Culto
Elegancia y armonía: los mejores edificios del mundo

Elegancia y armonía: los mejores edificios del mundo

Desde museos y centros de peregrinación hasta escuelas y bibliotecas, son 62 obras de 28 países las finalistas del Premio Internacional RIBA 2018, galardón bianual otorgado por el Royal Institute of British Architects. Aquí, un repaso por algunas de las construcciones que compiten para ser destacadas como el mejor edificio del mundo.

A simple vista el Centro de Aprendizaje de Sri Lanka puede parecer precario en su materialidad y arquitectura, pero lo cierto es que el espacio -construido por el estudio Feat.Collective con base en Alemania, Suiza e India- responde inteligentemente a varias características de su entorno: ubicado en un terreno árido, su forma concéntrica permite, por ejemplo, generar la sombra necesaria en el patio de la sede, donde niños de diferentes etnias suelen salir a jugar. Además, la estructura realizada con materiales locales evoca a la arquitectura tradicional de las comunidades de la zona. Se trata al fin de una construcción integrada social y localmente, que ha tenido alto nivel de aceptación e identificación por los habitantes de la isla.

Edificaciones como esa, de cualquier tamaño, tipo o presupuesto, pero que ponen de manifiesto la excelencia en el diseño, la ambición arquitectónica y un impacto social significativo, son las que considera el Premio Internacional RIBA 2018, otorgado cada dos años por el Royal Institute of British Architects.

En esta versión han sido seleccionados 62 proyectos provenientes de 28 países, distribuidos en nueve categorías: oficinas públicas y privadas, centros de peregrinación, casas privadas y museos, bloques de departamentos, plantas de montajes, edificios que responden a conflictos y desastres naturales, y nuevos paisajes arquitectónicos.

“Esta lista ilustra el significativo impacto y calidad transformadora que los edificios bien diseñados pueden tener en las comunidades, en cualquier parte del mundo”, dijo recientemente Ben Derbyshire, presidente de RIBA, sobre los finalistas, cuyos cuatro ganadores serán anunciados en los próximos días por un jurado compuesto por Elizabeth Diller, socia de la firma estadounidense Diller Scofidio + Renfro; Joshua Bolchover, cofundador de Rural Urban Framework, y Wayne McGregor, un destacado coreógrafo inglés que aportará su perspectiva desde las artes escénicas al galardón.


Finalistas destacados

En 2016, el premio fue otorgado al estudio irlandés Grafton Architects por la construcción de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) en Lima, tildada por el jurado como el “Machu Picchu moderno” de Perú. “Para sus vecinos cercanos, es una serie de terrazas ajardinadas con hendiduras, aleros y grutas (…). Es un ejemplo excepcional de arquitectura civil; un edificio diseñado y pensando por sobre todo en las personas”, manifestó el organismo.

Este año, hay solo un finalista en Sudamérica: el Pueblo de Niños para la Escuela de Canuanã en Brasil, realizada por el estudio Aleph Zero y Marcelo Rosenbaum. Se trata de un gran albergue para estudiantes, ubicado en un área de 23 mil metros cuadrados en la ciudad de Tocantis, que ha puesto énfasis en el rescate cultural, la belleza indígena y un modelo positivo para la vivienda sostenible, cuyo proceso de creación incluyó, por ejemplo, reuniones con los niños que viven ahí.

Otros proyectos destacan por su convergencia directa con el arte contemporáneo. Es el caso del Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología de Lisboa (MAAT), autoría de la firma de arquitectos AL_A de Londres. El nuevo edificio revestido con cerámica blanca y con forma de almeja, está diseñado para permitir a los visitantes caminar por encima y por debajo del museo, a la vez que mantiene una conexión física y conceptual con el corazón de la ciudad y las orillas del río Tajo, que desemboca en el Atlántico.

Asimismo, la Beyazit State Library de Estambul (Turquía), proyectada por el estudio Tabanlioglu Architects, es otro de los finalistas. Recientemente premiado en la edición 27 de los MIPIM Awards, el edificio es reconocido por ser una intervención muy controlada y minimalista, que respeta el valor histórico del lugar, pero que, al mismo tiempo, ha permitido dotar a la biblioteca de comodidades modernas.

Otros edificios, en tanto, como las instalaciones del Bremer Landesbank en Alemania, realizado por Caruso St. John, demuestran que modernos edificios de oficinas también pueden ser parte de su propia era, mientras se codean sin problemas con sus predecesores renacentistas.

Entre los centros de peregrinación se encuentra la Catedral Kericho en Kenia. Diseñada por la firma de John McAslan + Partners, la edificación destaca por los listones de madera que revisten el techo, cuyo volumen sobrepasa los 1.375 metros cuadrados, y sorprenden a las más de 1.500 personas que pueden sentarse en el espacio.

Sobre el autor: