad (1979), para explicar el “extrañamiento”, término que acuñó la propia Morganti, para definir el cómo la artista transportaba un acto a un contexto totalmente distinto, o Kontakthof (1978), para demostrar cómo utilizaba los gestos de la vida cotidiana. Pero también saca a relucir otros hitos, ya sea La consagración de la primavera (1978), Viktor (1986), Carnations y Walzer (1982).

En poco más de una hora, la pieza permite recoger vivencias, maravillarse, reír y enriquecerse con nuevos antecedentes para extasiarse aún más con la creación. Un merecido tributo en manos de una artista que emociona con su magistral lección del universo de Pina Bausch.

Sobre el autor: