*

Culto
Los museos llevan sus obras a la red

Los museos llevan sus obras a la red

Miles de fotografías de obras de arte y archivos históricos de instituciones como el MoMA y el MET de Nueva York, han sido liberados en la web para que sean de acceso público y gratuito entre los cibernautas. La tendencia se propaga a otros espacios.

El acta de nombramiento de Picasso como director del Museo del Prado en 1936 o una fotografía de una glamorosa Audrey Hepburn observando años después, en 1957, una obra del mismo artista, esta vez en Nueva York, junto a Alfred H. Barr. Jr., el primer director del MoMA. Hasta hace poco, ambos materiales históricos eran de acceso exclusivo para algunos académicos, pero hoy están a solo un clic de distancia: son parte de un movimiento de libre difusión de la información que poco a poco se ha propagado entre museos que liberan parte de sus archivos y colecciones en sus webs.

El primero en hacerlo fue el Museo Metropolitano de Nueva York (MET) en 2012 que a través del sitio metmuseum.org/art/metpublications, puso a disposición de los cibernautas 650 títulos -históricos, artísticos, arqueológicos, de conservación y coleccionismo-, publicados por el museo desde 1964 hasta la actualidad.

Desde entonces, la institución ha repetido dos veces más la iniciativa. En 2014 fue el turno de las fotografías: liberó nada menos que 400 mil imágenes en alta resolución de su excepcional acervo, que incluye obras de artistas como Leonardo da Vinci, Rembrandt, El Greco, Manet, Picasso, Velázquez, Dalí y un largo etcétera.

La última vez, en tanto, fue en febrero de este año, cuando 375 mil obras de arte digitalizadas se dispusieron en la web sin restricciones de copyright, es decir, aptas para cualquier uso, incluso comercial: todas las imágenes pueden ser descargadas ingresando a metmuseum.org/art/collection.

La iniciativa es parte del programa Acceso Abierto del MET, que permite a los usuarios acceder a la base de datos en línea de Creative Commons -y otras plataformas como Wikimedia y Pinterest- para descargar de forma gratuita las imágenes. Al respecto, su director Thomas P. Campbell, ha explicado: “Nuestro acervo abarca más de cinco mil años de cultura internacional y la misión principal es que su totalidad sea accesible para todos aquellos que deseen estudiar y disfrutar de las obras de arte que albergamos”.

Si bien su propósito es ambicioso, no es imposible, y actualmente el equipo de la institución trabaja por terminar con restricciones de propiedad intelectual impuestas por galerías, fundaciones, artistas, donantes y prestamistas, que impiden que toda la colección esté publicada en la web. “Queremos convertirnos en el museo con la colección de acceso abierto más grande y diversa del mundo”, afirma Campbell.


Fotografías y catálogos

Otros museos siguen el ejemplo del MET. El más reciente es el Museo del Prado, que la semana pasada presentó un nuevo sitio online (archivo.museodelprado.es), que documenta sus casi 200 años de historia.

En total, la institución colgó en la red 12 mil documentos digitalizados, que van desde 1814 -el año de su fundación- hasta la actualidad. Entre ellos se pueden encontrar, por ejemplo, más de tres mil documentos que dan cuenta de la antigua correspondencia entre los directores del museo; un compendio de 186 textos que describen proyectos museográficos que datan desde 1850, e incluso materiales como el acta de defunción de Francisco de Goya, expedida en Burdeos el 21 de abril de 1828.

El director del Prado, Miguel Falomir, ha anunciado que el número de documentos consultables irá aumentando de forma progresiva con el avance en los procesos de catalogación y digitalización de los fondos.

El mismo proceso desarrolla actualmente el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA). En 2016 el museo de la calle 53 de Manhattan liberó más de 33 mil fotografías de registro de exhibiciones, que nunca antes habían estado disponibles en línea, así como 800 catálogos y documentos relacionados con más de 3.500 muestras, publicadas en el sitio moma.org/collection.

El trabajo no sólo ha servido para poner a disposición del público todo el material reunido, sino que también para dilucidar antiguas dudas, o descubrir llamativas anécdotas. Por ejemplo, corroborar que Picasso es el artista que ha estado incluido en el mayor número de exhibiciones del museo: más de 320. O que la primera exposición individual fue realizada por la artista estadounidense Dahlov Zorach Ipcar en 1939, y en ella presentaba trabajos producidos de los tres a los 22 años de edad. La prensa de la época hablaba de ella como “ni genio ni prodigio”, sino como “una niña sana, común y corriente”, cuya facilidad para el arte parecía demostrar que “cualquiera puede ser creativo”.

Hoy, el propósito del MoMA es añadir archivos de los departamentos de video y performances, y otras publicaciones de data reciente. Un trabajo en el que llevan más de un año, y en el que otras instituciones también se han embarcado: el Rijksmuseum de Amsterdam (rijksmuseum.nl/en/rijksstudio) y la Galería Nacional de Arte de Washington (nga.gov/collection), han liberado parte de sus archivos, y trabajan por aumentar su material consultable en la web.

Sobre el autor: