Culto
De Los Tres a Por acanga: Álvaro Henríquez ordenó sus discos del peor al mejor

De Los Tres a Por acanga: Álvaro Henríquez ordenó sus discos del peor al mejor

Invitado por el sitio mexicano Noisey, el cantante de Los Tres decidió cuál álbum debe pasar a la historia y, también, cuál es mejor olvidar.

Con tres décadas de carrera la banda de Concepción, portavoces de los años noventa en Chile, inauguró su catálogo en 1991 con Los Tres y, luego de su rearticulación, en el año 2006, publicaron una serie de álbumes que tienen a Por acanga como última entrega.

Este fue el orden que dio a la discografía de Los Tres su cantante y compositor Álvaro Henríquez.


8- Se remata el siglo

“En una votación de un hombre contra un hombre, yo decido que este es el que menos me gusta”, dijo Henríquez.

Según contó el músico, “este disco vendió muchísimo en Chile, miles de copias, fue muy, muy exitoso; pero a mí nunca me gustó el sonido que tenía. El tratamiento que en el fondo le dimos a las canciones no fue el correcto. Estábamos con un productor designado (el argentino Mario Breuer), algo que en ese tiempo se usaba mucho en las disqueras. Era común que a un grupo joven le impusieran un productor y bueno, ese productor tenía un gusto horrible. Fue un disco en el que me costó mucho trabajo convencer al productor de que nosotros queríamos tener un sonido determinado y ellos lo llevaron hacia otro lado. Logré rescatar algunas canciones buenas —dos, tres— pero el resto es algo que no me es placentero escuchar. Y no tengo ningún problema en decirlo. Fuera de esas canciones que están bien grabadas, para mí es un disco olvidable”.

Henríquez contó: “Yo quería darme el gusto de hacer un disco que sonara a AC/DC y ellos querían llevarlo a algo más contemporáneo, más grunge y ahí se distorsionó el sonido. A partir de ahí dijimos, si nos quieren poner un productor, tiene que trabajar de ingeniero únicamente, porque la producción la hacemos nosotros”.


7- Coliumo

“Si bien es un disco con canciones muy bonitas, son la minoría. Y no quiero decir que el resto sean malas, pero son canciones que no me gustaría volver a tocar en vivo. Como es un disco doble, son 16 canciones, de las que rescataría tal vez cuatro. Un porcentaje tan pequeño te dice que no es nuestro mejor disco”, sentenció el hombre de “Diabla”.

Según Henríquez, “el sonido está bien logrado, pero también fue un disco difícil de hacer. Estuvimos trabajando en la coproducción con Joe Blaney en Nueva York y todo el proceso fue muy complicado. En lo personal me gustan los discos que son más sólidos, que todas sus canciones son buenas. Que puedes escuchar el disco entero y es un material placentero y escuchable. Este en particular no es muy placentero para escuchar”.


6- Hágalo usted mismo

“Todo lo que hago con Los Tres también es muy personal, pero cuando te separas un tiempo y luego regresas, la máquina se oxida un poco. Entonces uno hace el trabajo, pero tal vez no con la rudeza con la que debería de hacerlo”, explicó Henríquez.

“Estamos muy acostumbrados al formato del LP y a veces metes canciones que no deberían de estar ahí. Aquí hay canciones que yo no habría puesto, pero en las discusiones que surgen entre la disquera, el productor y nosotros mismos, al final uno cede. La actitud también se oxida. Si llega mucha gente a la que tal canción le pareció buenísima, la terminas dejando, aunque tú no estuvieras tan convencido. Creo que es un buen disco y tengo amigos que me dicen que es una joya. Yo creo que es una joya, pero tal vez no un diamante, sino un zircón. Sí una joya, pero una que no te duele tanto si te la roban”, agregó.


5- La espada & la pared

“Aquí se pone difícil porque los que faltan son los buenos. Todos estos son buenos. Así como acepto que hay discos malos, creo que de aquí en adelante son trabajos muy bien hechos. Los que mencioné anteriormente podría decir que son los pocos que tienen estas fallas. Pero aquí ya es más complicado. Sin embargo, creo que La espada & la pared podría ser uno que tampoco terminó de cerrar. Hay dos o tres canciones que no me encantan”, explicó Henríquez.

