*

Culto
El día perfecto de Lou Reed
Culto
8 NOV 2017

El día perfecto de Lou Reed

¿Al amor, a la soledad o a las drogas? 24 años después de su debut, uno de los mayores himnos de Lou Reed alcanzó el éxito que merecía gracias a una escena de Trainspotting.

Exactos 45 años han pasado desde que Lou Reed presentó Transformer, su segundo disco como solista. Producido por amigos, la dupla que componían David Bowie y Mick Ronson, el trabajo del oriundo de Brooklyn se caracterizó por sus inequívocos guiños al glam rock, tomando distancia de aquel rock experimental que marcó su período en The Velvet Underground.

Esta suerte de reinvención se tradujo en un inmediato reconocimiento para “Walk on the wild side”, primer single, “Vicious” y “Satellite of love”. Canciones que, a la postre, se convirtieron en los grandes éxitos del álbum. El escenario, sin embargo, fue diametralmente opuesto para “Perfect day”, hoy, considerado uno de los mayores himnos en el repertorio de Reed.

Lejos de la popularidad, el tercer track del Lado uno debió esperar veinticuatro años para que se hiciera justicia. Fue recién en 1996, gracias al cineasta Danny Boyle y su Trainspotting que “Perfect day” alcanzó la fama merecida. El filme protagonizado por Ewan McGregor, además, en cierta medida aportó a la confusa interpretación de su letra.

Si bien esta nostálgica balada parece enumerar las actividades de una pareja en su día libre, existen variadas lecturas respecto a su verdadero significado. ¿La relación de Lou Reed con Bettye Kronstadt, su primera esposa? ¿Conflictos personales vinculados a su ego y su sexualidad? ¿Dedicada al consumo de drogas?



La escena de Trainspotting alimenta esta última teoría. Y es que “Perfect day” ambienta la mítica escena en que Renton sufre una sobredosis. En ese momento es que toma fuerza la creencia de que la canción apunta a la drogadicción.

Cual fuese el leitmotiv, tras la “nueva” fama que alcanzó, en 1997 la BBC convenció a Reed y Bowie para que regrabasen el tema junto a otros artistas, como Bono, Tom Jones, Elton John y Brett Anderson entre otros. En noviembre finalmente vio la luz esta nueva versión con el fin de ayudar a la fundación Children in Need.



Dos años antes, en 1995, Duran Duran incluyó una interpretación propia de “Perfect day” en su disco de covers Thank you. En 2010 fue el turno de Susan Boyle, quien grabó el tema y un videoclip con la aprobación y producción del propio Lou Reed.

Sobre el autor: