*

Culto
Viglietti: canto de batalla

Viglietti: canto de batalla

Quizás fue por eso, porque se trató de un canto profundamente ligado a su tiempo, que su trascendencia se ha vuelta borrosa con los años.

Joan Manuel Serrat le escribió una carta y hasta presidentes como Evo Morales y Nicolás Maduro honraron su memoria en redes sociales. Fue una muerte sorpresiva y particularmente dolorosa para su generación la del uruguayo Daniel Viglietti que falleció el lunes pasado a los 78 años de edad. Hace sólo tres semanas cantó ante un público casi simbólico en el Nescafé de las Artes de Santiago, y que fue la tónica de sus últimas presentaciones en el país.

Lo suyo como muchos de su tiempo no tuvo que ver con lo convocante o con lo es medible desde el rendimiento comercial, sino con el hecho de ser portadores de un cancionero de época, de un repertorio de resistencia, de una canción de batalla. Esa canción que nadie entiende mejor que los que vivieron esos días.

Lo dice Patricio Manns en el libro de entrevistas que le hizo Horacio “Loro” Salinas y que se estrena este fin de semana en Filsa con el título de Hemos Hecho lo Querido y Hemos Querido lo Hecho (SCD/Hueders): que el surgimiento de la Nueva Canción en Chile, coincidió con la Nueva Trova Cubana, Chico Buarque en Brasil, Serrat en Cataluña, Aute en Madrid y Viglietti en Uruguay. Que va a ser muy difícil que vuelva a surgir con ese nivel de coincidencia un canto popular, latinoamericanista, de izquierda y vinculado a las luchas sociales como el que marcó a los que esta semana lamentaron la partida del autor de líneas como “a desalambrar / a desalambrar / que la tierra es nuestra / es tuya y de aquel”.

Y quizás fue por eso, porque se trató de un canto profundamente ligado a su tiempo, que su trascendencia se ha vuelta borrosa con los años, por ejemplo, de acuerdo a la tibia recepción que tuvo en Chile el uruguayo en sus últimos pasos por el país. En esa visita de octubre, Viglietti recorrió el museo de Violeta Parra junto a Isabel y Tita. Y ahí recordó ese tiempo de dictaduras y de amenazas. Esa época en que era todo un manifiesto enfrentar el rock y la nueva ola y la canción italiana o francesa con esta canción de protesta, que Viglietti prefería rebautizar como “de propuesta”. El uruguayo también decía que “la guitarra americana peleando aprendió a cantar” y aunque ese mismo compromiso y pesadumbre haya encapsulado este repertorio, el paso de los años no le quitó verdad a las voces que supieron cantarle a su tiempo.

Sobre el autor: