*

Culto
Björk se suma a reclamos de acoso sexual y denuncia a director de cine con quien trabajó

Björk se suma a reclamos de acoso sexual y denuncia a director de cine con quien trabajó

Tras el caso del productor de Hollywood Harvey Weinstein, varias famosas han revelado experiencias no solo con este ejecutivo, sino que se han atrevido a contar otros encuentros con magnates del espectáculo.

El escándalo que involucró al productor de cine Harvey Weinsten y que fue revelado por el medio The New York Times hace algunas semanas, ha provocado diversas reacciones.

Desde la publicación del reportaje donde varias actrices, modelos y ex empleadas de su compañía lo acusaban de acoso sexual, el magnate del entretenimiento ha sumado otras decenas de denuncias con el correr de los días, que van del acoso a la violación -como denunció la actriz Rose McGowan-.

Al mismo tiempo que estrellas como Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie y Cara Delevingne se atrevieron a contar sus experiencias con Weinstein, otras famosas han aprovechado de reclamar contra otros importantes ejecutivos y mandamases de la industria del entretenimiento, quienes han usado su poder para silenciar ataques sexuales.

En ese grupo aparece la cantante y compositora Björk, quien usó su cuenta de Facebook para revelar un episodio con un cineasta. “Inspirada por todas las mujeres que están alzando la voz estos días, he decidido contar mi experiencia personal con un director danés”, escribió la estrella islandesa. Y aunque la artista no dice su nombre, se sabe que el único director danés con el que ha grabado hasta ahora es Lars von Trier, con quien trabajó en la película Dancer in the Dark (2000). Björk continúa: “Cuando probé suerte como actriz, me di cuenta que humillarme y tratarme como un ser inferior al que acosar sexualmente era la norma en ese mundo”.



Después de esa experiencia, la artista dijo aprender que “el hecho de que un realizador pueda tocar y acosar a sus actrices es algo permitido por las instituciones cinematográficas de todo el mundo. Si yo intentaba cuestionar y limitar la autoridad del director, éste se enfurecía y me castigaba, creando la ilusión, de cara a su equipo, de que era yo el elemento problemático del rodaje”.

La intérprete de 51 años agregó que fue difícil superar ese episodio y que debido a él, se hizo más sencillo alejarse del trabajo como actriz. Sin embargo, confesó su preocupación por actrices “que trabajaron con él” y que “no lo tuvieran tan fácil como yo”. “Él es plenamente consciente de lo que me hizo, y estoy segura que se basó en dicha experiencia para rodar su siguiente película”, aseguró la artista apelando probablemente a la cinta Dogville (2003), donde una mujer huye de unos gánsteres refugiándose en unas montañas, donde es obligada a realizar trabajos físicos para ganarse su aceptación y permanecer oculta. “Vamos a detener esto. Hay una ola de cambio en el mundo”, concluye la estrella.

Von Trier, no obstante, ha negado las acusaciones, recordando que fue sabido el ” gran conflicto” que vivieron ambos durante el rodaje de la película. “No ha sido el caso (de acoso sexual), pero es un hecho que hubo una gran enemistad entre nosotros. En cambio, realizó una de las mejores interpretaciones que se ha visto en mis películas”, declaró el realizador en entrevista con diario Jyllands-Posten. “Björk no ha hecho otra cosa que quejarse de mí”, agregó.

Del mismo modo que la intérprete islandesa, otras famosas han acusado los abusos en este negocio, masificando en redes sociales un hashtag: #Metoo (“yo también”), impulsado por la actriz Alyssa Milano (Charmed) y que fue replicado por colegas como Anna Paquin (saga X-men), Debra Messing (Will & Grace) y Laura Dreyfuss (Glee). También hombres como el actor Javier Muñoz, conocido por participar en el musical de Broadway Hamilton. “Yo también. No sé si significa algo al provenir de un hombre gay, pero sucedió. Varias veces”, escribió en redes sociales.

Por estos días, además, la productora Isa Hackett (The Man in the High Castle) señaló en una entrevista con The Hollywood Reporter que el jefe de programación de Amazon Studios, Roy Price, se había propasado con ella durante la Comic-Con de San Diego en 2015.

“Sería complicado encontrar a una mujer -yo incluida- que nunca se haya sentido intimidada o amenazada por un hombre que utiliza su poder, su posición o su fuerza corporal”, reconoció la modelo Heidi Klum, cuyo programa Project Runway es producido por The Weinstein Company, la empresa donde el ejecutivo fue co-director hasta antes de la polémica.

Mientras, la actriz Charlize Theron declaró que, aunque no fue víctima de Weinstein, “desafortunadamente no puedo decir que me siento sorprendida. Esta cultura siempre ha existido, no solo en Hollywood, sino alrededor del mundo”.

Sobre el autor: