*

Culto
Mayim Bialik: habla la científica real en The Big Bang Theory

Mayim Bialik: habla la científica real en The Big Bang Theory

La actriz detrás de Amy Farrah Fowler habla con La Tercera del pasado y futuro de la exitosa serie.

Mayim Bialik (41) no sólo puede hablar de ciencia cuando se mete en la piel de Amy Farrah Fowler, la particularmente extraña novia de Sheldon Cooper (Jim Parsons) en The Big Bang Theory, la serie que sigue a un grupo de científicos y sus relaciones. Al igual que su personaje, la actriz tiene un doctorado en neurociencia, el que no obtuvo sólo porque podía, trabajando por años en ese campo. “Jim siempre bromea que yo no sólo soy la única que entiende mis diálogos, sino que la única que entiende los diálogos de todos. Pero eso es sólo una media verdad. Porque antes habían más líneas científicas en los libretos; hoy en verdad la serie mezcla muchas cosas más”, dice Bialik al teléfono.

La actriz comenzó su carrera como estrella adolescente en la sitcom Blossom, entre 1991 y 1995, pero luego decidió abandonar las cámaras por una vida distinta. “Dejé Hollywood por 12 años para estudiar y tener mi doctorado, y hasta trabajé como científica, pero de ahí regresé a la actuación, y tuve que dejar la ciencia de lado. Muchos me preguntan, ‘¿Cómo lo hiciste para tener ambas cosas?’, y la verdad es que no lo hice, es imposible hacer esas dos cosas al mismo tiempo. Además tuve dos hijos, y hubo momentos en que dejé de trabajar para estar con ellos. Creo que muchas mujeres modernas rotan permanentemente entre distintas facetas. Hoy me considero totalmente una actriz”, asegura.

Cuando regresó a la actuación a tiempo completo en 2010, fue para sumarse a la comedia más popular de la última década. Apareciendo desde el final de la tercera temporada, Amy se ha transformado en parte central de The Big Bang Theory -cuya temporada 11 se emite por Warner Channel los domingos a las 21.30-, encabezando la ampliación de un elenco que era casi exclusivamente masculino en sus primeros ciclos. “Creo que es importante que una serie crezca y expanda la perspectiva de sus personajes. Para mí lo mejor de que la historia haya incorporado a Melissa Rauch (quien interpreta a Bernadette) y a mí es que no sólo sumó a científicas mujeres, sino que además son muy distintas. Era algo que le faltaba a la serie”, dice la actriz.

En la actual temporada, Amy y Sheldon preparan su matrimonio, en un giro extraño para dos personas con serios problemas sociales como ellos. “Creo que la sorpresa aquí es que Sheldon parece estar incluso más interesado en la boda que Amy, y eso es algo con lo que nuestros guionistas han pasado un buen rato escribiendo”, dice Bialik.

A fines de septiembre la serie celebró diez años al aire, tiempo en el cual, coincidencia o no, el mundo geek y sus intereses han pasado a dominar la cultura pop, algo que muchas veces ha sido atribuido en parte al éxito de la producción. “No soy socióloga, entonces no puedo saber por qué a la gente le gusta lo que le gusta, pero sí estamos orgullosos de que se nos cite frecuentemente en artículos y debates sobre ese hecho. Porque soy científica, me gusta la ciencia desde que estaba en el colegio, y nunca se me ocurrió que ese tema sería interesante para una serie de televisión. Creo que esta serie ayuda a entender que los científicos no son siempre gente solitaria en un laboratorio; tienen vidas, tiene relaciones y conviven en sociedad. Y creo que uno sólo puede sentirse orgullosa si te dan parte del crédito de algo así”, asegura la actriz.

Bialik también suele alzar la voz en lo que respecta al trato de mujeres en Hollywood. Luego de que se hicieran públicas las acusaciones de acoso y abuso sexual en contra del productor Harvey Weinstein, la actriz escribió una editorial en el New York Times, por la que fue muy criticada por un fragmento en el que parecía atribuir estas conductas a cómo una mujer anda vestida. Bialik se disculpó y aseguró que fue malinterpretada. “No me considero una autoridad para hablarles a las mujeres. Pero creo que todos hemos visto un cambio de conciencia en la industria, y eso es bueno, porque hay muchas mujeres que han sido afectadas por estas conductas por mucho tiempo; cosas que eran inaceptables pero de las cuales no se nos dejaba hablar. He vivido muchas de esas cosas yo misma. Y muchas cosas se consideraban ‘normales’. Pero ahora hay cambios positivos sucediendo, y espero que eso se dé en todo el mundo”, concluye.

Sobre el autor: