*

Culto
José Mujica: la escala en Santiago del presidente filósofo

José Mujica: la escala en Santiago del presidente filósofo

El ex presidente uruguayo sacó aplausos y dotó de épica al cierre de campaña de Alejandro Guillier, tanto en Valparaíso como anoche en Santiago.

Vivía con muy poco, decía lo que pensaba y se expresaba más como un filósofo que como un ex guerrillero devenido en presidente. Tal vez eso era lo singular, tiempo ha, cuando fue electo presidente en 2010 y el mundo descubrió a un político en apariencia distinto. No por nada contó que su proyecto de vida era adoptar “30 ó 40 gurises” (niños) que nunca tuvo porque cuando debió hacerlo “estaba ocupado tratando de cambiar el mundo”. Aunque su refranero no es el de un Sancho Panza superficial e irreflexivo, sus aforismos están dichos para llegar al gran público: parece que lo que sabe, según dijo hace muy poco, lo sabe bien porque lo ha rumiado durante años. Ante la ONU planteó que si el mundo no cambia de rumbo la especie humana corre el riesgo de sucumbir. “El desafío mentiroso del consumismo y el antivalor del enriquecimiento atentan contra la naturaleza y contra las relaciones humanas”, dio a entender. “Parecería que nacimos solo para consumir, y cuando no podemos, cargamos con frustración, pobreza y autoexclusión. Aturdidos huimos de nuestra biología que defiende a la vida misma, y suplantamos por el consumismo funcional a la acumulación”, dijo Mujica. Antes de su ascensión al poder, la contienda fue dura: sus opositores resaltaron todos los puntos débiles que nunca escondió: su incontinencia verbal hizo tambalear a publicistas y asesores, suya es la frase: “Yo soy de los que se equivocan. Meto la pata por excesivamente sincero. ¡Pero no tengo precio!”. Tampoco fue muy diplomático en temas internacionales: de los Kirchner, dijo que “son el mejor gobierno de la izquierda, pero se comportan como peronistas patoteros”. Sobre la Cuba de Castro dijo que “se cae a pedazos, se cae de vejez”, y su prensa controlada por el Estado, “no se puede leer, es irresistible. No se puede leer por aburrimiento”. A su amigo Chávez, cuenta que le comentó: “Mira que vos no construís ningún socialismo con esto. Lo que va a quedar a favor acá en Venezuela, es que van a tener mejor casa, van a comer más y vas a hacer una reforma decente. Pero por este camino no creas ningún socialismo”. Cuando fue escogido presidente, en su discurso de ascensión dijo tal vez una de sus frases más recordadas: “Nada cambia, si no cambiás vos. El sujeto del cambio sos vos pueblo querido, contigo cambiamos o contigo sucumbimos”. En 2016, Mujica habló de Chile en una entrevista con revista Qué Pasa: “Capaz que vuelvan a votar por Piñera, pero Piñera no les va a solucionar los problemas. Los chilenos van a seguir disconformes”. Hace unas horas, en el cierre de campaña de Alejandro Guillier, el ex presidente uruguayo sacó aplausos de todo el Paseo Bulnes cuando dijo: “Lo que está en juego es el rumbo y el futuro. Por eso me parece muy importante lo que pase. Mi patria es Uruguay, pero mi nación es América Latina: algún día estaremos unidos o seguiremos vencidos”. Lo cierto es que apoyó con toda su fuerza a Guillier, pero, fiel a su personaje de viejo sabio, se cuidó de no desestimar a Piñera: “Elijan a quien tengan que elegir. Tienen la oportunidad de hacerlo entre dos personalidades formidables, lo que no es común en América Latina”, dijo el ex presidente.

Sobre el autor:

Alejandro Jofré |
Editor de Culto. En Twitter es @rebobinars