“Creo que hay varias canciones en las que se nota el exceso de entusiasmo. Está bien estar entusiasmado, pero no tanto. Siento que nos ganó esa emoción y dejamos varios temas que podrían haberse quedado en el corte”, contó el músico. “Sigue siendo un muy buen disco, que tiene canciones muy importantes para nosotros como ‘Déjate caer’, ‘Hojas de té’, etc., pero aún así le encuentro algunas fallas. Al menos comparado con los que vienen por delante”.


4- Los Tres

“Hay gente que me dice que este disco es increíble y, claro, es un disco con canciones muy buenas, pero otras no tanto. Hay temas como ‘En Jamaica’ en los que apenas estábamos aprendiendo a hacer música, entonces no son completamente de mi agrado. Suenan bien y demás, pero las pienso como canciones de adolescente”, disparó el cantante.


3- Por acanga

“Esto ya está muy complicado porque en verdad para mí son discos sin fallas. Por acanga a mí me gusta mucho, muchísimo, pero también está Fome y son dos discos con veinte años de diferencia entre ellos, entonces está difícil compararlos”, argumenta Henríquez.

“Los discos pueden ser de hace cincuenta, treinta, veinte años o de hace un mes y uno inmediatamente sabe si puede competir con los otros y este sí compite. Está en la misma liga. Y es curioso, porque el último antes de éste lo habíamos hecho en 2010, entonces nos tardamos cinco años, no en hacerlo, pero sí en decidir cómo iba a ser. Yo tenía muchas canciones escritas y ahí sí fui muy perro entre lo que entraba y lo que no. Grabé todos los demos y de lo que había sólo quedaron seis canciones, más otras seis que saldrán en Por allanga. Pensé que tenía que ser todo bueno. Si no, mejor no sacábamos el disco. Entonces compite porque lo manejamos con el mismo estándar de exigencia que en el ‘97. No es que en los otros haya habido autoindulgencia, pero a veces el espíritu autocrítico se apaga un poco. Y aquí sí fue muy consciente grabar estas canciones, de esta forma, y por eso está entre los tres mejores”, aseguró.


2- La sangre en el cuerpo

“Es un muy buen disco”, comienza diciendo Álvaro Henríquez. “Tiene algunas canciones un poco extrañas, lo que a mi parecer también lo hace más interesante, pero hubo temas como ‘Caudillo de congrios’, por ejemplo, que fueron un poco extraños. Sin embargo, insisto que este es uno de los muy buenos discos que hicimos”.

Según el cantante, “tuve que remezclar una canción porque no me gustaba cómo había quedado. Entonces ahí empezaron las diferencias de opinión y por eso tengo el recuerdo de un disco muy bonito, muy bueno, pero que también fue complicado en el sentido de establecer cuál iba a ser el sonido de la banda. Este disco tenga probablemente un 80% del sonido genuino de Los Tres y el otro 20% fue diferente, lo que no quiere decir que sea malo, pero tuve que cambiar cosas, y cuando tienes que cambiar cosas es que en realidad no estaba tan claro hacia dónde se iba. El carro puede ser muy lindo, pero tal vez a una llanta le faltaba aire”.


1- Fome

“Fue un momento irrepetible, por la edad que uno tenía, las letras que nos interesaba escribir. Es un disco que tiene esa urgencia, un disco bastante rudo, sobre todo. Podría decirse que está bastante desprovisto, no tiene mucho ropaje. Más garage como tal y con muy buenas canciones. Es una colección de canciones muy buenas. Un disco sin buenas canciones no puedes defenderlo, pero éste creo que está lleno de ellas. Y me da gusto que la gente lo aprecie, porque en su momento fue muy criticado por la prensa. Es un disco que se pasa muy rápido y así queríamos que fuera. Si a alguien no le había quedado claro cómo éramos nosotros como grupo, en este disco les quedó clarísimo”, defendió el hombre de “Bolsa de mareo”.

Henríquez contó que para Fome, “todo fue muy fluido, muy rápido. Lo grabamos y lo mezclamos en tres semanas y son quince canciones, entonces todo fue muy fresco, muy espontáneo. Por eso me gusta mucho ese disco, pero será interesante ver qué piensa la gente. Tal vez me digan que estoy loco y me quieran linchar”.

Sobre el autor: