*

Culto
Una década de In rainbows, el disco que trajo a Chile a Radiohead

Una década de In rainbows, el disco que trajo a Chile a Radiohead

Aunque era el segundo show en agendarse en Santiago, al menos desde el público, la primera vez de Radiohead en Chile se sintió fría. Los fanáticos, al parecer, tuvieron su revancha para la siguiente jornada en el Estadio Nacional.

Esa primera noche de Radiohead, en marzo de 2009, la banda despachó veintiséis canciones en cuatro actos, desde la apertura con la hipnótica “15 step”, hasta el cierre con la sentida “Creep”, deuda obligada por estos lados.

Aunque desmembrado a lo largo de un concierto de casi 150 minutos, la banda tocó las diez canciones que componen In rainbows, un álbum que había aparecido dos años antes y que intentó redefinir las reglas del juego, al poner en las manos de los auditores el precio a pagar por el disco.

Una especie de “paga lo que quieras” en plena época de Myspace, cuando la industria de la música se contraía.

Era, también, el disco de canciones con menos cohesión y menos concepto de una banda reconocida por sus discos conceptuales. Había llegado, como ocurre en The bends, el momento de las canciones:



Ahí están la intensa “All I need”, las guitarras de “Bodysnatchers” y la potente declaración del single “House of cards” —que para su videoclip empleó sensores en lugar de cámaras: Radiohead, al parecer, volvía a encauzar su música:



En un comienzo, como contó Thom Yorke en una entrevista, el panorama era otro. Luego de Hail to the thief (2003) la banda se tomó una pausa. “Habíamos parado para tener hijos y, cuando volvimos al estudio, todo estaba sencillamente muerto”. Radiohead tan cerca de romperse para siempre como de sacar un disco que olvidara el incompleto Hail to thief.

El fantasma de la disolución se había plantado con fuerza, pero la banda logró salir a flote luego de las luminosas sesiones con los productores Nigel Godrich (colaborador habitual de los de Oxford y Roger Waters) y Mark Stent (Muse, U2).

Finalmente, para el 30 de septiembre, un mensaje del guitarrista Jonny Greenwood en el blog del grupo despejó cualquier asomo de duda: “Ok, el disco está terminado y sale en 10 días. Lo hemos llamado In rainbows”.


Sobre el autor: