*

Culto
30 años de La Cultura de la Basura: Los Prisioneros lo repasan canción por canción

30 años de La Cultura de la Basura: Los Prisioneros lo repasan canción por canción

A comienzos de diciembre de 1987, Los Prisioneros lanzaron su tercer álbum de estudio. La Cultura de la Basura se transformó en el primer y último trabajo en contar con canciones escritas por los tres integrantes originales.

Agobiados por las fechas y la presión del sello por tener nueva música antes de las fechas navideñas, el trío de San Miguel grabó las catorce canciones rodeados por una gran efervescencia política que terminó por jugarles en contra en la promoción del disco.

Con la nueva placa en las calles, la misión de la banda era hacer una gran gira nacional para promocionarla. Cuando hicieron el anuncio a la prensa, en marzo de 1988, declararon que iban a votar por el NO en el plebiscito que buscaba derrotar a Pinochet.

De las casi 40 fechas de la gira, alcanzaron a realizar menos de 10. Se iniciaba así, la censura del gobierno militar al grupo, prohibiéndoles tocar en los recintos que administraban y creando un clima de temor en sus seguidores.

Aunque la promoción de La Cultura de la Basura fue escasa, el disco contiene varios clásicos de la banda y ayudó enormemente a la consolidación del trío en países como Perú, Colombia y Ecuador.

En 1988 EMI les encargó una “nueva edición” de la placa para esos mercados, llegando a re-grabar casi la totalidad de los temas e incluyendo el hit “We are Sudamerican Rockers” que, curiosamente, sólo fue editado en Chile en 1991 con la banda ya disuelta.

Afiche oficial de la gira de "La Cultura de la Basura" (1988)
Afiche oficial de la gira de “La Cultura de la Basura” (1988)

En conversación con Culto y a 30 años de su lanzamiento, Claudio Narea desmenuza sus temas -canción por canción- en un disco que es parte de la historia de la música chilena. El relato de Jorge González fue rescatado de manera íntegra desde el archivo del desaparecido sitio oficial de Los Prisioneros.

Somos sólo ruido

Claudio Narea:
“Esa es una que hice yo, letra y música. Está inspirada en cosas de Devo que nos gustaba mucho, eso se notaba en la canción. Lo canta Miguel, pero aparece acreditada por ambos en el disco. La letra es una especie de ironía respecto a cómo nosotros sentíamos que nos miraba el resto de los músicos y ciertos medios. Trabajamos los cuatros temas que hicimos juntos con Miguel, en mi casa con una batería electrónica que programábamos, él la programaba, y yo después le hacía con la guitarra y con el bajo, e íbamos inventando los temas en mi casa”.

La Cultura de la Basura

Jorge González:
“Me encantaban las referencias a Julio Iglesias. Y todo lo que decía en la canción (“Escuchando radio / vamos al estadio / nos gusta Julio Iglesias…”) era cierto, no era una ironía. Hay ene cosas de canciones de Los Prisioneros que uno puede decir que son ironía, y no, son ciertas. Es verdad que yo tenía un póster de Raphael y la canción no era un mea culpa, solo era una canción que daba el nombre que yo quería de ese disco. De hecho, cuando empecé a escribirlo le puse a un cuaderno “La Cultura de la Basura”, porque me dije que así se iba a llamar el disco.
El tema tiene una buena letra, pero está demasiado sucio. Cuando la ensayamos, recién se revela como una buena canción”.

Que no destrocen tu vida

Jorge González:
“Es una bonita letra y la versión que hizo La Ley para el Tributo es muy buena. Cuando la hice me gustaba mucho el breakdance, y yo quería hacer algo como breakdance, así tup tup tup ta, pero con John Lennon cantando encima y así quedó. Es una canción decente y cuando la empezamos a tocar nos dimos cuenta que no estaba mal, pero no quedó felizmente grabada”

Usted y su ambición

Jorge González:
“La idea de esa canción era que estaba todo programado, excepto la guitarra. Pero la idea no se cumplió, porque los samplers de los bajos y la batería sonaban como tocado. Quedó como un a go go programado. Ahora eso mismo se acaba de hacer popular con Fat Boy Slim, pero cuando nosotros lo hicimos estábamos metidos en un rollo que ni siquiera existía. Por eso mismo no fue popular, porque no había referencia. En la letra, había una clara influencia de John Lennon”.

Cuando te vayas

Jorge González:
“Yo hubiese querido que fuese grabada con Salvatore Adamo, y si se hubiera hecho con esa instrumentación de él, habría sido preciosa. Pero estaba hecha con un sampler y eso era más ambicioso de lo que éramos capaces de tocar en el estudio”.

Jugar a la guerra

Jorge González:
“No era una mala canción, y cuando vemos la secuencia se muestra bastante bien, pero se hizo un despelote cuando la grabamos. Alguna vez, para Colombia, le hicimos una versión rockabilly que está por ahí perdida”.

Algo tan moderno

Claudio Narea:
“Ese tema lo escribió Miguel. No sé de donde viene la inspiración para la letra, pero te puedo decir que musicalmente está inspirada en un tema de The Specials, otra de nuestras bandas favoritas. Les recomiendo escuchar la canción “Friday night, saturday morning” y es evidente que está inspirada en esa”.



Maldito Sudaca

Jorge González:
“Cuando la hice, la Jacqueline -su mujer por ese entonces- me comentó que cómo íbamos a hacer otro ska y ya me daban lata, cuando había grupos argentinos haciéndolo, se estaba chacreando. Estaban los Cadillacs, que en esa época le copiaban a Madness y que después empezaron a copiarle a Mano Negra. Igual quedó bien, el video estuvo bien, fue single, pero no pasó nada”.

Lo estamos pasando muy bien

Claudio Narea:
“Esa es una ironía respecto al país en el que vivíamos, que es el mismo país en el que vivimos ahora, por lo tanto la canción ha envejecido bien, creo que la gente considera actual la letra. Es un tema que queríamos que fuera muy irónico. Después, le pusimos Los Picapiedras  (dejamos grabando un capítulo completo)  y encontramos unas palabras que se ajustan perfectamente al tema. Eso de ‘fallar, fallar, sigues pensando negativamente, tienes que pensar positivamente. Correcto, Pedro, fallaremos positivamente'”.

Él es mi ídolo

Jorge González:

“Tenía todo para ser una buena canción, yo tenía unos demos en la casa, pero se perdió todo. Creo que el solo de órgano estaba súper bonito”.

Otro día

Jorge González:
“Es una de las canciones de La Cultura de la Basura que más me gusta a mí, porque era la favorita de mi papá. Es bien rara, porque tenía dos programaciones distintas: del teclado Casio y de unos samplers que yo hice en la casa. En la grabación, yo creo, no llegó a buen final”.

El vals

Claudio Narea:
“Esa tiene que ver con recuerdos y sensaciones mías. Y me costaba cantarla. El ingeniero insistía en que la volviera a cantar. Y cada vez me salía peor. En cambio, en el demo que está en Youtube, me escucho mejor, desafinado, pero mejor interpretada. The Stranglers era una banda que nos gustaba mucho. Ellos tenían varios temas con ritmo de vals. De ahí surge este tema, la inspiración”.

Pa Pa Pa

Jorge González:
“Era una mierda. La hice un día después de almuerzo y se me ocurrió que la grabaramos y la grabamos, pero es horrible y es una talla. La hicimos porque en esa época estaba de moda el We’re the World, y algunos chilenos –monos- se habían juntado para hacer una canción. Nos invitaron y nosotros dijimos que no, porque íbamos a hacer una propia, e hicimos PaPaPa.
Pero no me gusta porque es irónica, y creo que ser irónico es perder el tiempo. La versión de los Fiskales Ad Hok, en todo caso, es buenísima”.

Poder elegir

Jorge González:
“El demo era muy lindo. Tiene piano acústico y es una canción muy bella, tenía un desarrollo largo, pero demasiado ambiciosa. Creo que requería un trabajo mayor, con mejor concentración”.

Bonus track: We Are Sudamerican Rockers

Jorge González:

“Debido al fracaso discográfico de la Cultura de la Basura, y como para lo único que tocábamos era para las concentraciones del NO, nos fuimos a tocar mucho a Ecuador, Perú y Colombia. Aprovechando el éxito de la compilación que estaba editada en esos países (que incluía parte de los otros dos discos), reeditamos La Cultura de la Basura, pero le agregamos Sudamerican Rockers, un tema que yo hice el día de un apagón, donde la base era el Pata Pata de Miriam Makeba. Cuando la grabamos, programamos la batería y el bajo.
Es una de mis canciones favoritas y es un tema bastante entero. Junto con El Baile de los que Sobran y Tren al Sur, creo que es una de las mejores canciones que he escrito. Le hicimos un video clip para Colombia, que a mí me parece medio descuidado, pero me dio la oportunidad de tocar el contrabajo y darle vueltas, y sólo por eso el clip ya vale la pena para mí”.