*

Culto
Cómo se creó el mito de la muerte de Paul McCartney

Cómo se creó el mito de la muerte de Paul McCartney

Si para los ídolos Elvis Presley y Michael Jackson se urdieron teorías que planteaban que fingieron su muerte, para McCartney se dijo todo lo contrario años atrás: que murió en un accidente y que los Beatles lo reemplazaron con alguien muy parecido.

En la década de los 60, si hubiese que elegir solo un artista o banda, buena parte del consenso diría The Beatles. Los chicos de Liverpool adquirieron popularidad rápidamente en Reino Unido, y una vez que conquistaron Estados Unidos, el mundo era de ellos.

La fama, lógicamente conlleva estar en boga y ser blanco del interés público. Los rumores y teorías extrañas, son una de las consecuencias del reconocimiento y el bajista Paul McCartney fue víctima de ello.


El origen de “Faul”

El mito de su muerte comenzó a circular en 1966, año en que se creía que sufrió un accidente de tránsito que acabó con su vida. La historia, explicada y registrada por Rolling Stone, dice que John Lennon, George Harrison y Ringo Starr decidieron reemplazarlo por alguien similar por temor a que la pérdida de Paul significara el fin de la banda.

Según cuenta la leyenda, Billy Shears fue la persona que lucía, actuaba y sonaba suficientemente parecido como para tomar el papel de McCartney. Un chico que, según dicen, era un huérfano que ganó un concurso de “dobles” de Paul McCartney.

Lo que aumentó las dudas -y por ende, la posibilidad de esta extraña historia- fueron distintas fotografías que comparaban a Paul antes y después del supuesto día del accidente.

Que la forma del mentón no coincidía, que las orejas lucen diferentes o que la cabeza tenía un tamaño y rasgos que no coinciden del todo; eran algunos de las críticas ante este “Faul” o “Paul falso”.


Las pistas que los fab four dejaron en su música

Si bien el público creyó esta “farsa” urdida por los beatles vivientes, estos se empezaron a sentir culpables, por lo que dejaron pistas en su música que confirmaban la muerte de McCartney.

La portada de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, lanzado en 1967 con canciones como “Lucy in the sky with diamonds” y “A day in the life”, representaría un funeral para Paul: tierra recién sacada, una versión más joven de los Beatles vistiendo de negro y flores amarillas formando un bajo.



Abbey Road también fue blanco de teorías extrañas que apuntaban a la defunción del bajista. Las supuestas señales: Lennon vestido de blanco representaría a un sacerdote, Ringo vestido de negro como quien carga un féretro, y George vestido de informal con jeans sería el sepulturero.

El hecho de que Paul camine descalzo, sería la confirmación de que ya no estaba en este mundo.



Una tercera portada sería una supuesta señal oculta de los Beatles. Paul McCartney -o “Faul” como dice la teoría- vestía el disfraz de morsa negra en la portada de Magical Mystery Tour, animal que representa la muerte en ciertas culturas escandinavas.



En cuanto a canciones, hay cuatro sencillos que -según los que aseguran que Paul está muerto- hablan sutilmente de la muerte de McCartney.

Al escuchar al revés “Revolution #9”, se debería oír una secuencia similar a un choque de autos y una voz que dice: “¡Chocó con un poste! Consigan un cirujano”. Y al hacer lo mismo con “A Day in the Life” supuestamente se escucha la frase “Paul está muerto, lo extraño, lo extraño”.

También se plantea que al escuchar a un ritmo menor “Strawberry Fields Forever”, Lennon dice: “Yo enterré a Paul”. Y, por último, en “Glass Onion” cantan: “Bueno, aquí hay otra pista, la morsa es Paul!!” (lo que se complementa con la portada de Magical Mystery Tour.


Qué dice Paul

Paul McCartney, quien tiene una nutrida agenda alrededor del mundo, y de hecho recientemente recuperó los derechos de las canciones que hizo junto a quien sí está fallecido, John Lennon; fue consultado respecto a este mito tan popular.

La respuesta que dio en entrevista con Life en 1969, refleja el mismo nivel de importancia que hay que darle: ninguna. “No voy a interferir en las mentes de las personas que prefieren creer esos rumores. No voy a arruinar su fantasía”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov