*

Culto
Björk y su entrevista a sí misma

Björk y su entrevista a sí misma

La artista islandesa planteó y respondió preguntas sobre su vida musical y personal para la revista W. La cantante lanzará este año un nuevo álbum cuyo nombre aún se desconoce.

“Entonces… aún estoy media dormida, pero feliz. Recién mandé los últimos archivos para que sean masterizados y el álbum está listo! Y luego me pidieron escribir algunas preguntas sobre mí. Hmmm… ¿Qué me gustaría que me preguntaran? Engañoso. Tengo espacio para preguntas cliché como, ¿Qué le dirías a tu versión adolescente?¿Tal vez lo puedo hacer al revés? Como ¿Qué me podría preguntar a mi versión del futuro?”.

Así, en clave pregunta respuesta que se configura en torno a una corriente de la conciencia, Björk dio comienzo a una entrevista realizada a ella misma. Su actual proceso creativo, su pasado y su futuro, son los temas que la cantautora narra en primera persona.

“¿Cuál es tu relación con las flautas?”, fue la  poco ortodoxa primera pregunta. Todo comenzó a temprana edad. Ella quería tocar el oboe, pero era muy caro. “Así que aprendí a tocar flauta, con esta inmadura sensación de que por los 6 u 8 años que lo estudié, fue mi segunda opción. Mi principal interés en la escuela, era la teoría musical, lo que creo que era inusual y nerd, especialmente para una mujer. (…) Recuerdo que fui muy firme al negarme a tocar música hecha por tipos alemanes fallecidos, no me podía sentir identificada con ellos. Así que tomé clases con un profesor joven de flauta, quien me introdujo a la música finlandesa que era tan maravillosa y media folk, conectada a la naturaleza (…)”.

La cantautora islandesa luego cuenta que comenzó en bandas punk tocando flauta en un par de ellas, y confiesa que cantar también fue su segunda opción ya que originalmente quería ser baterista. Pero no da muestras de arrepentimiento por el curso que fue tomando su carrera, a pesar de sus pérdidas y tristezas: “Siento que mi último álbum Vulnicura (2015), era yo dejando ir todo en la oscuridad de la pérdida y tristeza que he sufrido. De pronto todos los sonidos que eran luminosos y “fluffy”, sonaban muy atractivos”.

La política no quedó fuera de esta entrevista/manifiesto de la artista. El actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue mencionado en oposición a su pregunta en torno al cumplimiento de una ‘utopía’. “Siento que en estos tiempos de Trump, es necesario tener un plan, un manifiesto, una alternativa. (…) Como músico, siento que puedo sugerir la perspectiva poética, la cuales inventan nuevos mundos tras las tragedias, las tejen o las bordan, las hacen.

Su método creativo es una mezcla entre la presión y el trabajo duro: “Pienso que como criaturas de la naturaleza, estamos diseñados para cazar y reunirse, apenas sobreviviendo y es una declaración pro-vida el hacer cosas. También tengo fuertes sentimientos sobre trabajar demasiado, creo que ser trabajólico es anti-fértil. Por ejemplo en mi trabajo en escuelas escandinavas, aparentemente los días de escuela que son más cortos y con mucho tiempo libre, inspira más la imaginación. Los niños no solo son más felices, además crean cosas más originales”.

Este mismo pensamiento lo aplica a sus creaciones: “Especialmente en el proceso de escribir, tengo que permitirme el volar libremente por ese espacio fértil. ¿Su fórmula para evitar caer en la rutina? “Intento no planificar tanto en el futuro o se vuelve claustrofóbico. Como músico, tiene que haber mucho espacio para improvisar, de otra forma no escribiría nada”.

Para Björk, la forma de conseguir las energías del universo es simple: “Escucharse a uno mismo. Permitirse el espacio para ser escuchado. Y hacer lo que más te enciende”.

Sobre el autor:

Mónica Garrido |
Periodista de La Tercera. En Twitter es @monigarridov