Culto
Olaf y el mundo de Frozen regresan a la pantalla grande

Olaf y el mundo de Frozen regresan a la pantalla grande

Un corto centrado en el muñeco de nieve parlante se proyectará por tiempo limitado antes de las funciones de Coco, la nueva película de Pixar.

El corto que antecede a las películas animadas de Disney y Pixar es toda una tradición cinematográfica. Algunos resultan tanto o más memorables que la película que les sucede, ganan Oscar e incluso dejan a más de uno ya soltando una lágrima incluso antes de que comience la función principal.

Pero Olaf: Otra aventura congelada de Frozen, que se podrá ver antes de Coco, lo nuevo de Pixar en el cine, por tiempo limitado (ver recuadro), es un caso particular. Primero, porque tiene un atractivo especial al centrarse en el popular muñeco de nieve del megahit que fue Frozen. Y segundo, porque apenas califica como “corto”: dura 28 minutos.

Su extenso metraje ha sido divisivo: cuando Coco se estrenó en México -a Chile llega el próximo jueves- , varios padres manifestaron su malestar de tener que ver casi media hora de otra historia antes de la película por la que pagaron la entrada.

El equipo detrás del corto defiende su duración: “Es gracioso, porque cuando yo crecí, esto era el estándar. Algunos recordarán que antes de las películas de Disney había cortos de Winnie the Pooh que duraban lo mismo, y uno como niño siempre lo pasaba bien”, explica el productor del corto, Roy Conli (El planeta del tesoro, Grandes héroes), agregando, “eso es lo bueno de trabajar con John Lasseter (jefe creativo de Pixar y Disney Animation), siempre le da a la audiencia más de lo que espera”.

Parte de lo que explica el metraje es que el proyecto, en su origen, estaba pensado como un especial televisivo: “Íbamos a presentarlo en (el canal norteamericano) ABC, pero a medida que desarrollamos la historia, John Lasseter pensó que podría calzar muy bien con Coco, sobre todo considerando que Frozen fue un éxito en todo el mundo. Pero además ambas historias tocan la temática de la familia y su importancia, y creo que será entretenido ver cómo calzan”, asegura por su lado el co-director del corto, Kevin Denters.

La historia muestra la primera Navidad de las princesas Elsa y Anna después de los eventos de Frozen, cuando las hermanas se dan cuenta que no tienen ninguna tradición festiva (su historia familiar no es precisamente normal y feliz). Ante eso, el muñeco de nieve parlante Olaf (una sensación entre la generación infantil de esta década) decide partir en una misión junto al reno Sven para encontrar las mejores tradiciones y traerlas de regreso a sus amigas. “Nuestro objetivo era tratar de mostrar el corazón de esta historia lo más rápido posible”, dice la co-directora Stevie Wermers-Skelton. “Tuvimos una gran experiencia trabajando con los creadores originales de la película, con la idea de mantenernos fieles al mundo que habían creado”, agrega.

A pesar de que la historia asciende a Olaf de secundario cómico a protagonista, en Disney aseguran que la trama incorpora a todos los personajes de Frozen. “Sigue siendo, de cierta forma, un relato sobre las hermanas, y como su compleja historia familiar las ha privado de tradiciones. Pero Olaf es el personaje que elegimos para centrarnos porque nos pareció entretenido que, al haber literalmente nacido hace menos de un año, tampoco tuvo nunca estos festejos. Y como es tan joven, todas sus motivaciones son puras. Sólo quiere hacer a la gente feliz. Y ama a Anna y Elsa, y eso te toca el corazón. Además tienes a Sven que es mi personaje favorito”, dice Conli.

A cuatro años de la cinta original, el corto de Olaf es un aperitivo para el futuro del nevado mundo animado. Para la siguiente entrega oficial hay que esperar: Frozen 2 se estrenará en noviembre de 2019. “La historia de Frozen 2 aún está en una etapa muy preliminar, pero nos gusta pensar que este corto ayuda a evolucionar más los personajes hacia esa película”, concluye Wermers-Skelton.

Sobre el autor:

Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.