Culto
The End of the F***ing World y por qué amamos a los adolescentes problemáticos

The End of the F***ing World y por qué amamos a los adolescentes problemáticos

La nueva serie original de Netflix es una apuesta por la comedia negra con la irreverencia de los adolescentes.

Razones para verla hay muchas. Está protagonizada por Alex Lawther, actor del capítulo ‘Shut up and Dance’ de la tercera temporada de Black Mirror. Su coestrella, es Jessica Barden, que participó en la tercera entrega de Penny Dreadful. La música es de Graham Coxon, el guitarrista de Blur y está basada en el cómic de Charles S. Forsman del mismo nombre que la serie.

Pero, ¿qué tienen los adolescentes en problemas que nos cautivan tanto? Lo vimos el año pasado con Atypical, que cuenta la historia de Sam, un joven de 18 años que se encuentra en el espectro del autismo y está buscando el amor. O Bates Motel, que nos relata la historia de cómo Norman se convierte en el asesino de Psicosis (1960).

The End of the F***ing nos cautiva de la misma manera. Alyssa es una joven que está buscando emociones fuertes. Tiene problemas en su casa y un padre ausente que no ve desde que era una niña. James cree que es un psicópata y su objetivo es asesinar a alguien. Bajo esta premisa, los dos jóvenes se desenvuelven en una serie de conflictos que altera no solo la relación entre los dos, sino también el curso de sus vidas para siempre.

En sólo 8 capítulos, la producción de Channel 4 nos enamora una vez más de dos adolescentes en problemas y las situaciones poco comunes a las que se enfrentan. La serie está disponible en Netflix y cada capítulo dura alrededor de 20 minutos. The End of the F***ing World nos parece tan buena idea como cualquiera para ocupar 3 horas de tu vida este fin de semana.


Sobre el autor: