Culto
Siempre es hora de Patti Smith

Siempre es hora de Patti Smith

A los 70 años bien podría estar uno pensando en una silla, sin nada más que hacer. Pero hay personas que no necesitan sentarse en su vejez, y una de ellas es Patti Smith.

Ad portas a cumplir los 71 años (30 de diciembre), la bien llamada Madrina del Punk se mantiene activa y todo indica que sin intenciones de detenerse.

Ya lo hizo, recordemos, en los 80 cuando se recluyó en la casa que compartía con Fred Sonic Smith para criar a los dos hijos de ambos, y luego volver brevemente con el Dream of Life en 1988. Sufrió en 1994 la pérdida de su marido y luego de su hermano. Fueron estos acontecimientos y el consejo de Michael Stipe, lo que la hicieron volver a Nueva York y desde ahí no parar hasta hoy, más de 20 años después.

Desde que retomó las giras y los escenarios Patti Smith ha desarrollado además, y con éxito, su carrera literaria. Siempre fue escritora de poesía, y ahora ya ha publicado dos novelas autobiográficas, las que, de nuevo, fueron un hit: Just Kids (Éramos como niños) y M Train.

Personaje relevante a nivel internacional culturalmente, Patti Smith dio hace unos días, junto a Annie Lennox y acompañada en el piano por su hija Jessie, un concierto en el Vaticano para recaudar fondos para la fundación Pontificia Scholas y para un proyecto contra la esclavitud en África. Porque además de escritora y música, es activista.

Hoy en día esa biografía puede sonar a cliché, porque hasta las modelos ponen esa palabra en sus perfiles de instagram, pero prácticamente fue Patti Smith quien inventó ese cliché.

Hace 42 años que su disco debut, Horses, vio la luz y cambió el paradigma de lo que era el punk, la música y las mujeres en esa industria. Todo lo que ahora nos parece normal como ser feminista, estar al frente de una banda, mostrar las estrías en las fotos, fue por mujeres como Patti Smith.

En 1975 Patti Smith dio clase a todos los que vendrían después, con un disco que suena actual en cualquier momento, porque el Horses no tiene edad. Es un disco que siempre se oye como si estuviera hablando en el presente.

Tanto que a 42 años de su lanzamiento, se sigue hablando de él. Tanto, que mucho se ha fantaseado con su venida a Chile, cuyo rumor más cercano es que en el Festival Barenoboim en Buenos Aires, están trabajando para traerla el 2018, o eso al menos es lo que dice internet. Lo que es cierto es que su agenda, a los 71 años, no se detiene, y ya tiene agendado un par de conciertos en los que acompañará a Nick Cave el 2018, además de algunas fechas en solitario.

Mientras algunas personas se sientan a derrotarse, Patti Smith es el mejor ejemplo de Ave Fénix. La señora dio en adopción a un hijo, se le murió su mejor amigo, enviudó del amor de su vida y ese mismo año murieron su hermano y su tecladista pero ella siguió creando y tocando y manifestándose de manera importante, todo eso criando a dos hijos. Que este texto sirva como recordatorio no sólo de que va a estar de cumpleaños, sino de que quizás ya es hora de que las productoras junten plata y nos hagan el favor de traerla, que a ella hay que verla aunque sea recitando un poema.


Sobre el autor: