*

Culto
Los cinco proyectos musicales chilenos que brillaron en 2017

Los cinco proyectos musicales chilenos que brillaron en 2017

En época de listados y resúmenes anuales, estos son quienes dieron que hablar en la industria musical por su éxito arrasador, su creatividad o su distintiva voz.

Mon Laferte: la reina latina de las flores

Que se cree mexicana, que no es tan chilena, que es malcriada en ruedas de prensa y que no cumple fechas por problemas de salud. Que digan lo que quieran, que si vamos a hablar de música y méritos dentro de la misma, Mon Laferte se lleva todas las flores del año indiscutidamente. “La primera vez se vale llorar ¿no?”, dijo la autora cuando subió a recibir su Grammy Latino por Mejor Canción Alternativa gracias a ‘Amarrame’, ese track junto a Juanes que ya fue repasado por el orfeón de Carabineros y suena, suena, suena en fiestas, tiendas y taxis.

Además de ser la chilena con más reproducciones en Spotify, este año Mon Laferte debutó en el Festival de Viña desatando la euforia que hace un buen tiempo se venía gestando tanto en México como en su natal Chile. Lanzó su quinto disco de estudio bajo el nombre de La Trenza por Universal Music y agotó su primer Movistar Arena con meses de anticipación. La lista podría seguir eternamente.

Premios y abrazos para la chilena que tras años de esfuerzo, metal femenino y bares de poca monta, logra destacar en el género latino sin olvidar la raíz del territorio ni haciendo vista gorda al sonido urbano. Un año redondo para una mujer que recién está empezando: este 2018 se viene un tour norteamericano junto a Juanes, que seguramente va a seguir dejando buenos frutos para la ya consolidada reina latina.

Amarga Marga: de la adolescencia a la adultez

Felipe, Diego, Nahi y Terán son Amarga Marga, un nombre desconocido para muchos pero que desde el 2015 viene cautivando a varios. Una de las bandas de la nueva camada del pop periférico que explotó en Santiago y que tienen a seguidores cuasi religiosos peregrinando a cualquier tocata que se cruce: ferias de diseño, festivales independientes o mini-recitales mal amplificados en casas.

Entre tantos niños, del cerro, de los patios, de los planetas, los cuatro integrantes de Amarga Marga lograron saltar la barrera del underground para llegar a rotar en las radios a nivel nacional, abrir al fenómeno independiente argentino El Mató a un Policía Motorizado durante su show agotado en Blondie, viajar a distintas ciudades del país y hasta salieron de él. “Una cosa linda que nos pasó fue nuestro primer viaje fuera de Chile (¡y en avión!) a Perú, donde compartimos con mucha gente y pudimos mostrar lo que hacemos”, cuentan cuando repasan este año de componer, grabar producir, tocar.

Los responsables de ‘20/20’ tienen como gran logro del 2017 su nueva placa titulada Dimensiones, con la que repitieron discográfica pero nada más. Es una joyita en un camino novato. El disco de 13 canciones muestra la evidente madurez musical de un cuarteto de muy jóvenes artistas que se arriesgaron a la experimentación y dan como resultado lo mejor de su obra hasta el momento.

Se sacaron el rotulado predecible y tomaron un riesgo que deja con gusto a que cada producción que venga de Amarga Marga va a ser un nuevo mundo para descubrir. Bien producido, con detalles minuciosos y tracks que ya no toman esa explosión adolescente como principal arma. Amarga Marga pasó del arma blanca al cañón en sólo un año, uno que también ocuparon para demostrar lo reflexivo que se puede ser aún conservando un cachito de adolescencia. Ahora se viene la promoción, más fechas en el extranjero -México o Argentina suenan fuerte- y ya se pusieron a pensar en un tercer disco.

Tortuganónima: líderes internacionales del math

Son una bomba. Gérard, Gabriel, Felipe y Octavio son Tortuganónima desde el 2012 aunque desde el 2015 más o menos que se les puede conocer como uno de los exponentes más relevantes y exquisitos de math rock de esta parte del mundo. Tal vez los únicos. Los creadores de un disco homónimo en el 2013, Pársec del 2015 y Asteral del 2016, tuvieron un 2017 alejado de la grabación pero lleno de hitos que siguen pavimentando esta prometedora carrera a nivel internacional.

Ya se fueron a Estados Unidos y empezaron este nuevo año con un viaje a Japón en el cuerpo, la cuna del math rock que los recibió con éxito en ciudades como Kyoto, Osaka y Nagoya. Suena lejano y complejo de lograr, pero el math es idioma universal y los chilenos tienen piel de sobra para sorprender aquí o al otro lado del mundo. Las 9 fechas en Japón los devolvieron con otra visión, listos y dispuestos para fundir el 2017 a punta de shows para el selecto nicho que aún significa el género por estos lados.

Hasta organizaron su propio festival de la onda. El Sedimento reunió a los hermanos sonoros de Tortuganónima con exponentes del norte de Chile y hasta de Argentina. Lleno total y ellos abriendo los fuegos del evento y de nuevos desafíos que ya van más allá de grabar un epé o lograr una fecha buena.

Lo mejor está por venir, eso sí, porque vuelven a salir del país antes de fin de año con dirección a Argentina y volverán flamantes para abrir los dos shows de verano que harán los padres del math: Toe. “Dentro de los planes está volver a Japón, además de visitar más países de América Latina como México y Perú. Para este 2018 se prepara la grabación del nuevo disco”, cuarta placa que buscará posicionarlos aún más internacionalmente dentro del math rock.

La Moral Distraída: el plato de fondo de la nueva cumbia chilena

Llevan 8 años trabajando pero sin duda el 2017 fue el año. La Moral Distraída, que desde el 2013 empezó a explotar en los circuitos bailables capitalinos, se pasó el 2017 cosechando los frutos del esfuerzo y sembrando bastante más para el futuro.

Su último trabajo, con data del 2016 bajo el nombre de Hacerlo de día, se unió al amplio repertorio sonoro que los lleva desde la raíz de la cumbia hasta el merengue y la bachata más actual. Junto y revuelto todo, tal como los 13 integrantes que conforman la agrupación liderada por los hermanos Zicavo: Abel de 31 y Camilo de 27, que a estas alturas ya alcanzan la categoría de figura pública y mueven pasiones y fanaticadas cada vez que se lucen bailando sus éxitos como ‘La pieza de al lado’, ‘Mango con petazetas’ y la más reciente ‘Canción bonita’.

Se criaron en Chillán, vivieron un Cuba, y de esta fusión nacen los ritmos que ya los hicieron llenar un Teatro Cariola, pasar por el festival Frontera durante abril, vender todo un Caupolicán, tener tres nominaciones al Pulsar -en Artista del año, Música urbana y Álbum del año- , debutar la experiencia de Soundclash en Chile junto a Ana Tijoux y hasta ser nominados al popular premio Copihue de Oro.

“A ‘Hacerlo de día’ le fue increíble, sacamos tres singles durante el año y tuvieron mucho éxito”, dice Guillermo Scherping, integrante de la Moral. Y es cierto, sus canciones sonaron una y otra vez en toda fiesta mechona que existió, pero durante estos meses el abanico se amplió y ya no es novedad que suenen también en un matrimonio.

Ahora se preparan para debutar en el Festival del Huaso de Olmué, donde seguramente seguirán sumando seguidores con su picardía bailable que hace inevitable sonreír mientras se mueven los pies. El nuevo integrante del menú tropical nacional trae un poco de todo: cumbia, del candombe a lo cubano, con hip-hop, salsa y ecos del reguetón. Romance, análisis social y el disfrute sexual tiene La Moral Distraída que ya trabaja en su próximo disco, que esperan publicar durante el 2018 y que seguirá aportando reproducciones a Spotify, plataforma en la que ya superan los 10 millones.

Gianluca: de mechón en Artes a principe del trap

“Éramos cinco ahora somos dos, viviendo juntos, yo y mi mamá. Ahora todo es rápido, vivo en el piso 11, esta locura es mi cura, ya me conoces” trapea Gianluca en ‘11’, una de las tantas canciones que sacó este año, el año en el que explotó como la promesa más aterrizada del trap.

El sonido que se está apoderando de la fiesta a nivel mundial no es menos en nuestro país, y el joven de 21 años tuvo en 2017 cargado de lanzamientos, ascensos, colaboraciones y producciones. Cantó por primera vez en Mamba, rápidamente su himno franco, ‘Siempre Triste,’ inundó Internet, lanzó sus trabajos SSR Mixtape y el más reciente epé titulado Vortex, descontroló todo carrete que pisó y puso su imprenta en trabajos como el proyecto de Princesa Alba.

“Nunca había sido tan constante en alguna actividad”, ni estudiando Arte en la Diego Portales ni con sus hobbies. “No me ha costado tanto porque hago lo que me gusta”, dice sobre este periodo que califica de bueno, cosa que se refleja en todas las fechas que tiene durante los fines de semana.

El príncipe del trap, le llaman. En un mar de ostentaciones y marcas, Gianluca le canta a la cotidianidad, a la noche y al amor pero a su manera joven e hiperconectada, dándole humanidad a un género que busca todo lo contrario. Sin engrupirse planea un 2018 de giras, descansos después de toda la intensidad, y seguir explorando nuevos interés tanto en sus sonidos como en otras artes.

Sobre el autor: