*

Culto
“Every breath you take”: la historia tras el éxito más stalker de los ochenta

“Every breath you take”: la historia tras el éxito más stalker de los ochenta

La canción de Sting, en boga nuevamente gracias a la nostalgia plástica de Stranger Things, tiene una letra que invita a más de una interpretación. ¿La historia de un acechador o de un romántico? ¿Qué pasa con una obra de arte cuando está fuera de su contexto?

“Cada respiro que tengas. Cada movimiento que hagas. Cada lazo que rompas. Cada paso que des, estaré mirándote”. Con esta sentencia comienza “Every Breathe You Take”, la canción de The Police que logró el primer lugar en el ranking Billboard por 8 semanas seguidas y le reportó a su compositor e intérprete un sitial, ya no sólo entre las estrellas de rock más famosas del mundo, sino un lugar especial entre las melodías románticas de su época y las posteriores.

La escena de la serie Ally McBeal, que mirada con ojos de millennial es ofensiva, muestra a Robert Downey Jr. vestido de etiqueta. Su personaje, Larry Paul, le dedica a la abogada protagonista de la serie, una romántica tonada que acompaña con la presencia de nada menos que Sting. Larry Paul invita a bailar a Ally. “No sé, no me quiero sentir fácil”, responde ella. “Bueno, traje a Sting…”, replica el apuesto joven. El cantante, sobre el escenario, divierte a la multitud con el tema, que concita la unión de muchas parejas, miradas cómplices y acompasados abrazos.



Desde el éxito junto a The Police, pasando por la penetración profunda en la cultura popular del tema, hasta el guiño, homenaje o re lectura que pretende hacer Stranger Things en su segunda temporada, ha corrido mucha agua bajo el puente.

Ya en época de corrección política, modelos de virtud tuitera y sobre todo hipersensibilidad, fue el propio Sting quien se encargó de aclarar a BBC 2 que no veía con los mismos ojos el tema que había compuesto.

“Una pareja me dijo una vez ‘oh, nosotros amamos esa canción. Fue la que usamos en nuestra boda’. Yo pensé ‘bueno, ¡buena suerte!’”. (Every Breathe You Take) creo que es una canción muy, muy siniestra y fea y la gente la ha malinterpretado creyendo que es sólo una pequeña canción de amor, cuando se trata totalmente de lo contrario”, dijo Sting.

En el especial Beyond Stranger Things estrenado en Netflix con motivo de la segunda temporada, Millie Bobby Brown no dudó en referirse al tema de Sting como “la canción del stalker”.

¿Siempre fue vista de esta manera y es la gente la que siempre ha decidido entregarle un sitial dentro de lo romántico y no dentro de lo creepy?

Sting escribió la pieza luego de su separación con su esposa Frances Tomelty.

“Me desperté en mitad de la noche, me senté al piano y la había hecho en media hora. La melodía en sí misma es genérica, pero la letra es interesante. Parece una canción de amor reconfortante. En ese momento no me di cuenta de lo siniestra que era”, dijo el autor en tiempos bastante más pretéritos.

Lo cierto es que el tema no sólo divide a las personas por su letra. También marcó un punto de inflexión para la banda. “Sting escribió una canción muy buena, pero no tenía guitarras. Tenía el Hammond que sonaba como Billy Preston, no como The Police. Pasamos cerca de seis semanas grabando solo los tambores y el bajo. Era una secuencia de acordes simple y clásica, pero no podíamos estar de acuerdo en cómo hacerlo”, llegó a decir Andy Summers, el guitarrista de The Police.

Stewart Copeland declaró que se trataba de “la mejor canción de Sting con el peor arreglo. Podría haber hecho que cualquier otro grupo hiciera esta canción y hubiera sido mejor que nuestra versión, excepto por la brillante parte de guitarra de Andy. Es una oportunidad totalmente desperdiciada para nuestra banda”.

Al finalizar un momento clave de la segunda temporada de Stranger Things, en el mismo Beyond Stranger Things disponible ahora en Netflix, se explica que la presencia del tema de Sting en la serie responde a una sensación que se transmite en toda esta segunda temporada: la maldad que alejaron los protagonistas, lo incomprensible de ese terror y esas ganas de tener una vida normal, no serían tan fáciles de separar de su vida.


Oh, ¿no puedes ver?
Tú me perteneces
Como duele mi pobre corazón
Con cada paso que das

Cada movimiento que haces
Cada promesa que rompes
Cada sonrisa falsa
Cada reclamo que haces
Yo te estaré mirando



Sobre el autor:

Gabriel Labraña |
Subeditor digital de @latercera.