Culto
Las diferencias familiares tras los manuscritos perdidos de Parra

Las diferencias familiares tras los manuscritos perdidos de Parra

El nieto del antipoeta, Tololo Ugarte, acusa el robo de textos originales y apunta a coleccionistas. Estos señalan que adquirieron los materiales de uno de los hijos del autor.

La letra de profesor de Nicanor Parra ha formado parte de su obra. Apuntando siempre, poemas o artefactos, con lápiz pasta negro, ha registrado en sus papeles una de las obras más revolucionarias en el último medio siglo de habla hispana.

Son su laboratorio de creación. Es por eso que docenas de esos cuadernos ya están siendo digitalizados a petición del antipoeta. Con 103 años, Parra le solicitó a Emilio de la Cerda, director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica, un inventario de su patrimonio.

“Serán inventariados libros, cuadernos, la exposición Obras públicas y sus casas”, dice Cristóbal Tololo Ugarte, nieto de Parra, sobre un proyecto que cuenta con aprobación de la rectoría y que podrá verse en la web desde marzo de 2018. Así sus tres casas serán catastradas: La Reina, Isla Negra y Las Cruces. Esta última donde actualmente vive el autor de Sermones y prédicas del Cristo de Elqui desde mediado de los 90.

Sin embargo, en este proceso, hace dos semanas Tololo Ugarte supo de la pérdida de una serie de textos de Parra. “Hace poco que habían cuadernos de mi abuelo en la galería Isabel Croxatto y eso ella lo admitió. Pero ni ella ni Constanza Franz, quien llevó esos cuadernos, han dicho algo ni los han devuelto”, afirma Tololo, quien leyó el discurso de recepción del Premio Cervantes en España, en 2012.

Ayer Isabel Croxatto confirmó que tres cuadernos le fueron entregados por Constanza Franz “para su comercialización (…) quien era o había sido la pareja de Juan de Dios Parra”, dijo la galerista en referencia al hijo menor del artista. Pero como no recibió los certificados de autenticidad y propiedad “nunca los mostré ni ofrecí”, agrega.

Ayer Franz corroboró esta información a través de un comunicado. “En relación con estos cuadernos escritos por Nicanor Parra. Quiero aclarar que tres de estos cuadernos me fueron obsequiados por Juan de Dios Parra, en julio de 2015, y están en mi poder”, señala. “Sólo quisiera indicar mi disposición a colaborar con el esclarecimiento de estos hechos”, agrega Franz.

Tololo Ugarte apuntó también al coleccionista César Soto de tener material del antipoeta sin su consentimiento. “El se ha jactado en algunos medios de que tiene cosas de mi abuelo, diciendo que están legalizadas, pero eso es totalmente falso. Mi abuelo pide que esas cosas se devuelvan porque él no ha regalado ni vendido manuscritos ni cuadernos, porque va contra su filosofía como artista”, comenta.

“Tengo la mejor colección de originales de Parra del mundo”, fue el titular con las palabras de César Soto que publicó en mayo pasado el diario La Segunda. Molesto por ser aludido por el nieto del antipoeta, el coleccionista aclara: “Hay varias confusiones. Parra nunca me ha dado material, pero tengo una colección de toda su obra dedicada por él”. Soto dice que tiene primeras ediciones de la mayoría de los poemarios del autor, además de textos originales. “La familia Parra está en conocimiento de que yo le compré la colección de propiedad personal a Juan de Dios Parra Tuca, hijo de Nicanor, la cual fue hecha con documentos bancarios porque me dio facilidades de pago en su legítima adquisición”, comenta quien es miembro de la Sociedad de Bibliófilos Chilenos.

Ante los materiales adquiridos por Soto, Ugarte dice que no importa quien se los haya entregado: “El autor de esos escritos está vivo, el único propietario de eso es mi abuelo y por eso hay que devolvérselo”, y añade que se están asesorando con un abogado para determinar en los próximos días si hacen una denuncia a la PDI.

Además Tololo dice que sabe que circulan para la venta algunas de las Bandejitas de La Reina, protagonizadas por un corazón con patas. “No quiero dar nombres porque en estos momentos se están culpando unos con otros. Pero cuando la PDI comience a investigar esos nombres saldrán a la luz pública”, dice Ugarte y agrega sobre el inventario: “Lo bueno es que cualquier cosa que se mueva en el contrabando nosotros lo vamos a saber”.

Consultado por este tema, el coleccionista Carlos Cruz comentó que en 2008 compró textos al hijo menor de Parra con sus respectivos certificados. “Su papá se los regaló y me los vendió a mí para que los dispusiera libremente. Me ofreció más cosas, pero no adquirí nada más. Se los compré solo porque en ese tiempo él quería hacer un viaje a Europa”, dice sobre Juan de Dios, quien no pudo ser ubicado por este diario.