*

Culto
Los días en Chile de David Gilmour

Los días en Chile de David Gilmour

El ex Pink Floyd llegó a Santiago el pasado viernes en la mañana y ayer partió hacia el sur. Recibió un regalo de sus fans y pasará la Navidad en el país junto a su familia.

Aunque Santiago se llena cada mes de astros de la música, una de las visitas más relevantes de la temporada arribó al país fuera de todo cálculo, de modo absolutamente inesperado. Porque precisamente no venía a presentarse en vivo ante un estadio repleto: David Gilmour, el arquitecto del sonido de Pink Floyd y uno de los guitarristas más reputados de la historia, aterrizó en Santiago alrededor de las 10.00 horas del pasado viernes 15, en un vuelo de la aerolínea British Airways que despegó desde Londres.

Y, como dicta todo buen plan de descanso, lo hizo junto a un numeroso contingente familiar que incluye a su esposa, la novelista y periodista Polly Samson, con quien se casó en 1994; tres de sus cuatro hijos, Romany, Gabriel y Charlie Gilmour; y la esposa de este último, Janina Pedan. El clan salió por los accesos habituales del aeropuerto, sin guardaespaldas ni seguridad especial, por lo que fueron captados y abordados por la Comunidad Pink Floyd que funciona en Chile.

De hecho, el grupo de seguidores (se les puede seguir en www.facebook.com/pinkfloydcl/) se enteró del arribo del músico casi al momento, por lo que aprovecharon de partir a la terminal aérea para materializar un viejo anhelo, algo así como el sueño dorado de cualquier fanático: entregarle un obsequio que aguardaba por el cantante desde su debut en el país, en ese memorable recital del 20 de diciembre de 2015 en el Estadio Nacional.

Se trata de The dream is done, el proyecto que recoge 10 años de espera de la comunidad nacional de fans por la primera venida de Gilmour, a través de un CD con la grabación del concierto en Ñuñoa y un libro de fotografías que resume todas las acciones que impulsaron para estimular la realización del evento. Por ejemplo, en 2006 le hicieron llegar una carta a su estudio de grabación flotante en Astoria, sugiriéndole un pronto viaje a Santiago.

Comunidad Pink Floyd

Ese mismo año, idearon una imagen en que el mástil de la guitarra de Gilmour era reemplazado por una ilustración de la larga y angosta geografía chilena, estampándola en un lienzo que ha viajado por las más diversas presentaciones del británico y hasta se deja ver en su último DVD, Live at Pompeii (2017).

A través de un funcionario del aeropuerto capitalino, el hombre de “Comfortably numb” conoció la petición del grupo y aceptó recibir el disco y el texto en una pequeña sala del lugar. Eso sí, con una condición clara: nada de fotos y autógrafos. El profesional del recinto le entregó el objeto, el que fue observado con entusiasmo por el guitarrista.

“La imagen de Chile en su guitarra es algo que le resulta familiar, porque ha estado en muchos shows. De alguna manera la reconoce”, cuentan desde la Comunidad Pink Floyd, subrayando que de The dream is done sólo se fabricaron 500 copias y que no está a la venta.

Luego, el hombre nacido en Cambridge partió a un hotel en Santiago junto a los suyos, aunque su nueva escala en la ciudad fue casi testimonial. Sólo pasaron la noche, ya que el sábado en la mañana partieron a Puerto Natales, donde estarán hasta antes de Navidad. Ahí, el plan que tienen es recorrer y salir de excursión.

Tras ello, se moverán al otro extremo, a San Pedro de Atacama, donde tienen reservas para la noche navideña. Su itinerario chileno se cerraría el 28 de este mes, cuando partan de vuelta a casa, a su Londres de toda la vida, cerrando una visita singular: un Pink Floyd pasará casi dos semanas en el país, con un deseo de anonimato absoluto que, claro está, ha resultado imposible.

Comunidad Pink Floyd
Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.