Culto
Solar: el sábado en que dieron play a todos sus éxitos

Solar: el sábado en que dieron play a todos sus éxitos

La banda de Alejandro Gómez cerró con una presentación de larga duración la trilogía de conciertos con los que conmemoraron los veinte años del disco Play.

Solar, la mítica banda de los noventa de la que muchos hablan, pero pocos tuvieron la suerte de ver en vivo, sube al escenario de la Blondie a las 22:50 la noche. Es el tercer concierto desde que el quinteto original, ese que el 97 lanzó Play —LP esencial de la década—, decidiera reencontrarse. Alejandro Gómez, Javier Pañella, Ricardo Contesse, José Dominguez y Claudio Olguín, están resueltos en hacer justicia al disco y a la historia olvidada de la banda, recordándonos su amplio repertorio.

Pasan pocos segundos hasta que el público estalla al escuchar los primeros acordes de “Vacío”, tema que abre la jornada y también el aclamado Play. “Saber de mí”, “Port a luz” y “7 días” se encadenan y golpean a los nostálgicos presentes.

“Este tema no es de Play, pero es como si lo fuera”, dice Gómez al presentar “Impredecible”, del LP Sentido Común (2003), quinta canción de la noche y primer desvío que toman del disco que los convocó. El público lo recibe entre aplausos.

Continúan la marcha por Play casi sin respiro hasta llegar al primer paradero de la noche: “Por costumbre”; sin duda el tema más famoso y coreado de la jornada. La canción no solo marcó la historia de la banda, también es un hito dentro del concierto. El público carga las pilas para el tramo final.

Un nuevo desvío de Play trae a “Sábado”, segundo tema más cantado de la noche, un regalo inesperado que conmovió a los más fan. Cuando todavía todos digerían la canción que le dio nombre al segundo disco de Solar (2001), aparece el portentoso “Siempre uno mismo”, probablemente una de las mejores obras de la historia de Solar. Rematan el paréntesis con el energético “Nadie me dijo”.

Retoman las melodías de Play con “Armonía” y “Lo que eres”, que vuelven a unir las gargantas de los espectadores. Realmente la noche es luminosa. La comunión entre músicos y público es total. Tanto arriba como abajo del escenario se ven sonrisas.

Alejandro Gómez reflexiona “son 20 años ya”, y luego se arriesga y pregunta “¿Quién tiene 20 años acá?”. Muchos infiltrados levantan la mano, pero no son pocos los que realmente son veinteañeros. Conquistaron generaciones desde el retiro.

“Esta es la última”, prometen antes de tocar “Voy a Marte”. Mentirita blanca, porque hubo un tema más, “Medícame”.

Una hora treinta desde que entonaron “Vacío”, 13 años desde su separación y dos décadas desde Play, Solar vuelve a ser ovacionado y logran su cometido, recordarnos que fueron, son y serán, mucho más que el disco Play.


Sobre el autor: