Culto
Tres anuncios por un crimen, la insospechada triunfadora de los Globos de Oro

Tres anuncios por un crimen, la insospechada triunfadora de los Globos de Oro

Con cuatro estatuillas, incluidas las de Mejor película dramática y guión, la cinta de Martin McDonagh desplazó a The Post y La forma del agua. El 25 de enero llegará a Chile.

Parecía demasiado compacta, brutal e indie, incluso, como para brillar entre las grandes producciones del año, y sin embargo terminó convirtiéndose en la Cenicienta de la noche. Si la entrega número 75 de los Globos de Oro del domingo pasado ya se anunciaba como una jornada cargada al activismo y los micrófonos abiertos al feminismo hollywoodense, una de sus más discretas contendoras, Tres anuncios por un crimen, logró reponer la tensión y alterar pronósticos en una premiación que por poco pasa inadvertida en términos cinematográficos.

Escrita y dirigida por Martin McDonagh (1970), el dramaturgo de origen británico, aunque nacionalizado irlandés, y quien en 2006 ya había ganado un Oscar con el cortometraje Six Shooter y un BAFTA en 2009 por Escondidos en Brujas, la historia recae ahora en Mildred Hayes, una mujer de 50 años que ha decidido declararle la guerra a la policía luego de que su hija fuera asesinada hace meses sin que aún aparezca el culpable. Interpretada por Frances McDormand, ganadora del Oscar a Mejor actriz en 1996 por Fargo, la protagonista deja tres carteles en la entrada del pueblo con duros mensajes sobre el jefe de policía, William Willoughby (Woody Harrelson), pero al percatarse de su provocación, los uniformados del poblado de Ebbing, Misuri, en el Medio Oeste de Estados Unidos, desatan una batalla campal con el fin de desacreditarla.

La corrupción, impunidad y los abusos de poder encarnados por el oficial Dixon (Sam Rockwell), así como el despiadado uso del humor de su autor y director, convencieron a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que premió al filme aplaudido en San Sebastián y Toronto con cuatro de las categorías por las que estaba nominado: Mejor película dramática, Mejor guión, Mejor actriz de drama para McDormand y Mejor actor de reparto para Rockwell.

Mientras McDonagh subía al escenario a recoger las dos primeras estatuillas, el mexicano Guillermo del Toro, quien lideraba la jornada con La forma del agua, con siete nominaciones, y Steven Spielberg, quien le seguía con seis gracias a The Post, permanecieron algo impávidos en sus asientos. El director agradeció al elenco y dedicó ambos premios a su madre, a pesar de que ella “quería que Lady Bird ganara”, reconoció, desatando las carcajadas. McDormand, en tanto, quien hoy es releída como una variante femenina de John Wayne en el filme, fue más allá en sus palabras: “Las mujeres en esta sala no estamos aquí por la comida. Estamos aquí por el trabajo”. Rockwell, por su parte, recordó emocionado su perfil de artista independiente: “He estado en muchas películas ‘indies’. Es bonito estar en una película que la gente ve”, declaró.

“Sientes que has estado en un viaje y que McDonagh nos ha llevado a través de los ritmos y placeres de una historia en tres actos, estilizada y posmoderna (…) Te engancha, es congruente y es algo que hay que ver”, escribió Owen Gleiberman de Variety sobre el filme nominado al Oscar, y que llegará a salas locales este 18 de enero. Su colega de The Hollywood Reporter, el crítico David Rooney, resaltó el humor negro de McDonagh, discípulo confeso de Harold Pinter y David Mamet, y quien tildó de “aburridas” las obras de Shakespeare y Chéjov: “Abrasadoramente divertida y rica en textura (…) El talento inigualable de McDonagh para el diálogo enérgico lleno de groserías está en plena forma”, dijo. Razón tenía.

Sobre el autor: