Culto

Un frío y distante thriller

Es imposible no comparar el estreno de El informante con el clásico thriller periodístico de los 70, Todos los hombres del Presidente. En este se relataba la investigación que los periodistas Woodward y Bernstein llevaron a cabo acerca del escándalo Watergate, que condujo a la caída del gobierno de Richard Nixon. En El informante conocemos la vida y motivaciones que llevaron a Mark Felt, entonces director asociado del FBI, a entregar la información que los periodistas necesitaban para destapar el caso.

Con todos los elementos para alzarse como un trepidante thriller, El informante sólo es un pálido retrato de un personaje complejo y oscuro en la historia norteamericana. Interpretado con seguridad por Liam Neeson, este Mark Felt palidece bastante frente al interpretado por Hal Holbrook en la cinta del 1976. Es verdad que en esa época no se sabía la identidad de quien fuera conocido como Garganta Profunda, y la interpretación de Holbrook fue la representación de una total fantasía, pero esa fantasía es bastante más potente y seductora que la realidad.

Independiente del peso histórico que sin duda posee Felt, y que esta cinta se estrena en un momento preciso, cuando el gobierno de EE.UU. está envuelto en escándalos, el resultado es poco más que una recapitulación de sucesos que nunca logran convertirse en el thriller con el que sueña ser, menos entregar una motivación real para el actuar de Felt. ¿Fue una venganza por no haber sido nombrado director del buró? ¿Fue porque amaba a su país? ¿Odiaba al Presidente? La respuesta no llega, así como nunca llegamos al alma de su personaje principal.


El informante. Dirigida por Peter Landesman. Con Liam Neeson, Diane Lane, Marton Csokas. Thriller, drama. 103 minutos. Estados Unidos, 2017.