*

Culto
Dos libros viajan por la historia de Congreso y reivindican su legado

Dos libros viajan por la historia de Congreso y reivindican su legado

Por estos días se lanzan textos que abordan la prehistoria del grupo en Quilpué y los años en que concretaron su singular consolidación en la escena.

“Es parte del destino de un grupo como Congreso”. Con esa tesis, el periodista Rodrigo Pincheira intenta explicar la ausencia del conjunto en la bibliografía consagrada al cancionero chileno: mientras abundan los libros de Violeta Parra, Los Jaivas o Los Prisioneros, los hombres de Quilpué no poseen ningún testimonio de su historia.

Pero ese mismo destino que habla de un proyecto forjado a contracorriente y bajo sus propios principios creativos, hoy permite que dos lanzamientos casi en paralelo sinteticen distintos períodos y miradas de una de las bandas más aplaudidas y persistentes de la música local. Se trata de Shadow-cliff: la biografía de Patricio Hevia y Los Masters, del musicólogo Claudio Gajardo; y Los elementos: voces y asedios al grupo Congreso, del propio Pincheira, dos textos que, por lo demás, se complementan y adquieren casi un trayecto lineal donde uno es el eslabón del otro.

El primero es la edición en papel de una obra editada hace dos años en formato digital y que viaja hasta la prehistoria de la banda, de 1962 a 1966, cuando se hacían llamar Los Masters, grupo comandado por los hermanos Patricio, Fernando y Sergio “Tilo” González que imitaba el estilo instrumental de los ingleses The Shadows, aunque con el tiempo se convertirían en el embrión más directo de Congreso. Y la otra entrega toma la posta en 1969, ya establecidos con el nombre con que integrarían las enciclopedias de la cultura chilena y bajo la ruta de la fusión latinoamericana, el canon que los guía hasta hoy.

“Yo tenía una pretensión muy íntima: darle el reconocimiento que Congreso merece. Sobre todo porque se trata de una banda que desde un principio asumió que estar al margen sería su marca estética y ética. Los grupos grandes del nivel de Congreso se han ido apagando, pero ellos siempre han escapado de su zona de confort y nunca han usado su patrimonio para descansar. Eso tiene sus costos, pierdes popularidad. Pero aquí descubrí que ellos poseen una forma única para trabajar, son artesanos, ese cuento de creerse artistas o maestros les carga”, dice Pincheira.

Su libro -con prólogo del musicólogo Rodrigo Torres y del escritor Álvaro Bisama- presenta 13 entrevistas a integrantes históricos y actuales (Joe Vasconcellos, Jorge Campos, Renato Vivaldi, los hermanos González), quienes dialogan sobre la relevancia musical y social de su herencia. En la segunda parte, el autor plantea varios ensayos -que rebautiza como asedios- para plantear dilemas, como si Congreso es finalmente un grupo porteño o cuál es el aporte que han legado. “Creo que el grupo aún tiene mucho futuro, pero dudo que siga con sus hijos. Desaparecerá cuando lo hagan sus miembros”, zanja Pincheira.

En tanto, más que futuro, lo de Gajardo es arqueología pura. Con otra publicación de 2009 acerca de Los Sicodélicos -donde partió Francisco Sazo y que también forma la cuna de Congreso en los 60-, el autor dilucida en su texto cómo Los Masters, un grupo que animaba los bailables porteños, derivó en una de las expresiones más ricas y complejas de la música facturada en el país. “Los Masters partieron con el cantante Patricio Hevia, pero cuando firmaron en 1966 con el sello Pleno, los ejecutivos los aceptaron, pero sin él. Ahí Hevia debió salir y eso detonó que quienes quedaron, los hermanos González, luego la base musical de Congreso, pudieran desplegar sus mayores inquietudes, no sólo cantar lo que estaba de moda. Me parece esencial ir hasta Los Masters para explicar a Congreso”, postula Gajardo.


ESPECIAL: 50 AÑOS DE CONGRESO
Sobre el autor:

Claudio Vergara |
Editor de Espectáculos de La Tercera y periodista especializado en música popular.