*

Culto
Superhéroes en familia

Superhéroes en familia

Con un grupo de personajes que funciona perfecto en su conjunto, Ragnarok cierra a la perfección el universo de Thor.

Considerado por muchos como un género menor, el cine de superhéroes debe ser analizado con la perspectiva que se merece, sin ponerlo a la altura de las grandes obras del séptimo arte. El género ha entregado buenas películas, como Iron Man o Logan, y también bodrios como Escuadrón Suicida y Batman vs. Superman. Salvo excepciones, estas películas funcionan mejor cuando no se toman demasiado en serio, y esto es algo que el director neozelandés Taika Waititi lo tiene más que claro. Es así como entrega en Thor: Ragnarok, la mejor película de la trilogía del dios trueno y una de las más entretenidas del género.

Esta vez Thor es prisionero en un planeta regido por Grandmaster (Jeff Goldblum), un líder malvado y manipulador, que realiza sangrientas batallas hasta la muerte. Uniendo fuerzas con su hermano Loki, quien se roba cada escena con su desfachatez y nula fiabilidad, el gigante Hulk y una poderosa guerrera Valkiria, Thor deberá escapar para regresar a su planeta, el que se encuentra bajo el dominio de Hela (Cate Blanchett), su maquiavélica y desconocida hermana mayor.

Con resultados mixtos, los estudios Marvel han logrado cohesionar su universo fílmico, entregándole a cada director suficiente libertad para que imprima su sello personal, sin por esto abandonar una lógica interna. Aún así, Taika Waititi parece contenido, lo que le resta fuerza y potencial. Acá no encontramos el desopilante absurdo de What we do in the shadows, o la humanidad y candor de Hunt for the Wilderpeople. Pero sí hay humor y mucha comprensión hacia la familia de superhéroes más disfuncional y llena de temas pendientes del universo. Muertes en el patriarcado, rivalidades entre hermanos, secretos y traiciones se extienden por todo el linaje.

Waititi se hace cargo de cada uno de esos elementos, con la claridad de que no todo puede ni debe ser tan serio y, de este modo, logra articular una historia acerca de la familia, sin caer en sentimentalismos u oscuridades innecesarias. Con un grupo de personajes que funciona perfecto en su conjunto, una Cate Blanchett rabiosamente bella y calificando como uno de los mejores villanos de Marvel, además de las consabidas escenas de acción, esta entrega cierra a la perfección el universo de Thor y demuestra que una cuota de humor y liviandad siempre es bienvenida.



Nota 6. Dirigida por Taika Waititi. Con Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett. Acción, comedia. 130 minutos. Estados Unidos, 2017. Todo espectador +7.

Sobre el autor: