*

Culto
Noel Gallagher encendió suavemente los motores

Noel Gallagher encendió suavemente los motores

El ex líder de Oasis teloneó el show de U2 recibiendo el tibio entusiasmo de la audiencia que casi colmaba el Nacional. Bono sólo arribó a Chile cuatro horas antes del show.

Dos tercios y algo más de la cancha lucen repletos, las graderías también están casi colmadas. El sector Andes aun recibe los últimos rayos de sol. Son las 19.30 horas y Noel Gallagher suma 30 minutos de retraso como telonero de U2 en esta gira nostálgica que celebra las tres décadas de The Joshua tree, el álbum que los consagró como la banda más grande del planeta. Bono, el líder de la banda irlandesa, sólo había arribado a Chile dos horas y media antes. Hasta que de pronto el ex líder de Oasis aparece junto a su grupo de cuatro músicos High flying birds, contando guitarra, bajo, teclados y batería.

Arrancan con “Everybody’s on the run” y el sonido es macizo y bien resuelto. El baterista juguetea lanzando una baqueta al aire para cogerla de vuelta. Noel, de lentes oscuros y polera negra de mangas largas parece un poeta beatnik de los años 50. Casi sin respiro el cantante y guitarrista sigue con “Look all the doors” con un tiempo más enérgico mientras la pantalla gigante muestra a la banda en blanco y negro. Los músicos aceitados, precisos hacen pensar que tiene razón Gallagher para desechar por mientras cualquier posibilidad de reunión con su hermano. Aplauso cerrado para ese segundo tema.

Cuatro golpes de bombo marcan el arranque de “In the heat of the moment”. Noel cambia de guitarra Gibson a Fender y aparece un grupo de bronces para acompañar el pulso bailable del tema. El público levanta los brazos como respuesta al tiempo machacón del corte, pero el gesto de apoyo no dura demasiado.

Noel menciona a Alexis Sánchez en la pausa y se lanza con Riverman y su suave cadencia. La gente sigue el show con respeto y atención hasta que los primeros acordes de “Champagne supernova” provocan el acompañamiento de palmas y el encendido de celulares para grabar una de las canciones símbolos del brit pop, ese término que su hermano Liam desprecia con todo su ser. Noel invita a que la gente coree pero la respuesta es escasa.

La cordillera luce cobriza cuando el reloj se acerca las 20.00 horas y el británico continúa su set con la rockera “Holy mountain”. Curiosamente casi no hay luces sobre el escenario. Las canciones programadas a continuación según lo que ha hecho en esta gira en su mayoría son de Oasis contando “Half the world away”, “Little by Little”, “Wonderwall” y “Don’t look back in anger”.

Noel Gallagher ofreció un espectáculo correcto y bien interpretado por una banda de músicos con carrete y aplomo que han convencido al compositor, guitarrista y cantante que bien vale la pena aguantarse una reunión con Oasis que de seguro ocurrirá tarde o temprano.

Sobre el autor:

Marcelo Contreras |
Periodista. En Twitter es @marcelotreras