Culto
Animación, los 70 y la no ficción: el cine predilecto del Fondo Audiovisual

Animación, los 70 y la no ficción: el cine predilecto del Fondo Audiovisual

Se entregaron $ 5.043 millones a 198 proyectos, entre ellos a las nuevas películas de Patricio Guzmán, Ignacio Agüero y Alejandro Fernández Almendras.

Aún se oyen los fuertes ecos del único Oscar que ha tenido el cine chileno. Aquella estatuilla recogida en el 2016 por Gabriel Osorio y Patricio Escala en el Teatro Kodak gracias a los méritos de su cortometraje Historia de un oso dispararon el interés por la animación en Chile. Se ha reflejado en el aumento de las carreras destinadas a la disciplina, pero también en el criterio para premiar proyectos del Fondo Audiovisual del Consejo de la Cultura: en el 2016, los mencionados Osorio y Escala obtuvieron 180 millones de pesos para la versión en largometraje de Historia de un oso y en el 2015 el proyecto animado Nahuel y el libro mágico, de Germán Acuña, también lideró la lista con la misma cantidad de dinero.

Este año se repite en algo la historia, aunque la película que más recursos recibió del Fondo Audiovisual es de animación pero para adultos. O, si se quiere, sin tener su centro dramático en la fantasía infantil. Se trata de Sol en la ciudad, la dirige Julio Pot y obtuvo $ 199.342.990. En términos generales, la propuesta de la productora Miniestudio cuenta la historia de Sol y Noé, una singular pareja que debe vérselas con el extraño mal que aqueja a la mujer: le tiene fobia al Sol y los dos viven encerrados, desconectados de la gran ciudad.

“En principio iba a ser una película tradicional, pero finalmente decidimos hacerla de animación”, cuenta la productora Cecilia Baeriswyl, quien también trabajó en la serie animada de TV Pulentos. Un dato curioso es que Sol en la ciudad será hecha con la tradicional técnica del 2D, desmarcándose del 3D, la norma de las películas animadas desde hace al menos una década. “Es un thriller sicológico donde abordamos temas de la actualidad de la ciudadanía. No queremos y no nos interesa competir con Pixar”, agrega Baeriswyl.

En el mismo campo de la animación también está Puerto papel, proyecto del realizador Alvaro Ceppi inspirado en la elogiada serie de televisión homónima. Esta propuesta, que recibió $ 153.007.922, recurre a la centenaria técnica animada del stopmotion (cuadro a cuadro) para contar la historia de Matilde, una niña de 12 años que gracias a un coco mágico logra especiales poderes. Todos los días, su realidad cambia. La serie Puerto de papel se dio originalmente en TVN y posteriormente estuvo en varios países de Latinoamérica, entre ellos Brasil, Colombia y Argentina.


Los sombríos 70

En esta versión de los Fondos Audiovisuales hay varias producciones beneficiadas que de alguna u otra manera se anclan a los años 70, en el Chile de Pinochet. Uno de ellos es 1976, el debut de la actriz Manuela Martelli en la dirección de largometrajes, con $ 198.553.581. “Esta es una película bastante grande para lo que estamos acostumbrados a hacer nosotros y también está involucrada Italia en coproducción. De hecho uno de los actores es italiano”, dice la realizadora Dominga Sotomayor (De jueves a domingo), productora de la cinta de Martelli.

“La protagoniza Aline Kuppenheim y también está, por ejemplo, Alejandro Goic. Es la historia de una mujer de unos 50 y tantos años que, en 1976, se ve involucrada con un hombre de activa vida política. Sus hijos ya se han ido de casa y este hecho le da un vuelco a su rutina. Hay un trasfondo político, pero la historia apela a los detalles de la intimidad y lo cotidiano”, explica Sotomayor, que el próximo año estrenará su nuevo filme Tarde para morir joven.

Otra cinta ligada a esta época que ganó fondos es Camaradas, que recibió $ 150.000.000. Según su director Juan Pablo Sallato (que también es productor de Los fusileros, cinta basada en el libro de Cristóbal Peña, que se estrena el próximo año), Camaradas se basa en Disparen a la bandada, la narración de Fernando Villagrán acerca de los miembros de la Fach que fueron torturados por sus propios compañeros de armas.

Otro oscuro episodio de la historia nacional también anima A la sombra de los árboles, el segundo largometraje de Matías Rojas. Tras tres años con postulaciones infructuosas, el proyecto de Don Quijote Films logró ahora $ 170.000.000. “La película se inspira en testimonios de muchachos de Colonia Dignidad y cuenta en particular la historia de un chico que se transforma en uno de los preferidos de Paul Schäfer . Es un niño chileno, lo que era raro para alguien que tenía predilección por los alemanes”, explica Giancarlo Nasi, productor de este largometraje que empezará a rodarse el próximo año.

Lejos de todas estas propuestas se encuentra The gray beyond, el primer filme de ciencia ficción de Alejandro Fernández Almendras (Matar a un hombre), que ganó $ 150.000.000. “En términos generales, es una película que empieza en el año 2021, concretamente en Japón, donde se va a echar a andar una suerte de máquina de inteligencia artificial. Pasa algo y de alguna manera esta inteligencia se escapa a través de una lava volcánica”, dice Fernández. “Luego pasan 25 años, cuando gran parte de la humanidad ha escapado al sur, a ciudades como Punta Arenas y Puerto Natales. Es una suerte de fin del mundo. Lo que quiero plantear es que la inteligencia artificial es algo más concreto y real de lo que creemos. Es lo que viene y la humanidad aún no lo entiende bien”, explica el realizador premiado en Sundance. La producción transcurrirá en Chile, Japón y un tercer país por definir.

El territorio del documental también fue uno de los bendecido en esta entrega de fondos, destacando en particular las nuevas películas de Patricio Guzmán e Ignacio Agüero. Ambos obtuvieron cerca de $ 99.000.000 para sus filmes Ala sombra de los Andes y Diez años en la Araucanía. Alexandra Galvis, productora de la obra de Guzmán dice que se trata de la tercera parte de la trilogía acerca de los detenidos desaparecidos y la geografía de Chile tras Nostalgia de la luz y El botón de nácar. “Hemos logrados dos fondos recientes con obras de Patricio Guzmán: en libros obtuvimos recursos para la crónica que escribirá sobre La batalla de Chile y en cine haremos esta historia. Patricio está en una fase inicial, pero ya estuvo en Chile entrevistando a muchos andinistas y conocedores de la cordillera”, dice Galvis.

El filme de Ignacio Agüero (El otro día), en tanto, es la crónica de la “pacificación de la Araucanía” durante la segunda mitad del siglo XIX.

Otros proyectos ganadores destacados son Matar a Will Willys, cinta de la productora Fábula ($ 150.000.000), Fiebre, de Válvula Films ($ 149.222.224), Poiesis, presentada por CK Films ($ 98.588.000) y Radio Moscú, a cargo de Ovo Producciones ($ 94.260772).

Sobre el autor:

Rodrigo González |
Sub-editor de Cultura de La Tercera.